S?bado, 28 de enero de 2012

En Santa Ana Huista se habla más el castellano. El mam lo hablan los todosanteros que llegaron desde hace más de 80 años, provenientes de Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango. Y el poptí, los descendientes de jacaltecos, sobre todo la aldea de Buena Vista y algunas personas de Buenos Aires.

En algunas comunidades como Pumul, Buena Vista, Ojo de Agua, y Buenos Aires, aunque la mayoría de personas practican un idioma materno como el Mam y Poptí, han logrado dominar también el idioma español.

 

 “Durante mi corta visita a Santa Ana Huista, no pude obtener mucha información  sobre este tema, principalmente porque la población actual está adoptando un creciente estilo de vida ladino. Muy poca gente admite poder hablar poptí’...”

(Casaverde, Juvenal.  2003. ESTRUCTURA SOCIAL Y POLITICA  JAKALTEKA)

 

Los idiomas que se hablan son: mam, castellano y el poptí’

 

 

Cito algunas fuentes importantes que hacen referencia al tema:

“El idioma de esta parroquia (Jacaltenango) es popoti, y aunque se reputa por mam, como también el zulumeño, son bastantes distintos”, se cita en el Diccionario Geográfico de Guatemala al doctor don Pedro Cortés y Larraz con motivo de la visita pastoral que realizara a su diócesis en 1770.

 

“Con motivo de la visita pastoral que realizaba a su diócesis desde 1768, en 1770 el arzobispo doctor don Pedro Cortés y Larraz llegó  a la Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación de Jacaltenango, hoy Jacaltenango, y se refirió a Santa Ana Güista como pueblo anexo a la cabecera parroquial, de la cual distaba 5   leguas, en la que “hay familias 72 con 342 personas”. Agregó que “el idioma de esta parroquia es popota, y aunque se reputa por mam, como también el zulumeño, son bastantemente distintos.”.

 

 

En los Cuchumatanes se originó la familia de las lenguas mayas

“En su Historia General, escrita en los primeros años de la segunda década del siglo XVII, fray  Alonso de Remesal, dice: “…que cada una tenía lengua diferente, como se echa de ver en la particular que cada uno habla, usando de la mexicana como general y común. …”

 

Este fenómeno es el reflejo del proceso de transculturación de los pueblos mayas, como consecuencia de la imposición cultural y de la fuerte discriminación hacia el indígena.

 

Del año 1994 al 2004, los idiomas Mam y Poptí empiezan a desaparecer, los niños y jóvenes hablan cada vez más el español, en las escuelas y en la vita cotidiana. A junio de 2004 se observa la gran influencia que ejerce México, ya que, la gran mayoría de la población habla  con el acento mexicano.

 

De acuerdo con investigaciones realizadas por algunos antropólogos, entre ellos el Dr. Otto Stoll, el grupo mayor habitó  principalmente la parte norte del actual Petén,  en lo que respecta al territorio de Guatemala, siendo los más lenguajes existentes  sumamente influenciados por vocablos procedentes de otras culturas. Asimismo, el idioma jacalteco, más afín con el tzeltal o tzendal y otros de origen mexicano antiguo   y también con el Q`anjob`al y con el chuj de Soloma. Al ser una lengua circunscrita a la región Huista, parece pertenecer a un grupo aparte.

 

La lengua predominante en la región fue la jacalteca. Pero hablar del origen de esta lengua es un tanto difícil y delicado. Al parecer, es el resultado de la necesidad de crear una lengua de transición en una región en que  se rozaban dos grupos dialectales: el náhuatl y el mam. Esto explicaría en parte la semejanza de algunos vocablos del mam y el jakalteko o Popti

 

 

21.1 Historia de los idiomas de Guatemala

 

Los idiomas mayas

“Llegó aquí entonces la palabra,

vinieron juntos Tepew y Q’uq’kumatz,

en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí

Tepew y Q’uq’kumatz. Hablaron pues,

consultando entre sí y meditando; se pusieron de acuerdo,

juntaron sus palabras y su pensamiento. (Pop Wuj)

 

Así comienza la historia de los idiomas mayas de acuerdo con el libro sagrado Pop Wuj. En opinión de la lingüista Nora England (1996), los idiomas mayas de la actualidad se derivaron del protomaya.

 

“Según la información disponible, los primeros testimonios del protomaya se ubican en el 2200 a.C., en la región de los Cuchumatanes, en el actual departamento de Huehuetenango.” (López Herrera: 1993, 20)

 

“De la comunidad lingüística original, fueron separándose  grupos, cuyo aislamiento e historias particulares provocaron la fragmentación lingüística que hoy se observa.” (López Herrera: 1993, 18)

 

Al leer la literatura maya clásica, es posible encontrar similitud con la historia lingüística. Gracias a esto es posible imaginar al pueblo maya que surge como una población pequeña, tal vez como una aldea muy unida, que crece y se desarrolla cultural, social, económica y políticamente y da origen a otras comunidades. Tiempo después, varias de esas comunidades caminaron hasta Tulán, probablemente la actual ciudad de Tula, en México.

 

 

Allí se establecieron por un tiempo y convivieron con otros pueblos culturalmente diferentes. El Pop Wuj lo relata así:

 

“Y entonces llegaron todos los pueblos, los de Rab’ inal,

los Kaqchikelb’, los Tzi’kinaja’ y las gentes que ahora se llaman Kakis.

(Toltecas y Náhuatls).

Y allí fue  donde se alteró el lenguaje de las tribus;

diferentes volviéronse  sus lenguas. Ya no podían entenderse

entre sí después de haber llegado de Tulán.

Allí también se separaron, algunas hubo que se

fueron para Oriente, pero muchas se vinieron para acá.”

 

Esto fue uno de los primeros contactos entre pueblos culturalmente diferentes que modificaron el rumbo de la historia de los idiomas de origen maya. Con exactitud no se sabe cuánto tiempo convivieron, pero fue suficiente para reconocer que sus lenguas se volvieron distintas. A partir de allí, los pueblos se separaron otra vez, cada cual con su propia identidad lingüística y cada cual con su ubicación geográfica que los europeos encontraron al momento de la invasión.

 

“Poco antes de la invasión  española, la federación de señoríos, dominada por la casa grande o reino de los k’iche ’s,  estaba peligrando. Las luchas internas y el creciente poderío de los kaqchikeles habían creado una nueva situación de división interna, de la cual supieron aprovecharse los españoles para imponerse como los nuevos señores.

 

Con el dominio colonial se fortaleció la separación de los pueblos indígenas. Para precaverse de posibles alianzas entre las poblaciones sometidas al poder colonial, los españoles instauraron un sistema de reducciones, unidad étnica, sustituyéndola por un mosaico heterogéneo e incomunicado  de comunidades indígenas. Este proceso explica los desarrollos autónomos de las lenguas indígenas en cada comunidad étnica y, desde luego, la fuerte dialectización que las caracteriza hoy en día”. (López Herrera: 1993, 20)

 

Kaufman (1974), England (1996) señalan que son cuatro los idiomas que se derivaron del protomaya, los que dieron lugar a cuatro familias de idiomas mayas: la división wasteka, la yukateka, la occidental y la oriental. De estas divisiones surgen ramas que abarcaron otros idiomas. Actualmente son 30 idiomas derivados del protomaya y se hablan en el territorio maya. Esto incluye  a Guatemala, México, Belice y Honduras.

 

Los idiomas mayas representan la evolución de una lengua cuya existencia se remonta a más de 4000  años. (López Herrera: 1993, 18)


Publicado por hameh0017 @ 16:07
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios