Jueves, 07 de mayo de 2009

FLORES A DESTIEMPO                                                                                                           Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 10 de mayo de 1993.

 

Hoy fui al cementerio, madre santa, 

a ofrendarte un aromático ramo de rosas;                                                                                                                                                             y no te miento, elegí las más preciosas,  
y mi gratitud que hoy te canta.

 

De hinojos, ante tu panteón,                                                                                                               oré a Dios y me deshice en llanto,                                                                                                    
y recordé con más intensidad tu cariño santo                                                                                     
y se me hizo más trizas el corazón.

 

Mi conciencia, entonces, madre mía,                                                                                                   
me cuestionó amargamente,                                                                                                           porque ahora que estás ausente                                                                                                    
aflora mi negra hipocresía.   

 

En vida, jamás dije amarte,                                                                                                          mucho menos agradecí tu amor,                                                                                                               
y tampoco una expresiva flor                                                                                                            te ofrecí, cual dulce estandarte.

 

Hoy fui al cementerio, madre enternecedora, 

a ofrendarte un aromático ramo de rosas;                                                                                                
y no te miento, elegí las más preciosas,                                                                                           pero ya era demasiado tarde, ya no era hora.


Tags: poesía Por Exvedi

Publicado por hameh0017 @ 20:40
Comentarios (0)  | Enviar

MADRE, EL DULCE VOCABLO                                                                                                                                                                            Por Elder Exvedi Morales Mérida    
10 de mayo de 1995  (Leído durante un programa radial en la ciudad de Guatemala)

 

Madre, es un dulce vocablo, una música extraordinaria, que ni los grandes maestros clásicos como  Beethoven, Bach, Mozart o Hayden lograron concebir, porque es la canción  más tierna y perfecta que Dios ha creado y cuyo pentagrama seguirá por la eternidad derramando incontables númenes sagrados.

¿No es acaso la madre esa fuente en donde bebemos sorbo a sorbo esas palabras de aliento que nos ayudan a levantarnos del lodo cuando hemos caído? ¿No es acaso la madre una casa grande, con sus puertas y ventanas siempre abiertas para nosotros?

La madre, amigos y amigas radioescuchas, es, en realidad, algo indescriptible, porque, como ustedes bien lo saben, la belleza es inefable, pues no hay colores para pintarla, palabras para describirla, sonidos para interpretarla, porque el amor que ella prodiga, viene directamente de lo  más profundo de Jehová. 

¡Dios bendiga a las madres!

 

Y hoy, con la venia de ustedes, aprovecho también para exaltar a la madre huisteca, a la mujer que allá en la región Huista, en el departamento de Huehuetenango, se entrega a los suyos en cuerpo, espíritu  y alma, pensando más en los suyos, que en ella misma.                                                                               
¡Dios llene su corazón de fe, esperanza y paz!

Ojalá mi voz de milpa milenaria llega hasta ella, la madre clemente, generosa y dulce. Ojalá mi canto llegue hasta esa región donde el canto de los pájaros jubilosos se confunden con las voces cristalinas de las marimbas. ¡Qué viva la región Huista, pentagrama verde enredado en las manos santas de Dios!

 

Y antes de concluir con mi intervención y darle el espacio a mis compañeros poetas, me despido leyendo el poema: “A ti madre Huisteca” que escribí allá por el  año de 1992. He aquí:                                                                                                 
A ti dulcísima madre Huisteca,                                                                                                     
que has depositado fe en los surcos de mi alma,                                                                  
a ti madre guatemalteca                                                                                                       
que me has prodigado amor y calma                                                                             
vengo a ofrecerte mi numen sagrado,                                                                           
mi  gratitud convertida en versos                                                                                            
y mi  cántico amado                                                                                               
por tus consejos y por tus  arrullos tersos.

¡Bendita seas tú, madre santaneca!                                                                      
uyo manantial de amor, jamás se seca.


Tags: poesía

Publicado por hameh0017 @ 20:37
Comentarios (0)  | Enviar