Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009

INSULTO A LA INTELIGENCIA

Por Elder Exvedi Morales Mérida

Publicado en la revista Mi Numen, diciembre 2008

Me enteré de que se publicaron  dos tomos sobre la historia  de Guatemala, escrita por el servil Carlos Sabino, y digo servil, porque insulta la inteligencia, exaltando la mugre y lanzando  al fango lo bueno. Un amigo historiador  me había comentado al respecto, y el jueves 6 de noviembre recién pasado, leyendo la columna de la ilustre escritora y periodista Margarita Carrera (Prensa Libre), lo comprobé. Definitivamente recibe dictados de la clase empresarial  y el ejército a sus pies. Exalta al judas de Carlos Castillo Armas y el golpe de Estado que dirigió, apoyado, entre otros,  por la CIA y  por el Arzobispo de nuestro país, Rossell Arellano (a quien el gran dramaturgo Manuel José Arce le cobró algo…en su obra “Árbenz: el coronel de la primavera&rdquoGui?o Por otro lado, arroja a la basura la venerable Revolución de Octubre de 1944 y los gobiernos de los héroes Juan José Arévalo y Árbenz Guzmán.    Sabino puede leer la obra del historiador italiano Piero Gleijeses (La esperanza rota&hellipGui?o; y consultar al gran patriota Alfonso Bauer Paiz (uno de los grandes protagonistas de la Revolución)  y seguirá complaciendo a una clase social guatemalteca    determinada. ¿Por qué Sabino no le saca los trapos sucios a la United Fruit Company, a la CIA, a Rossell, a Castillo Armas, al ejército  y al gobierno estadounidense por su responsabilidad en el derrocamiento de Árbenz?  Juzgue usted.                                                                                                                La intervención estadounidense y  los demás personajes nefastos   en el derrocamiento  de la revolución guatemalteca de 1944-1954, nos siguen y seguirán maldiciendo, porque representó un terrible retroceso social, económico, cultural y, particularmente, en la educación.                                       Si tan solo los “gobernantes” de Guatemala, a partir de 1954 a la actualidad hubieran imitado a Arévalo y a Árbenz, otra sería nuestra negra realidad.                                                                                                             Solo falta que Sabino grite a los cuatro vientos que los verdaderos héroes son los asesinos  Ríos Montt, Lucas García,   Mejía Víctores, Chupina, entre otros.                                                                                              Por la justicia,  no hay que quedarse de brazos cruzados. 


Tags: ARTICULO

Publicado por hameh0017 @ 8:29
Comentarios (0)  | Enviar

¿ES USTED 100% CHAPIN?

Por Elder Exvedi Morales Mérida (1995)                                                                                  *Publicado en la revista Mi Numen. 2008

Era el apodo que se les daba  a los habitantes de la capital de Guatemala. Posteriormente, todos los guatemaltecos recibimos el mote.  Antes de 1960 –según una fuente-,  ese alias no era muy conocido. No  fue hasta que un empresario extranjero de una maquila, se refirió a sus trabajadores en forma despectiva como chapines. Chapina    eran las sandalias o caites que usaban las personas en el interior del país,  y por no decirles “caitudos” les dijo chapines.    La mayor parte de guatemaltecos se sienten orgullosos de ese mote. Y casi todos los medios de comunicación escritos lo emplean todos los días en sus páginas. Lo mismo ocurre con medios televisivos y radiales.  El cantautor nacional  Nelson Leal lanzó un disco compacto que se llama Orgulloso de ser Chapín;  un enmascarado de lucha libre  lleva el nombre de Rayo Chapín y la cadena de supermercados La Torre de capital costarricense utiliza en su slogan “por que somos chapines como tú, sabemos lo que te gusta”. En el centro histórico de la capital encontramos un restaurante llamado  “El Chino Chapín”. Y en playeras, pulseras y más, vemos la frase tan trillada: “100% chapines”.  Chapín es  un calzado antiguo que debe su nombre de la palabra árabe “chipin” que era del material con el cual se elaboraban dichos zapatos y que en español significa alcornoque, un árbol pero por extensión también se usa para nombrar a las personas ignorantes y groseras.
También existe el apellido Chapín, veamos su breve historia:
No se sabe con exactitud de dónde partió su tronco principal. Lo que sí se sabe es que obtuvo reconocimiento de nobleza en la ciudad de Badajoz y que algunos de este linaje pasaron al Nuevo Mundo. Que es extremeño, parece no admitir duda: en la calle de los Monteros, en Badajoz, tenían casa solariega los de esta estirpe, y poseyó Mayorazgo y en la capilla de las Cabezas, en la Catedral, aparece el escudo del linaje. Los Chapín demostraron numerosas veces su limpieza de sangre y nobleza de apellido. Algunos ocuparon muy altos cargos, como don Juan Chapín, Alcalde de la Santa Hermandad por el Estado Noble y Familiar de la Santa Inquisición en la villa de Llerena.
En España existe un equipo de fútbol llamado “Xerez club deportivo” y que juega en el estadio de Chapín,  el cual se inauguró en el año 1989. 
El ilustre escritor guatemalteco José Milla y Vidaurre,  dice al respecto: “Nunca he podido averiguar lo que haya dado motivo a que se designe con el nombre que encabeza este artículo a los guatemaltecos; ni alcanzo la analogía que pueda existir entre la persona que ha nacido en la capital de nuestra república y una “especie de chanclo de que usan sólo las mujeres y se diferencia del chanclo común en tener, en lugar de madera, un corcho forrado de cordobán”, definición que el Diccionario de la Academia da de la voz chapín. Según el padre Alcalá, chapín es una corruptela del nombre arábigo chipin, que significa alcornoque; y se dio esa denominación al tal calzado, por formarse sus suelas de la madera de aquel árbol. Si alguno de nuestros eruditos antepasados sabía eso, y al llamar chapines a los guatemaltecos, quiso decir disimuladamente que somos unos pedazos de alcornoque…”. Y alcornoque, fíjese usted, significa idiota, necio, según el Diccionario Enciclopédico LAROUSSE.


Tags: ARTICULO

Publicado por hameh0017 @ 8:28
Comentarios (0)  | Enviar