Mi?rcoles, 24 de febrero de 2010

Opinión
Jueves, 18 de Febrero de 2010

Palabras de papel          
Después del fracaso de la Cumbre de Copenhague

Eduardo Villatoro

Días antes de que se realizara la Conferencia de Copenhague sobre el Cambio Climático, a mediados de diciembre pasado, en este mismo espacio expresé mi escepticismo acerca del los resultados del encuentro, en vista de la  negativa de las potencias industrializadas que más provocan emisiones de gases de efecto invernadero, de suscribir compromisos para reducirlos.

 

 

 

   Esa cumbre fue un fracaso rotundo, y como si yo tuviese alguna responsabilidad en ese fiasco internacional me abstuve de seguir publicando artículos respecto al calentamiento global. Sin embargo, no puedo permanecer ajeno a este problema de la Humanidad, y de ahí que decidí reiniciar la divulgación de diferentes aspectos relacionados con el tema, pese a la escéptica acogida de la mayoría de mis contados lectores, que prefieren enterarse de sucesos escandalosos vinculados con  políticos, por ejemplo, antes que ponerle un poco de atención a las causas y  efectos de la contaminación ambiental.
   Ahora mismo, los guatemaltecos -para ser más específico y cercano a nuestra realidad- se quejan y lamentan por el calor imperante, se asombran por chubascos imprevistos en plena época seca y se sienten agobiados por la ausencia de viento fresco, mientras que hasta hace pocas semanas estábamos ateridos del penetrante frío, como hacía décadas que no ocurría. Simultáneamente, nos enteramos por los diarios impresos y vemos en los canales de televisión las inundaciones ocurridas en otros países latinoamericanos, el catastrófico terremoto de Haití, las nevadas que paralizan ciudades completas en Europa y Estados Unidos; pero nos limitamos a gruñir por el tiempo caluroso y si acaso a condolernos por los desamparados haitianos.
   Naturalmente que poco podemos hacer frente al cambio climático, pero aun lo exiguo que nos corresponda contribuir lo pasamos por alto, de manera que mientras unos siguen botando basura en las calles, otros avientan desechos desde autobuses del transporte colectivo o de automóviles de uso privado, no escatiman agua para lavar vehículos, desperdician el mismo líquido cuando al bañarse no cierran la llave en tanto se enjabonan, dejan sobre la arena de las playas envases vacíos de sodas y cervezas, en los supermercados siguen proporcionando bolsas de plástico hasta para llevar un cepillo de dientes, las autoridades municipales de variadas jurisdicciones permiten la proliferación de los llamados basureros clandestinos, el gobierno central hace alarde de haber promulgado normas para velar por el ambiente, pero no aplica la ley, en fin, gobernantes y gobernados nos hacemos los babosos de cara al calentamiento global y, en todo caso disfrutamos de echarle toda la culpa a Estados Unidos.
   ¿Y los ambientalistas? Muchos de ellos teorizantes de escritorio. Ahí está el caso de mi amigo Exvedi Morales, joven poeta de Santa Ana Huista, quien, por mi medio, pidió auxilio a alguna de las onegés ecologistas que abundan, porque el río Huista se está contaminando y tiende a desaparecer dentro de un par de lustros a causa del descuido municipal. Le solicité apoyo a uno de esos teóricos (omito su nombre porque no es mi ánimo ponerlo en evidencia) y le dije a Exvedi que se comunicara con aquel (el ambientalista), quien se limitó a decirle a mi amigo no podía hacer nada al respecto, pero le prometió que lo pondría en contacto con alguna otra organización ambientalista. Empero, al mejor estilo de políticos demagogos, no cumplió con su ofrecimiento y le sugirió a Morales que mejor investigue la corrupción que estaría propiciando la esposa del presidente Colom.
   ¡Vaya consuelo!  Exvedi Morales, uno de los pocos guatemaltecos que se interesa por el medio ambiente de su comunidad, no encuentra apoyo de nadie.
   (Según el ambientalista Romualdo Tishudo, un pronosticador del tiempo es aquel que asegura que no va a llover, pero aconseja que no se salga a la calle sin capa y sin paraguas).


Elder Exvedi Morales Mérida
Jueves, 18 de Febrero de 2010 13:29

Estimado don Eduardo Villatoro, gracias por volver a tratar sobre este tema y recordar lo relacionado al río Huista, pues son pocos los comunicadores sociales que se interesan. El río Huista me tiene cada vez más preocupado, pues por ser época en que los finqueros de la región Huista cortan el café, ya se imaginará como está ese torrente. He hablado con muchos para que se unan a la causa y trabajar un proyecto que venga a darnos parte de la solución, pero me he dado cuenta que los sordos son muchos. Me he comunicado con algunos HAMBIENTALISTAS, así con H, pero reedescubro que el camino es más espinoso de lo que imaginé. Pero hoy, una periodista de un medio nacional se tomó la molestia de llamarme para tratar el asunto, y eso me llenó el corazón de esperanza, y me sentí como aquellas marimbas cuando los virtuosos marimbistas le acarician el alma y la excitan y brota a borbotones la música más tierna y dulce.


Elder Exvedi Morales Mérida
Jueves, 18 de Febrero de 2010 13:30

Por el momento, aprovecharé el recurso más valioso: me refiero a los alumnos de un centro educativo donde me desempeño como asesor de seminario para gritar este terrible problema que nos aqueja, con la ilusión de que vendrán las soluciones.
Gracia de nuevo estimado Lic, hermano del gran bardo José Luis Villatoro.
Por si algún ambientalista desea comunicarse conmigo (pero no de nombre nada más) puede hacerlo al 55 22 63 04, a [email protected]
De nuevo, gracias por preocuparse por nuestro hogar, que es la tierra?
Saludos cordiales,
Exvedi


Estuardo Apredes
Jueves, 18 de Febrero de 2010 16:06

Felicitaciones por continuar con este tema tan importante, además existe una preocupación mayor, ahora cada inicio del día, en lugar de preguntarse como amaneció el cambio de la divisa, se preguntan como amaneció el cambio del polo magnético, los científicos se preocupan al ver variaciones nunca antes vistas (casi 5 o 6 Km.). El vergonzoso problema de Montana ya sabemos, tiene su origen, ataquemos la enfermedad no las causas, demás esta decir que su costo por onza extraída es de 150 dólares y la onza se cotiza en 1,200 dólares, con solo consultar en Internet?minería a cielo abierto? es suficiente, solo organizándonos podemos revertir el saqueo y daño que provoca esta Cleptocracia, será que votaremos otra vez por los que son postulados por el poder económico


Luis Rubiano
Jueves, 18 de Febrero de 2010 17:11

Excelente articulo. Hacia rato que no leia algo ponderado, con los puntos puestecitos sobre las ies, le pongo un ejemplo, Haiti, no hay un arbolito donde amarrar una chiva, ah, te salen con que el imperio, pamplinas , llevan doscientos anos con la misma cantaleta, y en casi toda Africa, lo mismo. Luego potencias super contaminadoras como China, Brasil ,la India, ni se mientan;el truquito del imperio da mucho redito.


Estuardo Apredes
Jueves, 18 de Febrero de 2010 18:33

lo repito porque algunos estan atrazados es tema del anio pasado.
Desde el Protocolo de Kyoto hasta la fecha las emisiones de los países desarrollados se elevaron 12,8%... y de ese volumen el 55% corresponde a Estados Unidos."
"Un estadounidense consume, como promedio, 25 barriles de petróleo anuales, un europeo 11, un ciudadano chino menos de dos, y un latinoamericano o caribeño, menos de uno."
"Treinta países, incluidos los de la Unión Europea, consumen el 80% del combustible que se produce.""...
Los gringos son los responsables del 25% de la contaminación total del planeta, el 55% restante esta distribuido entre los otros 29 países. Eso quiere decir que los países no industrializados más de 155 tan solo emiten entre todos un 20%. La diferencia es enorme, La responsabilidad mayor de ensuciar nuestro planeta es la de los Gringos.


Estuardo Apredes
Jueves, 18 de Febrero de 2010 18:35

Con mucha razón Galeano dijo:
?Extirparon el comunismo e implantaron el consumismo, la operación fue exitosa, pero lamentablemente el paciente se esta muriendo?.
Los ecologistas gritaban en Copenhague: ?cambiemos el sistema no el clima?


Julio Pereira
Jueves, 18 de Febrero de 2010 20:25

Guayo y amigo Morales,
El movimiento ambientalista, me gusta esa definicion, es algo asi como hacer politica con poesia. Hacer cosas bonitas, sognar cosas bonitas, respetar los rios, los arboles, los animales. Es como hermanarnos todos, en donde todos somos lo mas importante. Hacer que todo el reino de la vida viva en harmonia.
El problema es que se tiene que ir en contra de una gran corriente. Por ejemplo, pedir que la gente no use carro. La Dra. Shiva, una cientifica de gran prestigio en la lucha ambientalista, segnala que el monocultivo es de lo mas dagnino para el medio ambiente. Abuso de pesticidas, abuso de agua, abuso de nutrientes (el nitrogeno resulta ser mas dagnino que el CO2). Lo mas dagnino del monocultivo es que destruye la biodiversidad.
El movimiento ambientalista tiene que seguir educndo en un ambiente donde la ignorancia es lo predominante. La tarea no es facil. Por eso agradezco a Guayo que traiga estos temas para seguir conversando y madurando.

 

. Anselmo Diaz
Viernes, 19 de Febrero de 2010 09:22

Los que somos de pueblo entendemos a personas como el poeta Exvedi, pues a la gente no le interesa ese tipo de cosas. Prefieren ver telenovelas a programas educativos. Y si hablamos de maestros, muy pocos se preocupan por educar, porque la mayoría hacen lo que hacen los loros. Casi la mayoría son mediocres. Gracias al periodista Eduardo Villatoro por interesarse en estos temas y por apoyar a la gente de provincia, como lo hace con Exvedi de Santa Ana Huista, pueblo que pertenece al departamento de Huehuetenango, según sé.
Gracias don Guayo y se equivoca al pensar que pocos nos interesamos en este tema. Ánimos poeta Exvedi Morales.


Tags: OPINION

Publicado por hameh0017 @ 8:46
Comentarios (1)  | Enviar
S?bado, 20 de febrero de 2010
Agradezco los comentarios que aparecen a este sencillo blog, son muy finos. Pueden hallar parte de mi humilde obra, digo humilde porque soy tan solo un aprendiz, un estudiante eterno. Si alguien desea un espacio para publicar su poesía, narrativa o cualquier otra información, será un placer.

Saludos
Elder Exvedi

Tags: OPINION

Publicado por hameh0017 @ 10:57
Comentarios (0)  | Enviar

Inmediatamente se dibujó una sonrisa en su rostro angélico, y mis ojos se llenaron de lágrimas jubilosas.

Y nos amamos y nos convertimos en una sola senda.

 

Pero ahora, cuando los siglos se han desmoronado y en el suelo no son mas que huellas, polvo y recuerdos, me nutro de melancolía, y lloro y muero a cuentagotas.

 

¿Qué es entonces la vida, el tiempo y el espacio?

 

Pero a pesar de todo, ella estará tan íntimamente ligada a mí,  aunque otros almanaques vuelen y se esfumen, como se esfuman los suspiros.

Dios mío, que terrible es vivir de recuerdos.


Tags: PROSA

Publicado por hameh0017 @ 10:48
Comentarios (0)  | Enviar

                                    

I

San Antonio Huista, cuna mía,

te canto con genuina devoción

mi indescriptible alegría

¡Oh mi pueblo, de eterna ensoñación!

II

Brotan en torrentes mis canciones,

nacen mis auroras jubilosas,

copiosas son mis inspiraciones,

jardín de bellezas  misteriosas.

III

Pueblo laborioso y fecundo,

a doquiera yo voy, honro tu nombre;

en todos los rincones del mundo,

me declaro como milpa-hombre.

IV

Están ya feneciendo mis pasos,

ábreme tus puertas de par en par,

en breve extiéndeme tus brazos,

para que en ti pueda descansar.

 


ELOGIO A SAN ANTONIO HUISTA

 

San Antonio Huista es un herbario sonoro,

es un oasis, un manantial canoro;

es una melodía florecida

y una senda renacida.

 

En sus suelos las milpas se mecen

y las congojas fenecen,

porque el corazón del campesino

está guiado por el más níveo sino…

 

Sus mujeres derraman sus sonrisas

y sus arrullos acarician con sus brisas,

y por eso sus bardos jubilosos,

entonan sus númenes  gloriosos.

 

Las marimbas con sus cantos de amor,

le dan a San Antonio su loor,

y en todos los rincones,

reverdecen las dulces canciones.

 

 

A  SAN  ANTONIO  HUISTA

 

I

San Antonio Huista, cuna mía,

te canto con genuina devoción

mi indescriptible alegría

¡Oh mi pueblo, de eterna ensoñación!

II

Brotan en torrentes mis canciones,

nacen mis auroras jubilosas,

copiosas son mis inspiraciones,

jardín de bellezas  misteriosas.

III

Pueblo laborioso y fecundo,

a doquiera yo voy, honro tu nombre;

en todos los rincones del mundo,

me declaro como milpa-hombre.

IV

Están ya feneciendo mis pasos,

ábreme tus puertas de par en par,

en breve extiéndeme tus brazos,

para que en ti pueda descansar.

 

 

 

EN SAN JOSE EL TABLON (San Antonio Huista)

 

En San José El Tablón

yo degusté el guaro clandestino

porque allá me llevó el Destino…

desde chiquillo, y con razón,

me dicen las lenguas chismosas

que soy esclavo del arte

y ferviente amante de las mujeres garbosas.

 

Y tienen razón en parte

porque soy “medio” poeta

y en tierras lejanas una especie de profeta…

porque canto bellezas en mi arte.

 

En El Tablón di mi primer sorbo de cusha, no miento,

porque quizá allá me llevó el Destino

y ahora que camino este camino,

esa aldea renace en mi pensamiento.

Que viva la cusha, pero siempre con medida,

porque de lo contrario, un fardo de lodo sería la vida.

 


Tags: POESIA

Publicado por hameh0017 @ 10:45
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010

Cómo quisiera escribir

los versos que no escribió Dios,

 y desde el alba

dejar huellas en tu alma

 al  poseernos mutuamente.

 

Cómo quisiera  escribir

 las melodías que no concibió Dios, 

después de hacerte el amor;

y no ames jamás a nadie más

 sino  a mí,

solamente a mí,

con pasión ardiente.


Tags: POESIA

Publicado por hameh0017 @ 9:06
Comentarios (0)  | Enviar

                                                                       I

Está clareando el alba.

La esperanza está abriendo nuevos caminos.

Copiosas auroras se anuncian

y yo sigo hilvanando sueños.

Me florecen anhelos en el alma

y respiro a Dios

en el arte y en el prójimo.

Mis ojos escudriñan con deleite

el futuro que se avecina

ensayando su mejor sonrisa.

Mis frustraciones duermen

el sueño eterno

bajo el olvido

y los verdes hontanares

que tanto ansío

retoñan jubilosos.

Mi alma está goteando alegría.

 

II

No sé si ella lo sabe

pero me ayudó a descubrir

tesoros escondidos,

y me rescató del olvido

y del tiempo.

 

No sé si ella lo sabe

pero me libertó de la amargura,

y ahora camino el camino

que me lleva a mí mismo.

 

III

A veces tengo miedo a la verdad,

por eso ya no hurgo

entre los viejos recuerdos,

ni contemplo más ese abismo

llamado frustración.

 

IV

Leí en sus ojos la verdad,

y me entristecí: Ya no me amaba.

Afuera llovía y hacía frío,

pero en mi interior

el invierno era más terrible.

Se marchó

y me dejó hundido

en el silencio de la noche.

 

V

Hoy,

entrañablemente

he leído de nuevo tu recuerdo,

y apareció en lontananza

la mísera esperanza

de que un día,

no muy lejano,

vuelvas,

para que la soledad

ya no siga

sacudiendo

mi agonizante historia.

 

VI

Mi angustia más íntima

es un laberinto,

un abismo negro,

un poema con olor a eternidad.

 

VII

Llevo en mi alma

un vivero de recuerdos,

una herida sin sanar,

una lectura inconclusa,

un huérfano de esperanzas

y un camino de melancolía

que bebe mis pasos.

 

VIII

Escribir,

es liberar tantos demonios

y ángeles que me mortifican.

Por eso,

para ser libre,

con mi palabra me desnudo.

 

IX

El supremo silencio

envuelve a veces mi historia,

y cuando recuerdo

que detrás de cada palabra

hay un mundo,

tomo mi pluma

y el silencio

sale ladrando

como perro sin dueño.

 

X

Muero desesperanzado,

y lo sé perfectamente

porque nace

con el despertar del alba la muerte:

mi redentora.

 

XI

Aunque sé

que jamás me conoceré profundamente,

no desistiré de intentarlo;

porque el viaje más importante para mí

es el que puedo realizar

a mi interior.

 

XII

Cada día

se hace más horrenda y negra

la tristeza de morir

en este amargo exilio.

 

XIII

Dios mío,

una extraña emoción me embarga

y me estremece

porque mis labios

están ávidos de besar su  boca

y ella ya no está.

 

Dios mío,

cómo me duele saber

que la amé y me amó

y que la perdí.

 

Ahora,

con la mirada lánguida

diviso mi final,

como cuando llegué

a este imperecedero destierro.

 

XIV

Emerge y me melifica,

porque cuando estaba,

nos adentrábamos

en los secretos de nuestros caminos

y al despertar el alba,

nos encontrábamos

y nos adheríamos.

 

Ahora,

nada enardece mis ánimos,

y los dolores del desamor

se mofan de mi tribulación.

 

Hoy en día,

muero pesimista,

y ante los avatares de la vida

no tengo más que arrodillarme

a llorar mi infortunio.

 

XV

Inmerso en mis pensamientos

está ese ayer

poblado de sonrisas,

de caricias

y de profecías,

mientras

extraviado en el mundo,

soñando sueños viejos,

 la polilla de la desolación

carcome mi espíritu.

 

XVI

En las huellas de sus sonrisas

encuentro consuelo

a mi profunda soledad,

y aunque sé que envejezco

a la penumbra de la vida,

a través de los recuerdos

la reinvento

para que la muerte

no me encuentre

con el alma vacía.

 

XVII

Hasta aquí

me ha arrinconado

la soledad y el olvido,

con mi mal incurable.

Me encuentro conmigo mismo

y hallo

lo que guardé

en lo más recóndito de mi espíritu

y por un momento

soy feliz.

Sigo buscando dentro de mí

las huellas de mi Patria

y lloro inconsolablemente

al descubrir

que nunca la tuve,

y me harto más

de la esperanza postiza.

 

XVIII

Clavado en la cruz de la vida estoy.

Me encuentro en soledad,

con mi terrible sufrimiento a cuestas,

y de vez en vez

se despierta el pasado,

se restriega los ojos,

se pone de pie,

se acerca a mí

y me cuestiona,

y yo no hago más

que encubrirme

bajo el velo de las palabras.

 

XIX

La nostalgia

tiene un lugar reservado

en mi vida.

Nada puedo hacer

para que se largue,

porque soy un pequeño inquilino

en este inmenso mundo,

un minúsculo grano de arena

en esta playa infinita.

 

XX

En mi desesperación

me refugié en el pasado,

y quise dejarlo

cuando mis fracasos mutilaron

mi raquítica alegría,

pero ya era tarde, 

demasiado tarde.

 

Y mis tragedias íntimas

volvieron a desnudarse

y me lamenté de mí mismo.

 

XXI

El dolor del olvido,

la herida de la ausencia,

me duelen mortalmente;

y la incertidumbre

sigue carcomiéndome.

Dios mío,

¿por qué me has desamparado?

 

XXII

Una voz interior me reveló

que parezco arqueólogo

porque en vez de vivir

me dedico a escarbar en el pasado.

 ¿Qué buscaré?

Tal vez alegrías y tristezas,

o quizás,

donde ocultarme

de la monotonía.

 

XXIII

El tiempo se escurre entre mis dedos

y sigo oliendo música y poesía,

y mi caudal de dudas crece.

Se desvanece mi esperanza,

la ternura,

la medicina más eficaz para mi enfermedad,

nunca llega;

y no estoy de  acuerdo

conque el dolor y el placer

son un solo camino.

Mi  vida se está esfumando

y no entiendo porqué Dios

se acordará de mí

cuando yo sea

un simple puñado de polvo.

 

XXIV

Sólo mi sombra

me ha acompañado siempre,

entonces,

¿qué puede hacerme la soledad?

 

XXV

Algo en el fondo de sus ojos lo gritaba.

Ahora,

ha silenciado y ocultado su verdad,

pero yo

la descubriré al final.

¿Me amará todavía,

como la  amo yo?

 

XXVI

Hurgué buscando

y no hallé más

que esta profunda herida.

Dios mío,

¿cómo acallaré las voces

del negro pasado

que me  mortifican?

Ah,

si tan sólo pudiera

destruir

el caudal de mis recuerdos.

 

XXVII

Hoy,

el día amaneció

en el fondo del silencio,

bajo la mirada incólume de una sonrisa vieja.

 

XXVIII

Beso las huellas de tu recuerdo,

a pesar de tantas ilusiones estériles.

 

Tus sonrisas germinan en mi memoria

y me redimen

de las tinieblas.

 

En el fondo de mí mismo

está atrapada

una parte de ti,

por eso amada mía

retoñas cada día

en mi espíritu,

como primavera recién bañada

por el rocío de Dios.

 

 

XXX

Cómo voy a dejar de amarte

si me abriste las puertas

al interior de tu corazón.

Y mientras más me adentraba

 en nuestra lectura,

más nos encontrábamos.

 

Lástima que me dediqué más a soñar

y a ganarme

este exilio.

 

XXXI

Cuando llegue

a encontrarme a mí mismo,

hallaré

mi verdadera identidad,

y diré:

 “Me conozco, gracias a la soledad”,

y además, gritaré,

que el desnudarme

espiritualmente es,

sin lugar a dudas,

la obra capital de mi vida.

 

XXXII

Estoy solo,

en medio de la gente.

Rumiando

está mi tristeza

en la soledad más honda,

y las palabras perdidas

me gritan pestes.

 

XXXIII

Definitivamente,

mi eterna batalla

es contra mí mismo.

 

Cuando ese cáncer

llamado pesimismo

deje de lamer mi espíritu,

sabré que he salido victorioso

de las más excelsa contienda.

 

XXXIV

Con un fardo de sueños

llegué a este país,

y dentro de mí surgió

un laberinto de dudas:

¿Me darán el refugio?

¿Habrá un lugar,

dónde mis cenizas  puedan descansar?

Pobre apátrida que soy.

 

XXXV

El cadáver de tu ayer

yace

en el cementerio de mi historia,

y a mi cuartucho

han venido a acurrucarse los recuerdos

que tiritan de frío;

y lloran,

no sé porqué;

y en sus ojos,

como luciérnagas misteriosas,

brotan pensamientos silenciosos,

pero descifrables.

Mientras tanto,

para mermar mi dolencia,

traigo a la memoria

una antología de caricias

preñadas de eternidad.

 

 

XXXVI

La infelicidad

me mordía la conciencia

y la esperanza,

como perro desgraciado,

salía huyendo.

Ahora,

la esperanza ya no huye,

porque un día,

ya volvió.

 

 

XXXVII

Mañana,

 Se alzarán los recuerdos,

y la nostalgia se derretirá

cuando alumbre el sol

del nuevo día;

y yo desenredaré tu voz

que se enredó

en las ramas de  mi alma.

Mañana,

moriré y naceré de nuevo,

sólo que con menos

 adversidades a cuestas.

 

XXXVIII

Aprendí de mis propias derrotas.

Cuando sentí

que acariciabas

mis pensamientos

 suave y sutilmente,

mi orgullo

se hacía  trizas.

 

XXXIX

Estoy enfermo,

resentido y cansado

de vivir esta muerte.

Tantos reencuentros

con mis sombras

me hacen volver a mis cenizas.

Pobre misántropo

y taciturno que soy.

 

XL

He roto el silencio,

guardado durante tanto tiempo.

Mi canto ha germinado,

florecido y fructificado.

Ahora,

yo me mofo

del miserable mutismo.

 

XLI

Mato la tristeza.

Luego,

arrastro su cadáver

y lo calcino,

para último

esparcir sus cenizas

en el camposanto del olvido.

Me libero de la tristeza,

gracias a  ese fuego

llamado amor

que me incendia.

 

XLII

El fantasma de la soledad

me hostiga.

La peste del olvido me maldice.

Se mutila mi pequeña alegría

y la incurable enfermedad

de estar solo en el mundo

me lame la herida

y me escupe el semblante.

 

XLIII

Desde mi soledad terrible

desgrano mis recuerdos

y vivencias,

y tus huellas se avivan más;

el silencio no se derrite

y grito enfurecido

que dichosos

los que sólo conocen las sonrisas,

y  maldito yo,

que sólo sé

de lágrimas y llanto.

 

XLIV

No hay medicina

para mi nostalgia.

Soy un esclavo de mi pasado,

no vivo mi presente

y la visión de futuro

ni siquiera en palabra existe.

 

XLV

El día consume

mis últimos minutos de alba,

y  me duele más tu ausencia.

Ojalá,

la nostalgia

te trajera de vuelta.

 

Y me tortura más

el olor de tu vacío,

y mis labios se sienten más huérfanos,

y mis brazos terriblemente viudos.

 

Ven,

restituye mi risa alegre.

 

Todo florece de nuevo,

menos tú.

La angustiosa espera

me está arrancando

las pocas escenas jubilosas

que pude  rescatar.

Ven pronto,

para que deje de arrastrar

esta honda pena.

 

XLVI

Que nos encuentre enlazados

la aurora del nuevo amanecer,

y vuelva a recorrer

los caminos de tu cuerpo.

 

Ven,

sigamos siendo amantes íntimos.

Ven,

nos levantaremos al rayar el alba

y el apacible

y amable sendero

nos recibirá de nuevo.

 

Ven,

que la fragancia de tu suave perfume

vuelva a inundar

este ambiente

que apesta a tristeza.

 

Ven,

quiero seguir besando tu alma

 para que jamás conozca la muerte.

 

XLVII

Duelen las llagas en mi ser.

Mi geografía sangra.

 

En el fondo de este barranco que dejaste

estoy morando

y muriendo lentamente.

 

Me hundo en el recuerdo.

Un sin fin de auroras boreales

surcaron los cielos

y no me vieron.

 

Dios mío,

qué solo y desgraciado estoy.

 

Permanezco inédito.

Tus huellas hieren.

 

Ven,

aunque sea

a degollar mi existencia

para que conozca la libertad y la adore.

 

XLVIII

Me alzaré de mi dolor.

Saldré airoso y victorioso,

porque la peor lucha

que gane

es la que luche

contra mí mismo.

 

XLIX

Con la brisa de tu recuerdo

refresco mi memoria,

y el olvido

ya no me persigue incansablemente

hasta hacerme trizas

como lo hacía ayer.

 

L

El destello de sus miradas

hizo su nido en mi alma.

Pero un día,

su mano derecha se agitó

en un triste adiós.

 

Su corazón

parecía un astro herido.

 

Nunca dejaré de amarla

porque reveló

sus  pensamientos más íntimos

a través de sus caricias.

 

LI

En el ocaso de cada día,

deambulo por la geografía de su ser,

y descubro tantos besos

guardados en su boca

que jamás me dio.

 

Y de pronto,

una inmensa soledad me posee

porque el torrente de recuerdos

me hace volver a la realidad

y me veo solo y miserable.

 

LII

Mientras caía la tarde

endurecí mi espíritu

y las tormentas internas

produjeron honda huella

en mi huérfana alma.

 

La que estaba dispuesta

a complacer mis fantasías más íntimas

ya jamás volvería..

 

LIII

A veces pienso que el amor

no hizo nido en mi corazón,

y por eso estoy ardiendo en ira

y entretejiendo en mi espíritu

una patria nueva;

y la culpa  me consume

porque pude haber sido feliz

pero no quebranté

la soberbia de mi orgullo.

 

LIV

Me aferro a mi sueño

para que cuando venga la muerte


Tags: POESIA

Publicado por hameh0017 @ 9:04
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 08 de febrero de 2010

 

Sobre mi corazón llueven canciones amargas

ahora que no estás conmigo,

y en el silencio y en la soledad de la noche

sacudo mis  recuerdos para sentirte tan cerca de mí,

como el latir de mi corazón.

Y lloro.

Y sollozo amargamente.

 

Y cada 14 de febrero, amada mía, 

tu ausencia colma de lágrimas mis ojos

y mi corazón cae de hinojos

y lame la hiel más apocalíptica.

 

Sin ti, este 14 de febrero,

es redescubrir que estoy vivo y solo.

 

Y solo, charlando con tus recuerdos

y muriendo a cuentagotas.

Sin ti,

la vida no es más que una piltrafa

que me escupe la sonrisa.

 


Tags: POESIA

Publicado por hameh0017 @ 19:22
Comentarios (0)  | Enviar

Yo me nutro continuamente,

de tu amor que me extasía;

y por eso, desnuda mi alegría,

derrama su armonía eternamente.

 

Y es que besar tu boca perfumada

es beber a borbotones

las más dulces canciones

que nacen de tu alma encumbrada.

 

Susurrarte al oído dulcemente 

mis versos más enternecedores,

es depositar en los surcos de divinos albores,

las semillas del amor floreciente. 

 

Ser tú y yo, un solo ser:

jubiloso universo,

magnífico y divino verso;

numen que jamás deja de florecer.

 

Ser tú y yo, amor mío,

el acento más amoroso

que germina del laúd más esplendoroso.

Ser tú y yo, numen y rocío.


Tags: POESIA

Publicado por hameh0017 @ 19:21
Comentarios (0)  | Enviar

 

Te amo,

como los surcos a la semilla,

 como al alfarero la arcilla,

como a la primavera la flor,

como tú y yo, al más diáfano amor.

 

Te amo,

como el árbol a sus raíces profundas,

como a la vida las almas moribundas,

como la natura esplendente al rocío,

 eterno amor mío.

 

Te amo,

como los arroyuelos a la mar,

como la herida al bálsamo para cicatrizar,

como el poeta a su musa divina,

como el pintor al paisaje que se avecina.

 

Te amo,

Como el músico a su música sagrada,

como Otto René Castillo a su patria idolatrada,

como Beethoven a su Amada Inmortal,

como el arpa de David a sus cantos de cristal.

 

Te amo,

profundamente te amo,

 y más que a mí mismo.


Tags: POESIA

Publicado por hameh0017 @ 19:19
Comentarios (0)  | Enviar