lunes, 29 de diciembre de 2008

YO LE CANTO A MI PATRIA

Por Elder Exvedi Morales Mérida

(Algunos textos escritos hace muchos años)

 

                                                                                         GUATEMAYA

 

Guatemaya,

con  ardoroso  amor  te  canto.

 

¡Oh!, mi  alma  se  empapa  de  júbilo

al  escuchar  el  dulce trinar  de  tus  pájaros,

al oír  el  tremolar  de  tus  marimbas

con  sus  ecos  celestiales.

 

Guatemaya,

con  mi  voz  de   milenaria  milpa  te  canto.

 

Tus  esplendorosas  y  misteriosas  bellezas

me  embriagan perpetuamente,

por  eso  soy  cantor.

 

Yo  le  canto  a mis  hermanos  campesinos,

porque  con  indecible sacrificio

hacen  fructificar  los  campos,

porque  desde  el alba  hasta  la  caída  del  atardecer

desempeñan  su  ruda  labor.

¡Yo canto mi rebeldía,

porque su  trabajo es  despreciado y mal  pagado!

 

Guatemaya,

yo  bendigo a los que luchan

por tus hijos  desposeídos.

Yo bendigo al guatemalteco honrado  y laborioso.

 

Yo desahogo mi desencanto

porque continuamente me sumerjo

en tu desgarradora realidad

y lloro mi impotencia por no poder ampararte.

 

Se retuerce mi ser

al ver las manos  callosas  vacías,

los niños  desprotegidos

y los hijos tuyos oprimidos.

 

Guatemaya,

¡Oh, mi pueblo:  héroe y mártir,

la sangre derramada  de  los inocentes

reclama justicia!

 

Guatemaya,

¡quisiera ser  tornado,

para eliminar a esos

que usan al pobre para enriquecerse,

a esos que  pisotean la dignidad  de mi prójimo!.

 

 Guatemaya,

estoy cansado de verte arrodillada,

hartándote se miseria,

de ver nacer  generaciones cegadas

por el poder y el dinero.

 

Estoy hastiado de tantas  amarguras  tuyas,

por eso,

alzo mi voz de protesta

ante la injusticia que sufres patria mía.

 

Reclamo libertad, igualdad y bienestar para ti.

 

Guatemaya,

ya mis ojos están marchitos de tanto llorar.

 

Llevo tus dolores inmersos en mis entrañas

porque en mí estás  desleída.

 

Guatemaya,

mi corazón grita su atroz dolor

porque tantos te venden y te prostituyen

como si fueses ramera o mercancía.

 

Me martirizan tus alaridos de suplicio al desgarrarte,

y aún así  pronuncio tu sagrado nombre

con reverencia, dulzura y orgullo.

 

¡Cómo quisiera borrar tus  desventuras y tus desdichas!

¡Cómo quisiera disipar  tus hondas  penas!

¡Cuánto daría  para abrir anchos caminos de  paz para que camines feliz!

 

¡Cuánto daría para que el día supremo pronto llegue!

¡Cuánto  daría para que en breve se enciendan los amaneceres!

 

 

Guatemaya,

antes de partir quiero decirte

que no han dejado de latir los corazones

de tus hijos benignos

que se fueron involuntariamente...

 

Guatemaya,

antes de marcharme

quiero suplicarte perseveres

y esperes la primavera.

 

Guatemaya,

aviva tu esperanza

porque pronto germinarán

tus hijos sabios y altruistas.

 

Guatemaya,

tu agrario nombre que atraviesa mares

ya no será empañado;

tus artistas,   tus intelectuales y tus líderes bondadosos

ya no sufrirán más persecución ni muerte,

ya no crucificarán  más  jesucristos.

 

Guatemaya,

te canto,

porque soy tu poeta enamorado.

 

Proclamo a jubilosas  voces

que  yo fecundo surcos

para que tu extrema pobreza

salga huyendo de tus senderos...

 

Guatemaya,

te canto mi desaliento y mi tristeza,

pero también mi cara esperanza,

porque tiernamente me dulcificas.

 

¡Qué nuestra bandera ya no ondee en manos iletradas y asesinas!

¡Qué ya nadie te prostituya y te comercialice!

¡Qué pronto se abran de par en par

las puertas de los corazones chapines

para que Dios more en ellos y así  reine la paz!.

 

ENAMORADO DE  GUATEMALA

 

Estoy enamorado

de tus vastos paisajes

de ensueño y fantasía,

de la paz de tus campos,

de la bendita vendimia de tu suelo

Guatemala mía.

 

Estoy enamorado

de los azahares de tus milpas,

de tus celajes sublimes,

de tus húmedos y fructíferos surcos,

Guatemaya inmortal.

 

Me embriago

de tus aromas silvestres y mágicos,

y por eso

con el corazón ardiendo de amor te canto

y me hierve la sangre

al decir:  ¡soy guatemalteco!

 

Tu nombre

brota de mis labios

dulce y sacrosantamente

Guatelinda,

germen del milenario maíz

y porque soy tu genuino enamorado

seguiré ofreciéndote mis cantos,

esencias de mi alma.

 

Guatemarimba,

dulcísimo acento,

mi alma se inflama de júbilo

cuando paso a paso

recorro tu extraordinaria historia

y platico con el maíz,

espíritu viviente,

de mis antepasados.

 

Guatedulce,

te contemplo con arrobamiento

porque eres

mi música eterna de amor,

mi cuna agraria

y el pensil de DIOS.

 

 

LA PATRIA EXIGE JUSTICIA

No,

mi  Patria ya no puede más                                                                                                                                                                                                                               con su negro dolor,                                                                                                                                                                                                                                                                                       por eso la Justicia tendrá  que llegar,                                                                                                                                          porque la Verdad no se puede borrar.                                                                                            

¡Mi Patria de herida profunda,                                                                                                                                                   tiene sed de Justicia                                                                                                                                                                             y hambre de  la Verdad!

 

¡La Justicia tendrá  que llegar,

porque la Verdad no se puede aniquilar!

 

 

Que los hermanos que derramaron

su sangre por la Justicia,

ya pueda deleitarse  en el reposo;

por eso,

la Verdad no se puede borrar

de nuestros  corazones.

 

Ven pronto, ¡Oh, Justicia!

para que las páginas de vergüenza,

muerte y destrucción

jamás  vuelvan a repetirse.

 

 

¡La Justicia tendrá  que llegar,

porque la Verdad no se puede suprimir!

 

 

Hombres y mujeres

exijamos la  Sacrosanta Justicia,

para que nuestra Nación camine

Tags: POESIA

Publicado por Desconocido @ 20:16
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios