Domingo, 28 de abril de 2013

ME  GUSTA  IR A  LA  ESCUELA

 

Me  gusta  ir a la  escuela porque  jugamos,  inventamos  y  contamos  cuentos  donde  nosotros somos  los  héroes.  Pero  sobre  todo,  me  gusta  la  escuela  porque aprendo a leer y a escribir;  porque  aprendo a  escribir mi  bonito  nombre.  Además,  entre  muchas  cosas,  aprendo  a pintar.

 

Me gusta  la  escuela  porque en el futuro quiero ser un  buen  ciudadano.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 13:13
Comentarios (0)  | Enviar

EL  PÁJARO  CARPINTERO

 

Picoteaba y  picoteaba los  árboles,  haciendo  un  ruido  muy  fuerte,  que  por  poco  nos  dejaba sordos.   

 Sinceramente,   nos  cansamos  de  tanto traca,  traca, traca, y traca  del pájaro  serrucho,  perdón,  digo,  carpintero.

Una  vez,   muy   traviesos,  ¿porque verdad  que  los  niños  somos  muy traviesos? Hicimos  un  árbol   de  piedra  y le  dijimos  al  pobre Pájaro  Carpintero    que  queríamos  ver  qué  tan  rápido  hacía  un  agujero.

-Ah,  van  a  ver  cómo  soy de rápido-, dijo vanidoso.  e inició a  traca,  traca, traca con su enorme pico filudo.

 

Al  primer intento  que  hizo,  se  le  quebró  en  pedazos el  pico y no se dio  cuenta.  Seguía  trabajando cuando al  fin  se percató de  lo  sucedido.  Desde  ese  entonces,  camina  por las  calles  sin  su  pico,  y  ya  no  se  oye el  traca, traca, traca cuando está    haciendo  sus  travesuras.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                        

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 13:12
Comentarios (0)  | Enviar

EL  RATÓN  Y  EL  QUESO

 

Este  ratón  era  grande,  parecía  una  pelota  de fútbol.  Era  chato  de  nariz,  parecía  nace  aplastado. Vaya  amigos,  los  grandes  pies  que  tenía.  Parecía   un  ogro  con un  bigote  formado  por solo  tres  pelitos. ¿Qué  chistoso  se  miraba  verdad?  La  gran  boca ¡uf!,  parecía  una  oscura  y  enorme  cueva.  En  todo  era  grande.   Pues  vieran  que  un  día  hicieron  una  apuesta  con  una  tortuga para  ver  quien llegaba  antes a  la  meta. Quien    ganara,  se  comería  solo  el  gran  queso  blanco  y  sabroso.

 

A  la  una,  a las  dos y a  las..., tres.  Los  dos  salieron hecho bala y  todavía nadie ha llegado a  la meta  porque conforme se  van  acercando,  el enorme queso pega un  salto y ellos se empeñan en alcanzarlo, por eso siguen y seguirán  corriendo.  Ellos  no  saben  que  jamás  podrán  comerse el  queso,  porque no es más que es la  luna,   quien  se  ve todos  los  días  en  el espejo  del  agua.

 

 

Ahí  va  adelante  el  gato,  y detrás  de  él, la  tortuga.  Pobres,  van  con la lengua de  fuera,  pues  ya  se cansaron.

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 13:11
Comentarios (0)  | Enviar

LA  VIVIENDA  DE  UN  PAJARITO

 

En  una  enorme  macolla vivía  un  pajarito  muy feliz.  Las  mariposas  de  diversos  colores  volaban sobre  ella,  formando un  bello  arco iris.

 

Todas  las  tardes,  después de  terminar  con  las  tareas  de la escuela,  los  niños  iban a  jugar  con  él.

 

Todos  los  animalitos  y los  niños se  reunían  por las  tardes  frente a  la  vivienda  del  pajarito para  divertirse.

 

Todos  eran  felices  porque  se  respetaban,  se  ayudaban y  se  amaban.



 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                    

    Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 13:09
Comentarios (0)  | Enviar

LA  BAILARINA  ROSA

 

¿Saben?  Voy  a  contarles  un  cuento  que  me  contó  la  dulce  niña  Lupita.

Una  hermosa   tarde  ella  fue  al  parque  donde  se  oyen  insistentemente   los  cantos  de  los  pájaros y los  gritos  de  alegría de los  niños  que  juegan.  Tomó  un  descanso  y  con  la  vista  un  poco  opaca,  se  quedó  detenidamente  mirando  una  hermosa y  olorosa  rosa rosada,  con  unas  cuantas  gotitas de  rocío.   

Extrañada,   se  quedó  mirando fijamente  la  rosa;  de  pronto,   se  asustó  al  ver que   se  convertía   en  una  preciosa  bailarina  que  al  compás  de  una  música  extraña,  pero  muy   bella,   bailaba.   Era  una virtuosa  bailarina.    Sus   ojos  eran  verdes,  como  esmeraldas;  sus  cabellos  rubios,  como los  rayos  del  sol;  sus  ropas  de   seda  finísima y  sus  zapatos  de  plata.  Sonreía  alegremente y  miraba  con  una  dulzura  tal,  que  cualquiera podría gritar  emocionado.    La  princesa,  digo  la  Bailarina  Rosa,  se  acercó   a  Lupita  y le dijo:

-¿Te  gusta  bailar  niña   linda?

-Sí,  pero  no  sé  bailar  muy  bien-,  respondió  Lupita,  un  poco  tímida.

-Ven,  yo  te  enseñaré -,  le  dijo  la  Bailarina  Rosa.

 

Lupita  comenzó  a  bailar  con la  Bailarina  Rosa,  y  las  dos  sonreían  como  enloquecidas  de   alegría.   Momentos  después, muchos  niños  la  rodeaban aplaudiendo,  pues bailaba  muy  bien.  Los  aplausos  eran  muchos  por  lo  que dejó  de  bailar  y  se  dio  cuenta  que  bailaba  sola, pues  la  rosa  estaba ahí, entre  la  grama,  sin  moverse,  pero  bella,  muy   bella.

 

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 13:07
Comentarios (0)  | Enviar

EL  TESORO  DE  LAS  CANICAS

 

Caminaba  solo  por  la  vega  del  río Huista,  cuando  vi que  de  una  pequeña cueva  salían una  por  una  las  canicas  de colores  y  se  iban a  sumar  al  montón  que  ya  era muy,  pero  muy  grande.  Había  de  muchísimos  colores:  negras,  blancas, verdes, amarillas,  rojas,  rosadas,  celestes;  bueno,  de  todos  los  colores.

 

Inmediatamente  fui  a llamar a  los  demás  amiguitos  y  les  conté  lo  que  descubrí,  porque  sé  bien  que  no  debo  ser  egoísta.   Regresé  en compañía de  muchos amiguitos y  cuando  vimos,  el  montón  era   demasiado  grande.   Entonces   empezamos  a  meterlas  en  las  mochilas. 

Escarbamos   y  grande  fue  nuestra sorpresa al  darnos cuenta  que   era  un  tesoro  de canicas:  una  enorme  cueva  llena,  muy  llena  de  canicas.   Entonces,  muy  emocionados, llamamos  a los  demás niños del  pueblo  para  que  también  fueran  felices  teniendo  muchas de  ellas  en  sus  bolsillos.   Todos  llenaban  sus  mochilas, bolsas  y  hasta  costales,  y  sonreían.   Nadie,  absolutamente  nadie  se  quedó  sin  canicas. Todos  teníamos  suficientes para  jugar. Ya  no  había  espacio    para  más.  El pueblo  estaba  lleno  de  canicas.  

Todo era felicidad.






Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 13:06
Comentarios (0)  | Enviar

LA  BOTELLA

 

Cuando  yo  era más  pequeño,   iba  a  darme  buenos  chapuzones  al río,  dos  o  tres  veces  al  día,  pues  el calor en  Santa Ana  Huista, es  sofocante.

 

Una  tarde,  el  río  estaba  mudo,  casi  no se oía  su  murmurar.  

Mis  amiguitos   y  yo  estábamos  sobre  la  arena  disfrutando de  los  últimos  rayos del  sol,  cuando  vimos  que  una  botella  verde  y grande  estaba  flotando  en  las  aguas  cristalinas.  

Como   cosa  extraña,  solo  nos  vimos  y corrimos  a  tomarla.  Le  quitamos   el   tapón  de  corcho, e  inmediatamente  salió  de ella  una  joven  encantadora,  era  una  genio muy,  pero  muy  bella.

 

-Hola,  soy  una  genio -,  dijo  dulcemente,  mientras  nosotros estábamos  temblando  de  miedo.

-Pero,  ¿por  qué  no  hablan, acaso son  mudos?-,  preguntó al darse  cuenta que  no  abríamos  la  boca  para  nada.

 

Después  de  un  momento,  el temblereque,  o sea  la  tembladera, se  nos quitó,  y  a  una  sola  voz  dijimos:  ¡Hola!

 

-¿Qué  quieren que les  haga  realidad? -,  nos  preguntó.

 

Luis  pidió  una  pelota de muchos  colores,  y se  le  cumplió  su  deseo.

Carlos  dijo que quería  un  montón  de  canicas, y  por  arte  de  magia, la  genio le complació.

 

¿Saben  qué  le  pedí  yo?  Le  pedí  un  libro  de  cuentos  y rápido,  muy  rápido,  en  mis  manos  el  libro  muy  precioso apareció.

 

-Me  meteré  de  nuevo  en la  botella. Cuando  ya  esté dentro,  ciérrenla por  favor y tírenla al  río,  pues  seguiré  mi  camino,  para  hacer  realidad  los  sueños  de  más niño -, dijo.

 

Nosotros  obedecimos.

 

Los  tres  la  pasamos  muy  bien. Luis  con  su  pelota,  Carlos con  sus  canicas  y yo  leyendo día  y  noche, mi fantástico  libro de  cuentos.




Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                        

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 13:05
Comentarios (0)  | Enviar

LA  OLLA  ENCANTADA

 

Una  vez,  todos  los  niños  de mi  grado y yo,  para  ser  más  exactos,  tercero  primaria,  fuimos  con el  profe Carlos a  sembrar  unos  árboles  al  pie  de  una  montaña.  

 

 Iniciamos a  hacer  los  agujeros para  sembrarlos.   Como  a  las   diez de la mañana,  yo  estaba  haciendo  el  último  agujero  para  sembrar  el  arbolito número  siete de  ocho  que  debía  sembrar,  cuando  sentí   que  el  barretón  topó   con  algo  duro.

 

-Ah,  una  piedra-, dije.

 

Seguí cavando y cavando y cavando cuando por  pocos  me  caigo del  susto.   No  era  una piedra,  era  una olla,  de  la  cual,  al romperla salió  una  enorme  cantidad  de  hombrecitos; yo creo  que  era unos  fantasmas.   Eran  de  color  verde,  verde,  muy  verde  como  las  montañas  del  pueblo.

Nunca  conté  nada.  Ahora  comprendo que  esos  fantasmas  son  los espíritus de los  árboles,  porque  mi  abuelo  me contó  después  que él descubrió muchas ollas de  las  cuales  salían también  esos  enanitos  verdes.

 

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                        

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 13:04
Comentarios (0)  | Enviar

EL  CHOCO

 

El  Choco,  le decían a  Juan  de  Dios,  un  niño  con  problemas visuales.  Sus padres eran  de escasos  recursos económicos; con  decirles  que  apenas  les alcanzaba para  comer.  No  tenían  ninguna  posibilidad  para  llevarlo a un  oculista  u oftalmólogo  para  ayudarle. 

Los niños  se  burlaban  de  él y  sufría mucho.  Nadie quería  ser  su amigo. ¿Imaginas  qué triste  ser  un  niño  como él?

 

Y es que no tener  amigos, es triste, muy triste.

 

 “Allá  va  el  Choco”,  le  gritaban todos.

 

Día  a día,    miraba  menos.

 

Un  día  lunes, cuando iba a la escuela,  se  quedó completamente  ciego.                                             

Quiso  cruzar  la  calle  cuando fue atropellado por  un borracho que manejaba a alta velocidad su automóvil.  

 

El niño falleció.

 

Desde  ese  entonces, ya jamás  se  oyó  la palabra Choco.

 



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


 


Publicado por hameh0017 @ 13:03
Comentarios (0)  | Enviar

LAS  NUBES

 

Son  muy  chistosas.  Aparecen y  desaparecen  en  el cielo  de  Santa  Ana  Huista como  rebaños  de  borregos, lunas,  conejos y más  y  más  figuras.

 

Al    principio,  esas  nubes  blancas,  blancas,  muy  blancas,  forman  figuras    extrañas en  el  cielo, y  en  un  abrir y  cerrar de  ojos,  desaparecen,  ya  sea  que  el  Viento con sus  manos  gigantescas  las  empuje,  las jale  de  las  orejas;  o  que  choquen y  queden aplastadas y  deformes,   con  caras  de  tortillas  o  sapos garroteados.

 

Ah,  y  a  veces  otros  monstruos  blancos se  tragan a  las  figuras   formadas  por  esas    nubes.

Fíjense  amiguitos   que  un  día,  estaba  yo  viendo la  gran  cantidad  de  animales  blancos y extraños  que  en  el  cielo  caminaban,  se  revolcaban  y saltaban.    Bien  atento  estaba,  cuando  de  repente, esos misteriosos animales blancos salieron  huyendo.  ¿Se  imaginan   que hasta  el  grito  de  cada  una   pude  escuchar?    ¡Qué miedo  el  que sentí!   ¿Qué  pasaría?   Me  preguntaba  yo  muy  asustado,  cuando  de  repente,  apareció  un  gran, pero  grandotote  monstruo, así  miren  amiguitos; brillaba  mucho  más  que  el oro. En  ese  momento  que  apareció    el  gigante  de  oro que  desde  lejos  vomitaba fuego,   ya  no  había  pero  ni un  animalito  blanco.  ¿Qué  pasó?,  ¿quién  es  ese  gigante de  oro?  Me pregunté.  Mi  mamá,  acercándose a  mí,  me  dijo:   -Son  las  nubes  hijo,  que  forman  figuras  fantásticas  de  seres  y  cosas. Cuando  el  sol  aparece, ellas  desaparecen.  ¿Ves  cómo  es  hermosa la  creación  de  Dios?  - dijo  por  último  mi  mamá.

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                        

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 13:01
Comentarios (0)  | Enviar

EL  CIELO  DE  SANTA  ANA  HUISTA

 

Esa tarde   llovía  torrencialmente,  y  yo  observaba desde  la  ventana.

El  cielo de  Santa  Ana  Huista parecía  una enorme  ballena.

Ni  una, pero ni una  estrella se  apareció por la noche.

Esa  noche con  sus chorros de  lluvia,  daba  miedo.   El   cielo  abría  su  bocona,  grande,  grande,  muy  grande para arrojar toda el agua que tenía  en  su panza.  Mi   mamá me  ha  dicho  que  el cielo  parece  una  ballena enorme, muy  enorme,  y  que durante  el año abre muchas  veces  su boca formidable para  sacarla,   porque  pesa  mucho. ¿Se  imaginan  amiguitos  si  nos  tragáramos  toda  esa  agua?

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 13:00
Comentarios (0)  | Enviar

EL   SUEÑO   DE  PAÚL

 

Dormía  profundamente.   En  su  carita  se  dibujaban   las  gotas de agua  que  caían,  pues  llovía a torrentes.  Las   hojas  de  los  árboles  que  se  mecían,  dibujaban  golondrinas,  zanates,  mariposas,  palomas  y  extraños  barriletes.

 

Los  truenos y relámpagos  fuertes  del   cielo  esparcían  sus  lucecitas.

 

 

-¡Shhhh!-, dijo la  madre -, déjenlo  soñar.  Cree que  ha  conseguido lo  que  tanto  ha  anhelado Paúl. 

Todos  observaban  a  Paúl  bien  dormido,  quien a  viva  voz  declamaba  los  versos  que  escribía, pues él   quería  ser  un  gran  poeta.

Por eso,  estudiaba  mucho para ser un artista muy famoso.

 

-Buenos días a todos-, dijo  Paúl  al  siguiente día, muy temprano,  con  una  sonrisa  de  oreja a oreja.

-Buenos   días  poeta -, le  respondieron  todos  muy  alegres.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                        

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 13:00
Comentarios (0)  | Enviar

EL PAISAJE

 

Lenchito, el pintor de la clase,  nunca  dejaba  de pintar.

Sus crayones multicolores  siempre  le acompañaban.

Hacía  brotar de  sus  crayones  hermosos  jardines  perfumados,  pájaros  cantantes,   ríos  de  aguas  cristalinas, verdes  colinas,   mariposas  de  diversos  colores.   Ah,  por  un  poquitico y  se  me olvida,  pintaba al    hermoso pueblo  de  Santa Ana  Huista.  Solo   que  cuando  pintaba al  pueblo,  le  hacía muchos más  árboles de  los  que  tiene,  es  que no cree  que  haya hombres  malos  que  los  talen.  ¿Verdad  amiguitos que  cada  día hay  menos  árboles  porque   los  están  talando?.  El   pueblo  todo pelón  se  está  quedando.   Los pobres  pájaros  ya  no  tienen muchos árboles  como antes,  en  donde  hacer  sus  nidos  y  cantar.  Hace  más  calor.  El  agua  es  más  escasa  porque  los grandes  y  verdes  árboles  cada  día  se  están  terminando,  mejor  dicho, los  están  terminando.

¿Qué  pasará  en  el  futuro  si cada día  Santa  Ana  Huista tiene menos árboles?

 

Nuestro pintor,  que  también  le llaman  el Paisaje,  nunca  deja de  pintar  a  nuestro  pueblo con  su  vasta  vegetación.

Cuidemos   la naturaleza.  Sembremos  árboles.   No   desperdiciemos  el  agua.  Tiremos  la  basura  en  su  lugar.    En  fin, cuidemos  todo,  porque  Dios  hizo  la  creación  para  cuidarla y alegrarnos en ella.

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:59
Comentarios (0)  | Enviar

 

MI AMIGA

 

 

¡Toc, toc, toc!

 

Abrió  la  puerta la niña más  tierna  y dulce que  he  conocido,  pues  todas  las  mañanas  pasaba  por  ella  para ir a la  escuela.

 

¿Saben? En la escuelita nos  divertimos  aprendiendo a  sumar,  restar y a  dividir; aprendiendo las vocales; escribiendo, pintando  y  haciendo otras cosas  que  nos  ayudarán  mucho a  ser  felices  y  buenos  ciudadanos.

 

Cuando suena  la  campana ¡din, don,  dan,   din,   don,  dan!,  ya  sea para  recreo  o  para  regresar  a  casa,  siempre  seguimos  juntos.

 

¡Somos  muy  felices  estudiando!

 

¿Saben  amigos?  Un día,  Gema  se  quedó dormida cuando tocaba  recreo  y soñó  que  su  silla  era   voladora.  Soñó  que  salió   volando por la vieja  ventana y  recorrió todo  el  pueblo.

 

¡Vaya, Santa  Ana  Huista  se  miraba  más  preciosa desde las alturas!

Sus  casitas,  su  calles,  su  río,  su  parque  y todo,  era  más  precioso.

Junto  a  los  pájaros  volaba y nos  miraba  a  sus  compañeros regresar a  casa.  ¡Qué  alegría!  Parecía  un  enorme  barrilete que  volaba  junto al  juguetón  viento.

 

Soñaba, soñaba, soñaba,  cuando  de  repente: ¡plum, plum,   plum!,  sonó  en  el suelo,   cuando  se  cayó junto a  la  silla.  Se   levantó  y  riéndose se dio cuenta  que  todo era  tan  solo  un  sueño.

 



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:58
Comentarios (0)  | Enviar

EL  SUEÑO  DE  GEMA

 

 

Los  primeros rayos  del  sol  brillaban.

 

Y Gema  no  quería ir a  la  escuela.

¿Qué le  ocurría  ese  día,  si  le fascinaba  ir  a  la  escuela?

 

-Apúrate  Gema,  es  hora  de  ir  a  la  escuela-, dijo  su  madre.

-Bueno  mami-,  respondió  Gema,  sin ganas de  nada.

 

Tomó  su  pequeña  mochila  verde,   su  pachón y se fue.

 

-Ay,  qué  sueño   que  tengo, voy  a  sentarme un  momento  en esas  gradas  de  esa  casa-,  dijo,   cuando  apenas  faltaban  dos  cuadras  para  llegar a la  escuelita.

 

Gema, dominada  por  el  sueño,  se  quedó sentada en  las  gradas con su muñeca de trapo en sus  brazos.

 

En  breve,  un  sueño  profundo se  apoderó  de ella.

 

Y soñó que  era  una  niña  que  no  tenía  el  privilegio de  asistir a la  escuela.  No sabía  leer ni  escribir  y  ya  tenía  diez  años.  Era  una  hermosa  señorita y no sabía tampoco. Era  ya  una  anciana  y  no sabía ni  escribir  su  nombre.  El  ser  analfabeta  le  hacía sentirse  infeliz.    Miraba  que  tantos niños  y  niñas   leían  y  escribían  muy bien.  Lo  que  más le  humillaba,  era  cuando  los  chiquillos  le  decían:  “No  sabes  leer  ni escribir  y eres  grande;  en  cambio  nosotros  que  somos  muy  pequeños,  sí  sabemos”. 

Gema despertó llorando,  y   al   darse  cuenta  que  tan  solo  era  un sueño,  sonrió  y dijo: 

 

-¡Nunca  dejaré  de  estudiar,  porque  no  quiero  ser  la  que  en  sueños creí  ser!

 

Desde  ese entonces, gozaba estudiando,  y  aconsejaba a los demás a estudiar.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                     

   Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


 


Publicado por hameh0017 @ 12:57
Comentarios (0)  | Enviar

EL CAJON

 

Los   gallos  de   Santa   Ana  Huista   despedían   la  tarde enamorada  y  daban  la  bienvenida a  la  noche  bordada de estrellas  bellas.  

 

Los  grillos    muy creídos tocaban  sus  minúsculo   violines y  el  río  Huista  cantaba con  más  júbilo.

 

-No  abras el viejo cajón  hasta  cuando  yo  ya  no esté -,  recordaba  que siempre  me decía el   abuelo.

 

Ahora  ya  no está.  Se  fue alegremente con   Dios.   Pero a pesar de  su  desaparición  física,  no  me  animaba a  abrir  ese rústico  baúl.

 

Pero  un día,  me  sentía   más  triste  que  nunca,  porque el  abuelo  ya  no estaba  para  contarme  cuentos, y decidí  abrir el  cajón.

Grande  fue  mi sorpresa al  encontrar  tantos trozos de papeles.

Garabatos y garabatos  miraba en  cada  línea.  Pensaba  que  tan  sólo  eran rayas, círculos y  otras  cosas.  Como  todavía  no  sabía leer ni escribir,  no sabía  lo que esos símbolos  me  querían  decir.

 

Me  sentí muy  triste  porque       no  entendía  nada.  Esos garabatos  que  aparecían en cada línea,  parecían  letras  chinas  o  saber qué  cosas...

 

-¿Qué tal  si  es   el  mapa  de  un  tesoro?-, me  pregunté.

Desde  hoy  en adelante,    estudiaré  más para  no  pasar  tantas  penas  como  las  que  estoy  pasando  ahora -,  me  dije.

 

Guardé  bien los  papeles  y  oculté el  viejo  cajón.

Ese  año  estudié  mucho  y  al  finalizar  el   ciclo escolar,  ya  sabía  leer y  escribir.

Llegó el momento  de   sacar  los  papeles  del   cajón.

 

Una  tarde   de  noviembre  que  mis  papás  y hermanos  salieron,  extraje los  papeles y  con  mucha   emoción  inicié  a  leerlos.

 

¡Qué sorpresa  amigos!  Eran  muchos  los  cuentos que  en cada hoja estaban escritos.  Mi  abuelo  que  era  escritor  los  escribió  y  me  los dedicó a mí.  Debo  decirles que en cada cuento,  yo soy  el personaje principal.  Me siento  muy  feliz.  ¿Cómo  se  sentirían  ustedes   si  les  dedicaran  cuentos,  como me  los   ha  dedicado   mi  abuelo?

 

¡Sorpresa!  Estos preciosos  cuentos,  también   están  dedicados  a  ustedes  amiguitos.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                        Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:56
Comentarios (0)  | Enviar

LOS  PAJAROS

 

Durante  días  no  llovió  y la  pobre  milpa  comenzó  a  secarse.

 

Pero  un  día,  los  azacuanes,  que  son  los pájaros  que  avisan  cuando  va  a  empezar    la lluvia  y cuando dejará   de  caer,   anunciaron  que  pronto  llegaría el invierno. Sin embargo,   la   gente  se  arrodillaba   y   pedía   a   Dios   enviara  la   lluvia  porque  sino,   todos  nos  moriríamos   de    hambre.   Los   niños  orábamos  también.  Y grande fue nuestra alegría porque por   la tarde,   llovió  a   guacalazos.

 


Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                   

     Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:55
Comentarios (0)  | Enviar

MI   PERRITO

 

Tilín, mi  perrito  amigo estaba  muy  aburrido  y  yo no sabía  por qué.

-¿Qué tendrá  Tilín? ¿Por qué  estará triste?   Yo  siempre  juego  con él. Jamás lo he  golpeado o maltratado.  Pero, ¿por qué aullará muy  triste?  El pobre  llora  y  llora, sus  ojos  parecen dos  regaderas,  pues  las lágrimas  son  muchas.

 

Cuando  me  mira haciendo  mis  tareas de la escuela,  leyendo  o escribiendo,  es  cuando  más  triste  lo miro.

 

Todo  eso me  preguntaba,   cuando  la abuela  me dijo: -Paúl,  Tilín llora porque no  sabe  leer ni  escribir.  Por eso  se  siente tan  triste, porque  debes  saber que  es muy  doloroso no  saber leer ni escribir”.

 

 

Desde  ese entonces, he aprendido  a  valorar  el  esfuerzo  que  hacen mis  papás, mis maestros y los demás,  para  que yo pueda  estudiar.

 

Sí  amiguitos,  estudiar es  un  privilegio.

Ah, se  me   olvidaba,  les  cuento  que Tilín,  mi  perrito,  está  yéndose conmigo  a la  escuela, pues está aprendiendo a  leer y  a escribir.

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:54
Comentarios (0)  | Enviar

LA  NIÑA  Y  EL  ESPEJO

 

Es  bella.  Su  sonrisa  enamora  a  todos.  De  cariño  le decimos  Meches.

Le  fascina   la  música,  la  actuación,  la  poesía  y la  declamación.

“Por  aquí  pasó  una  pava, chiquitita y voladora...” dice  uno  de los  versos  que  más  declama.  Pero,  ¿saben  amiguitos?  Ella  también  es  ballestita.

Durante una  tarde serena, danzaba  al  compás de  un  vals.  Sus  miradas  irradiaban  felicidad,  sus  movimientos parecían  vuelos  de mariposa,  sus  piececitos parecían  conejitos  al  saltar.

 

Bailó y bailó por  horas,  pero  de  pronto,  se vió  frente  a  un  viejo y  roto espejo,  y  se  sintió  muy  triste al  darse  cuenta  que no era  la  hermosa  princesa que  creía  ser.  ¿Saben  que  figura  miró?

Fue  una  sombra,  negra,   negra,  como  la  oscuridad  de  la  noche. 

 

Parecía  una  mancha  enorme,  como la  que  hacemos  a veces  con  un  lápiz  cuando  ya  estamos  muy  cansados  de   escribir.

Con  sus  ojitos  llenos  de lágrimas  se  sentó  al  suelo  y lloró  amargamente.

La  abuela  entró  al  salón  donde  practicaba  ballet y al  verla  llorar,  le  preguntó:

-¿Qué  tiene la  nieta  más  bella que Dios  me  ha  dado?

-Lloro  abuelita  Blanqui,  porque  no  soy la que creía  ser.

-¿Cómo  así? -  preguntó  la cariñosa  abuela,  sonriendo  a carcajadas.

-Es  que  creía  ser  una preciosa  princesa y al verme frente a ese  espejote feo  y viejo, me  doy  cuenta  que  tan  sólo  soy  una  enorme  mancha,  como  un  fantasma negro.

 

La  abuela amorosa  sonreía y sonreía y la bailarina más  lloraba.

 

-Estás  confundida.  No  eres ni una  mancha negra,  ni un fantasma.

 

La  abuela  fue a su  habitación  por un espejo  nuevo y limpio, y le dijo:

 

-Mírate  frente al  espejo.  Así eres  realmente.

 

La  hermosa  bailarina  se  miró  frente  al espejo y de  sus  labios  se  desprendieron  muchas  sonrisas.

 

-¡Soy  la  hermosa  princesa!-, dijo  gritando  y  bailando.

 

De  pronto,  dejó de sonreír y bailar y preguntó a la abuela Blanqui:

 

-Y, ¿esa  mancha negra o fantasma?

-Mi  bella  nieta,  esa mancha negra o fantasma,  como tú  le  llamas,  es  tu  propia sombra-,  dijo  Blanquita,  abrazando a la virtuosa balletista.

 

Ambas se  rieron de la  equivocación y  al compás  de un hermoso vals,  bailaron  muy  alegres.

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:54
Comentarios (0)  | Enviar

EL  ESPIA

 

-¿Saben  amiguitos?  Todas  las  noches,  desde la  ventana de  mi  casa,  miro  que  en el cielo  las  estrellas  santanecas  juegan  muy alegres.  ¡Ah!, si ustedes  las  vieran, son  bien  juguetonas y  traviesas.

Yo  creo  que  al igual que  nosotros, ellas  juegan  tiro  al  bote, de  tenta,  ladrones  y  policías,  campanita  de  oro,  arroz  con  leche, de  canicas y de  los  otros  juegos  que  jugamos.

 

Se miran  muy  felices.

 

Les  voy a  contar  lo  que  sucedió durante una noche,  por  eso,  paren  las  orejitas:

 

Las  estaba  viendo  juguetear muy  felices,  y  después  de  un  largo  momento,  se  dieron  cuenta que  yo  las  espiaba o las miraba, y se  ocultaron todas  chiveadas detrás de    la  señorita  Luna.  ¡Hubieran  visto,  yo  me  moría  de  la risa!  Después,  me  sentí  triste y le  pregunté al  abuelo de porqué  se  fueron. 

 

¿Las  asusté?, le  pregunté.

-No  te  preocupes –me respondió el abuelo-  tal  vez  creyeron que eres de esos  niños  que  las  quieren bajar a pedradas o a hondazos.  Hoy    por  la noche, diles  que  no eres  de  esos  niños  malos   y que deseas  ser  amigo  de  ellas.

 

Amiguitos  míos,  quiero  contarles  que  hice  lo que  el  abuelo sabio  me  aconsejó.                Llorando  les  dije  que  era un  buen  niño  y que quería  ser feliz  viéndolas  jugar  en  el cielo.  Grande  fue  mi  sorpresa  cuando una  por  una  comenzaron  a  salir  detrás  de  la señorita  Luna,  y  comenzaron a  bajar  del  cielo  a  jugar  conmigo. 

 

Desde  ese entonces, ya  no  soy  un  espía.   Y todas las  noches nos  divertimos  mucho.

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                      

 Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:52
Comentarios (0)  | Enviar

EL  NIÑO  SOLITARIO

 

Sucedió  hace  mucho  tiempo.

 

Santa Ana Huista era un  pueblo  muy  pequeño. No  había televisión,  ni radio,  ni  otra  diversión  como esas  que  hay hoy.

 

Juanito  se sentía   solo,   porque  no tenía  hermanitos, y  por lo tanto,  no tenía con  quien  jugar.

 

-Ya sé  qué  voy a hacer-,  dijo-,  voy a amasar barro  y haré pajaritos con él, para  que jueguen conmigo y  me canten sus  cancioncillas.

 

El  niño  tomó  una  porción  de  barro y la  moldeó  bien  con  sus  manitas.   Durante  muchas  horas  trabajó.  Hizo  una  gran  cantidad  de  pájaros.  Cuando  terminó  el  barro,  preguntó: ¿qué haré para que  cobren vida?  Eso  si  no  lo había  pensado.    Ya  sé,  voy a  arrodillarme, juntaré  mis  manitas,  cerraré mis  ojitos  y pediré  a  Jesús  para  que les dé  vida.

El  niño  puso  en práctica  lo  que pensó,  y  oró:

“Señor   Jesús,   sabes  que  no tengo  con quien  jugar,  y  por  eso  me  siento  triste.  Te  suplico  que  los pajaritos  que  hice  de  barro  cobren vida y que se haga tu voluntad. Amén”.

 

Al poco tiempo escuchó  los  ensordecedores  cantos alegres de  los  pájaros, y  se  sintió  enormemente  feliz.

Rápidamente  los  pajarillos  lo  invadieron,  parándose  en  sus  hombros,  en  su cabeza, y sobre  sus  manos.

Eran  de  diversos  colores  y de  cantos  dulces.

 

Desde  ese  entonces,  el  niño  ya  tuvo con  quien correr  muy  feliz por las  calles  angostas de  Santa  Ana  Huista.

 

Y el pueblo se llenó de más música.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                              Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:51
Comentarios (0)  | Enviar

EL  BARRILETE

 

El  barrilete  fue elaborado con los colores  más  vivos, más  bellos.

 

-¡Miren!, la gran  cola parece  un  arco iris perdido.  Dichoso  el barrilete,  irá  a jugar con  las nubes blancas  allá  en el cielo -, decían  todos  los  niños, que corrían  en  las  calles  de  Santa Ana  Huista, junto a   Paúl,  quien llevaba atado en su  meñique,  el  hilo  verde con el  que   volaba el  hermoso  barrilete.   

Era el mes de  noviembre. 

¿Por  qué se  eligió  ese  mes  para  volar  barriletes?  Se  preguntarán  ustedes  amiguitos.  Pues  porque  es  el  mes cuando nuestro amigo  Viento  sopla  más fuerte.    

 

Esa  tarde  fue  muy  especial  porque los niños  del  pueblo corrían  por  todas  partes  gritando:  ¡Barrilete  amigo, salúdame  a  Jesús, dile  que le  amamos  mucho!.

 

Cuando  los  niños  gritaban su  alegría,  el  barrilete  se  movía más,   bailaba  de   emoción.  Llegó  hasta  donde  estaban  saltando  las  nubes  juguetonas,  las  cuales  parecían  enormes  montañas  blancas. La alegría era inmensa.

 

Pero de pronto, desapareció.   

 

Los  buenos  niños  no desprendían  sus  miradas tristes del  lugar   de donde   se había  perdido, y  le gritaban  fuertemente: ¡barrilete  amigo, barrilete  amigo,  vuelve  por  favor!.   

 

Unos  gritaban  llorando porque de  pronto desapareció el  barrilete  amigo  que  les  hacía sentirse  felices.     Se  cansaron  de  llamarle  y  no  había  señal  de  él.  Todos  estaban  sentados  en  el suelo  llorando  y  mirando  hacia  el  cielo.  Hasta  el   amigo  Viento  ya  no  quiso  jugar  y  se sentó junto a  ellos  a  sollozar.   

 

 

 

 

 Pasó  un  buen  rato y de pronto, ¡sorpresa!,  las  nubes  se  hicieron a  un  lado  y  el barrilete  bajó  hecho  bala  del  cielo,  todo  lleno de  polvo  de  nubes. 

 El  Viento  saltaba,  gritaba  y  comenzó  a  correr  como  antes,  y  los  niños  tomaron  entre  sus  manos   al  colorido  barrilete  y  siguieron  jugando,  no  sin antes  darle  gracias  a  Jesús,  pues comprendieron  que EL le  ordenó  a  las  nubes  devolver el  barrilete.  




Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                         Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:50
Comentarios (0)  | Enviar

LA  LUNITA  Y  EL  SOL

 

-Hola  amiguitos, ¿quieren que les cuente un cuento de  la  Lunita  y del Sol de  Santa Ana Huista? Pues bien,  presten  mucha  atención.

 

Una  vez, el joven  Sol,  que  por cierto es  muy guapo,  se  encontró    a  la  preciosa señorita  Lunita,  quien es  muy blanquita.

Los dos se  miraron  y sonrieron,  pues hacía mucho  tiempo que  no se veían,  porque  cuando  la Lunita está  despierta,  don  Sol  está  durmiendo,  y cuando don Sol  está  despierto,   la  hermosa Lunita  está  roncando.

Ese  día  que  se  encontraron,  ambos  estaban de  vacaciones.  ¿Saben? Ellos difícilmente  pueden  gozar  de  vacaciones  porque  nadie los  puede  sustituir.  ¿Se  imaginan  que  sería  de la  noche  sin  la  luz  plateada  de  la  Lunita? ¿Qué  harían  ustedes  si  don  Sol  no les  regalara su  calor?  Seguramente  se  congelarían  y  nunca amanecería.

 

Esa  vez  que  se  vieron   en  la  entrada del  gran  palacio de Jesús,   don  Sol  le  saludó:

-Hola bella  Lunita,  ¿cómo  está?

-Muy  bien,  hermoso don  Sol, y a usted, ¿cómo le va?

-Muy alegre porque después de muchos años vuelvo a  verla-,  respondió  el  Sol, haciendo  gala   de  su  pelo  rubio  bien  peinado,  sus  dientes  de  oro  muy limpios,  sus  ojos  alegres  y   brillantes.

-Muchas  gracias  don  Sol.  Lo  mismo  digo  yo.  Estoy  muy  feliz  de  verlo como siempre,   muy  catrín-, dijo ella,  un  poco  sonrojada, a pesar de ser  muy  pálida.

-¿Sabe don Sol? –dijo la Lunita-, quiero  agradecerle por el  calor que me regala, porque  viera,  a veces  hace un frío que ni con  cuatro  ponchos  se  aguanta.

Y don Sol respondió: -Ah, y si usted no me regalara  su  frescura,  ya estaría  yo achicharronado, porque  a  veces  fíjese  usted  que  ni  yo  mismo  me  aguanto,  porque  quemo  mucho.

Después  del  saludo tan cordial, la  hermosa  Lunita  y don  Sol,  entraron al palacio tomados  de  las manos,  donde  los  esperaba Jesús  para  compartir con ellos,  un  exquisito  banquete.

 

Bueno  amiguitos,  tribilín,  tribilín,  este  cuento llegó  a  su  fin.





Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                            Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:49
Comentarios (0)  | Enviar

EL SOL

 

Todos  los  días,   desde muy  temprano,  detrás de  las  montañas  de  Santa Ana Huista  se asoma el sol,  con su  cara de  oro,  sus cabellos alborotados,  sus  miradas  alegres,  sus  sonrisas  amigables,  y  por  supuesto, su  agradable  calor.

 

-¿Saben  amiguitos?  Me  da  mucha risa  porque don Frío  sale  corriendo cuando  ve  que se aparecen los  primeros rayos  de  nuestro  amigo el Sol.

 

Les voy  a contar un secreto,  pero antes, júrenme que  se  lo contarán  a  todo  mundo.

Vieran que,  la verdad  es  que me da  mucha  risa,  este...este..., jajajajaja, me  cuesta hablar cuando me río así.  Bueno,  ahora  sí.  ¿Saben ustedes  cuál  es el  apodo de  don  Sol?  Pues  bien,  su  apodo es  EL  GRINGO HARAGÁN.  Le   dieron  ese  apodo  porque hace  dos  semanas que  está llegando  muy tarde a su  trabajo.  Además,  medio  se  peina;  sólo  bostezar  es.              A    veces  se  queda  dormido y ronca muy fuerte,  y no se  limpia  los  cheles.

Yo  creo  que  no se peina  porque no tiene  peineta.  También  creo que en los  últimos  días  en su casa  no hay agua para bañarse porque tiene un olor a  llanta quemada.  Además,  creo  que se desvela mucho  en los  bailes  porque  viene  muy  tarde a regalarnos  su  rico  calor.

-¿Saben qué?  Cuando  miremos  a  nuestro amigo Sol, preguntémosle  si podemos  ayudarle a  resolver sus  problemas,  porque  de  seguro  tiene muchos,  porque nos  está  fallando.

Bueno  amiguitos,  yo los  dejo  porque debo seguir leyendo mis  libros  y  continuar  haciendo  mis  tareas.  Si  quieren,  me  acompañan y  juntos  aprenderemos muchas  cosas  interesantes y beneficiosas.




Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                         Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:48
Comentarios (0)  | Enviar

LA  LUNITA  SE  CAYÓ

 

 

Fíjense amiguitos míos que  una vez, cuando yo  estaba sentado  en el  parque  del  pueblo contando  las  estrellas  que  rodeaban    a  la Lunita,  sucedió algo tremendo. Cuando iba  en  el  número siete,  la  pobre  se  cayó  y sonó  a  sapo  en  el río,  menos  mal  que cayó  en  el agua,  porque sino, hubiera  quedado como una tortilla:  bien aplastada.

Cuando iba  cayendo, gritaba:

-          ¡Auxilio,  auxilio!-, ayúdenme  amigas  estrellas.

 

Ninguna  de ellas  pudo auxiliarle porque no tenían  permiso para  dejar solo el cielo. De  todas maneras, nadie podía  alejarse  del  cielo  porque, ¿ se imaginan ustedes qué  sería  de  él   sin  las  estrellas  que  alumbran su  camino?  Seguramente tropezaría  y  se  golpearía. 

 

 ¿Se imaginan  ustedes  el cielo  oscuro, totalmente  oscurecido?, ¿qué miedo  verdad?

 

 

Bueno,  sigamos  con  el cuento.

Vieran que  corrí  hacia el río y cuando  llegué, la  pobre  se estaba  ahogando. Glu,  glu, glu,  se oía cuando el  agua  cristalina  pasaba  por su  garganta. Rápido la tomé de la mano y la  puse a salvo. Le di de palmaditas en  la espalda y pudo sacar por  la  boca  el agua que había  tragado;   yo  creo que casi  la  mitad del  agua del  río. ¡Vaya,  hasta   peces había tragado  la pobre!

 

-¿Cómo  te  sientes Lunita?-, le  pregunté  yo, mientras  ella  temblaba de frío.

-Ya me  siento mejor. Gracias  amiguito.  Si no  fuera  por ti, me hubiera ahogado-,  me respondió,  dándome  un beso en la  frente.

-Y, ¿qué pasó? ¿Por qué  te caíste  del  cielo?

-Lo  que pasó  fue que  me  quedé  dormida y me desprendí. Creí que  estaba    roncando en mi cama de nubes-, contestó la  Lunita,  un poco chiveada.

-Ya entiendo-, fue  lo único que dije.

-Anoche,  después de  salir de mi trabajo, en vez de  irme a dormir, me fui con mis amiguitas estrellas a jugar  a los  jardines de Dios; por eso me desvelé  y pasó  lo  que pasó-,  agregó,  dándome  el siguiente  consejo:

“Por eso te recomiendo que aproveches  bien tu  tiempo  y no desobedezcas.

Hay  tiempo  para todo.  Para  estudiar,  para  jugar, para  reír  y para  dormir”.

-Te entiendo.  Gracias  por el  consejo. Te prometo que lo pondré  en práctica -, le respondí.

 

Por  un  momento no hablamos  y miramos al mismo tiempo al cielo,  pues  las  estrellas las llamaban insistentemente.

 

-Bueno  amiguito,  debo  irme a trabajar,  porque  todos  necesitan que el cielo esté  iluminado.  Gracias por  todo,  desde  allá te seguiré  regalando mi luz.

 

La  Lunita  y yo nos  dimos  un  abrazo, y ella  volvió  al  cielo.

Desde  ese entonces,  cuando aparece  junto a las estrellas allá  en el cielo,  me dice alegremente:

-Hola  Brayan.

 

Todas  las  noches yo la miro prendida en el cielo, ofreciéndonos su luz de plata y su alegría.

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                                         Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:47
Comentarios (0)  | Enviar

PAÚL Y  EL  PAJARITO

 

La  tarde estaba anaranjada. El cielo parecía una  enorme cáscara de  naranja bien  madura.

Una  tarde de  abril,  Paúl salió a caminar por  un  momento al  parque,   ya que toda la mañana se la  pasó como siempre: estudiando mucho.

Después de llegar de la escuela,  almorzaba;  luego hacía   las  tareas  y al  concluirles, salía  a  pasear.

 

Bajo   de un árbol  que parecía  una  gran  sombría verde estaba  sentado, viendo  pasar a  la  gente (en  realidad,  contaba cuántas  personas  pasaban,   para  repasar un poco matemáticas).

 

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, etc, etc, etc.,  contaba, cuando de pronto, desde la enorme copa del  árbol se  hizo escuchar  un  canto  triste  de pájaro.   Paúl alzó  sus  miradas.  Era  un zanate el que  cantaba llorando. Movió el pico y la colita   cuando vio que  Rafita le  apreciaba.   Estaba  parado  solo con una  patita,  por lo que Paúl le  preguntó:

-¿Qué  tienes  pajarito?

-Estoy herido de la patita derecha,  por eso canto llorando-, respondió el cantor  moreno.

-Y, ¿qué  te sucedió?

-Un  niño muy  malo me dio  una pedrada  y me la ha roto-, dijo  el pobre pájaro,  llorando y secándose las lágrimas con su  pañuelo  de  hojas.

-Ven,  te  llevaré a casa y te curaré.

-Gracias  por tu  apoyo y por ser un niño que ama a los demás-, agradeció el  zanate, saltando y aterrizando en  la  mano  derecha de Paúl.

 

Paúl, el  niño que ama a los animalitos, llevó  a casa al ave herida y la curó,  junto  a  la abuelita.

 

-Gracias,   la  noche  no tarda en llegar,  por eso debo irme ya.

-¿Irte?-,  preguntó Paúl.

-Sí-,  contestó el pájaro  con su  voz  triste  y sus ojitos  llenos de lágrimas.

-Y,  ¿dónde  vives?

-Ya no tengo nido,  el niño  malo  lo destruyó.

-Pues  no te vayas,  quédate con nosotros, así  estudiamos y jugamos  juntos-, suplicó el  niño,  con  mucha  alegría.

-¿En verdad lo  dices?

-Sí, ¿verdad que sí abuelita?-, preguntó  Paúl a la abuelita  buena que   sentada en su butaca   zurcía unos calcetines.

-Claro, quédate con nosotros. Seremos felices escuchando  tus  hermosos cantos-, aseguró la  abuelita,  con una sonrisa de oreja a oreja.    

-Gracias  por  darme felicidad  y por ofrecerme un hogar-, concluyó  el pajarito  cantor.

 

Desde  ese  entonces,  la familia  de  Paúl  creció y fueron muy felices.  Todos  los  niños de Santa Ana Huista  se  hicieron amiguitos de  Paúl y del pajarito, y  desde  ese  día  trataron  bien a  su semejantes,  especialmente a  los  animalitos.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                                    Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:46
Comentarios (0)  | Enviar

EL  REY TEOCINTE

 

Hace mucho,  pero mucho  tiempo, hubo un rey en Santa Ana Huista llamado Teocinte.  Sus  hazañas eran extraordinarias y su nombre era el más  pronunciado  en todo el reino y más allá...  Todos  le admiraban,  no solo por sus acciones heroicas, sino por su amor hacia los demás.   El estaba siempre al servicio de sus  semejantes,  no importaba quienes fueran. Se decía que tenía poderes  sobrenaturales. Cierto día en que dormía, llegó una enorme serpiente y comenzó a devorar a la gente. Los gritos de angustia y de terror lo despertaron. Abrió la ventana y vio asombrado cómo la enorme serpiente tragaba a sus amigos. En breve se convirtió en un titánico coyote y fue a defender a los suyos. La contienda se puso más difícil cuando la culebra llamó a su ejército de serpientes. Entonces el  rey Teocinte lanzó un canto  extraño y todos los árboles que parecían fabulosos pulpos, comenzaron a llegar en su auxilio y derrotaron a todas las serpientes y a su malvado líder.

 

Desde ese entonces, lo amaron y admiraron más, como así a los árboles.

Y todos fueron felices…

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                               Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:45
Comentarios (0)  | Enviar

LOS NARANJALES  DE HUITZ-TAJ

 

Cuentan  los abuelos santanecos que antes, o sea, cuando Santa Ana Huista conservaba su  primitivo nombre que era Huitz-taj, había una  princesa de belleza indescriptible, la cual moraba en un pequeño rancho de paja que estaba ubicado en medio de los  extensos naranjales del actual pueblo.

 

        Su cabello era rubio: semejante al de la diosa aurora; su mirar era embelesador, su tez frágil, más que las lozanas rosas que crecían  a  la ribera del río Huista, y las palabras que proferían sus labios carmesíes, eran como sinfonías de cenzontles.

 

         Un día, un pasado perdido en el calendario del tiempo,  salió aún siendo muy temprano a recoger las dulces naranjas, cuando  escuchó un canto  de pajarillo, el cual le  dijo:

 

 -Es cruento mi dolor al no poder presentarme como antes era, ¡Oh, linda princesa de los naranjales de Huitz-taj.

-¿Quién me habla?, ¿quién está allí?- preguntó la  hermosa princesa, con voz temerosa.

-Yo soy el ser que se ha enamorado profundamente de ti, desde antaño -, respondió el extraño ser.

-Si no deja que le vea, pronto llamaré a mi padre para que él responda por mí-, sentenció la princesa.

-No es necesario que me lo presente, le conozco desde ya lejanos tiempos-, respondió el ente misterioso.

-Miente usted, ya nadie de sus amigos y familiares existen-, manifestó, ya con más serenidad.

-Su padre es el gran guerreo de la leyenda que me narró mi difunto abuelo-, replicó el joven, con  melodiosa voz.

-Sí, mi padre es uno de los hijos del  fundador de este lugar, y es el último guerrero de la dinastía-, agregó.

-Saldré para presentarme, anhelo que no le aterrorice mi presencia-, dijo la voz masculina.

 

De las trémulas ramas de los dulces y aromáticos naranjos, salió volando un pájaro de verde esmeralda.

Era un pájaro con voz humana, con mirada angelical. Púsose frente a ella, contemplándola, cavilando profundamente.

 

-Pero, ¿quién es usted?-, le interrogó muy confundida la princesa.

-Yo soy un príncipe convertido en un pájaro, soy una profecía cumplida-, respondió.

-¿Cómo puede ser que un príncipe sea convertido en pájaro?, preguntó extasiada la princesa

-Bien, te contaré mi historia-, dijo, ya con completa  confianza-: Hace ya muchos ayeres, cuando tú no existías aún, mi  reino estuvo ubicado en este lugar que ahora está habitado de dulces naranjos; recuerdo que en ese entonces yo contaba con quince noviembres y tan sólo había un  naranjo frondoso que yacía a la vera del río Huitz-taj, cuyo nacimiento también es una leyenda viviente. Yo era inmensamente feliz con mi familia y con todo el reino, hasta que durante una terrible tarde se  presentó el mal representado por una titánica serpiente proveniente del lugar donde se cultiva el tabaco, hoy denominado  El Tabacal. Esa serpiente,  de una crin horrorosa, salió de su cueva, la cual se encontraba en las altas montañas del lugar ya mencionado; vino y comenzó a destruir a diestra y siniestra todo lo que encontraba a su paso; le truncó la vida a los míos y a todo el reino, menos a mí. Antes de que la  serpiente me devorara, una viejecita de albos cabellos se apareció como si hubiese salido de un cuento, dijo que me convertiría en un cantor pájaro para poder salvarme de las garras malvadas de reptil, y me llevó a su morada; recibí de ella el calor de una madre, pero desde hace siete años vivo en completa soledad porque ella ya partió al lejano oriente, y jamás regresará. Antes de que partiera a ese viaje sin retorno me bendijo y me declaró que yo jamás iba a recobrar mi aspecto humano por mi bien.                                                                                                                            Un día, recuerdo, le pregunté que qué haría  si llegara a enamorarme de una mujer,  y ella me respondió:

 

-Si de  quien  te enamoraras te amara con amor verdadero y aceptara convertirse en una linda tortolita, sí valdría la pena.

 

Después que el pájaro extraño contó la  profecía,  los  dos hicieron  un largo  mutismo.

 

-Ah...ya comprendo, y...dime, ¿cuál es tu verdadero nombre?-, preguntó muy entusiasmada.

-Soy el príncipe  Viento, pero ahora tan sólo soy un pájaro.

-Ah...eres tú el príncipe que tanto quise conocer, pues mi abuela me hablaba de un príncipe con ese nombre.

-Desierto te digo que mi verdadero nombre se perdió en el tiempo. Me dieron este sobrenombre porque yo era un ágil cazador: corría  velozmente  como  el viento y rápidamente traía mi presa.

-Y... ¿desde cuándo me vienes a observar sin proferir  una sola palabra?-, preguntó  ella.

-Desde que ustedes llegaron a este lugar donde enterrado quedó mi ombligo.

-¿Sabes? ya no me siento tan sola como antes-, expresó la princesa, con inefable sonrisa.

-Yo también estoy preñado de alegría  inmensa, porque desde hace tanto tiempo que he  anhelado verte de frente, oír tu melodiosa voz,  y apreciarte así-,  se confesó con dos lágrimas que corrían por sus pequeñas mejillas.

-¿Sabes? yo me iría contigo hasta el confín de la tierra con tal de ya no estar sola-, dijo ella, llorando también.

-Yo te amo desde pretéritos tiempos y si tú me amas con ese amor profundo que anhelo,  te convertirás en una tortolita de extraordinaria  belleza-, dijo  el pájaro.

-Estoy dispuesta a convertirme en lo que sea, con tal de estar siempre a tu lado-, expresó ella, con completa sinceridad

 

En ese preciso momento, ni un segundo más, ni un segundo menos, ella, la princesa de los naranjales de Huitz-taj, se convirtió en una tortolita y emprendieron el viaje a la morada del pájaro, a su palacio de paz profunda.

 

Los  reyes,  al ver que no regresaba de recoger las naranjas, enviaron a uno de sus vasallos por ella; sin embargo, este la buscó  y no la encontró.

Los padres ya sabían que un día esto sucedería, solo que  secretamente, así que, no se empeñaron en buscarla más porque sabían que esa profecía debía  cumplirse.

Entonces, decidieron dejar el reino y emigraron  hacia el norte, dejando los naranjos.

 

El tiempo transcurrió y se perdió como lo hacen las aguas en la mar.

Los naranjos comenzaron a marchitarse porque ya no contaban como la belleza de la princesa los mantenía frondosos; eran fértiles cuando ella estaba, pero desde que partió comenzaron a agonizar, y hoy en día, tan sólo quedaron pocos de ellos.

Cuentan que todavía se aprecian los raudos vuelos en los cielos traslúcidos  de Santa Ana Huista de  un pájaro de verde esmeralda y de una canora tortolita.



Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                                          Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993



Publicado por hameh0017 @ 12:44
Comentarios (0)  | Enviar

LOS MISTERIOSOS  ANIMALES

 

 Juan de Dios salía por las noches estrelladas a caminar por las callejuelas solitarias de Santa Ana Huista, después de haber concluido las tareas de la escuelita.     La luz tenue hacía que el pueblo fuese más apacible.

Lo que más le agradaba, era apreciar aquella enorme cantidad de animales que por las noches se asomaban  en las montañas que rodeaban al pueblo, el cual estaba adormecido en un extenso valle.

El pueblo, pues, estaba cercado por verdes y titánicas  montañas.

 

-Si yo me animara a ir donde ellos están, les preguntaría por qué  solo de noche se asoman  a  observarnos- decía en silencio, mirando fijamente los misteriosos animales, en los cuales sobresalían los elefantes, jirafas, leones, monos, y muchos más.

Cuando aún tenía clavada la mirada en ellos,  aparecía la enorme y pálida luna, allá detrás de las montañas donde duerme la aldea de Monajil; entonces, los misteriosos animales desaparecían como si huyesen de ella,  y tan solo quedaban de pie, enormes árboles. 

 

Precisamente, eran los árboles los que con sus sombras formaban esos misteriosos animales,  aunque Juan de Dios,  jamás lo descubrió.

 

 

Fuente: Cuentos infantiles de Santa Ana Huista.                                                                                                                        Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 1993


Publicado por hameh0017 @ 12:42
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 25 de abril de 2013

Los Huista ¿un reino?

 

FUENTE: Historia de Santa Ana Huista. Elder Exvedi Morales Mérida. 1997

 

De acuerdo con los datos que aporta don Joseph Domingo Hidalgo y que publicara en 1798, podemos colegir  que los Huista fueron un reino, y que la conquista del mismo se llevó  a cabo en el año de 1,523… “Don  Joseph Domingo Hidalgo  quien desempeñó el puesto de subdelegado de Tierras del Corregimiento de Totonicapán y Huehuetenango publicó en 1798: “En los  años inmediatos de mil setecientos noventa y cinco y noventa y seis, los pueblos continentes con los despoblados de Ixtatán, Santa Eulalia, Acatán y Coatán; en el de Jacaltenango, los Guista…se infestaron del terrible contagio de casviruelas, peste devastadora y causa principal de que en éste reino, en doscientos setenta y cinco años que lleva de conquistado, no haya tenido el debido incremento de propagación…a esfuerzos del muy ilustre señor presidente, Capitán General del Reino, don José Domás y Valle, se aisló el contagio, se estableció la inoculación y se sofocó  la peste en medio de su mayor ardor…?


Publicado por hameh0017 @ 10:59
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 24 de abril de 2013

 

 

 

 

¿POR QUÉ SE DIEZMÓ LA POBLACIÓN INDÍGENA EN SANTA ANA HUISTA?

 

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

La palabra indígena, como lo acepta el idioma castellano, designa al habitante original de un lugar, en este caso, de Santa  Ana Huista.

 Según el Diccionario Geográfico de Guatemala: “Los indígenas pertenecen unos a la tribu jacalteca y otras parte a las vecinas razas chiapanecas, que en tiempo pasado han emigrado al departamento. Tanto la viruela como   enfermedades epidémicas diezmaron la población”.

El fenómeno de  ladinización se debió a inmigraciones de familias de diferentes lugares, tanto de Guatemala como de México. Como consecuencia de esta manifestación, la cultura autóctona de Santa Ana Huista desapareció casi en su totalidad.   Se dio un mestizaje desde muy temprano.

Pero, ¿por qué redujo  muy temprano la población indígena? ¿Nuestros  ancestros?  Por causa del fenómeno de ladinización, como ya lo mencioné.  Algunos indígenas emigraron a Chiapas, México; otros se fueron “ladinizando" y por ende, olvidando sus tradiciones y costumbres, y fueron adoptando la forma de vida de los ladinos.

A partir del choque cultural que representa la conquista, aparece el mestizaje entre la cultura hispana e indígena, así como el sincretismo religioso, producto de la  aculturación que ocurrió dentro de ese proceso.

El cronista  Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán, en su “Recordación Florida” (1690), señala que la gran diferencia de población entre 1549  y 1670 (época en que Fuentes y Guzmán vivió en Huehuetenango)  se explica que ésta se pudo  haber dado por las grandes epidemias que azotaron  la región  de los Cuchumatanes, las que provocaron  que entre  1520 y 1680, la población se redujera…”

Además, refiere Joseph Domingo Hidalgo   que entre 1795 y 1796, Jacaltenango y las zonas vecinas fueron azotadas por una epidemia de viruela, la cual se pudo detener gracias a la introducción del sistema de inoculación.

 Se sabe que  a mediados de 1880, hubo otra peste. A decir verdad, siempre ha habido oleadas que  han dejado muerte y secuelas en el territorio santaneco.  Las epidemias pues,  mermaron gran parte de los primeros habitantes.

Desde 1880 a 1942, el pueblo fue azotado por plagas de insectos ortópteros,  conocidos como “Chapulín” que afectó las siembras de milpa y frijol; esto, de julio a septiembre, de manera que había escasez de granos básicos.

Don Joseph Domingo Hidalgo quien desempeñó el puesto de subdelegado de Tierras  del Corregimiento de Totonicapán y Huehuetenango publicó en 1798: “En los años inmediatos de mil setecientos noventa y cinco y noventa y seis, los pueblos continentes con los despoblados de Ixtatán, Santa Eulalia, Acatán y Coatán; en el de Jacaltenango, los Güistas…se infestaron del terrible contagio de casviruelas, peste devastadora…”  

 

En el título No. 1 de Santa Ana Huista,   páginas 20 y 21,  se menciona que la viruela diezmó a la población; en ese mismo título, pág. 23, dice textualmente: "Santa Ana ha sufrido calamidades y miserias a consecuencia de la langosta y de la peste de viruela".

Cuando la peste azotaba a la población, llevaban a los enfermos a que fueran a morir al  "Hospitalito", lugar ubicado al norte del río Huista, muy cercano  al  paraje "Plan de Las Viudas"  camino a la aldea Pumul; en la sierra de Los Cuchumatanes.

 Actualmente (1996), vive muy cerca del citado lugar la señora   Francisca Lucas, de origen indígena. Por cierto, su hija, la señora Santos, es una de las más conocidas curanderas del pueblo.

Entonces, pues,  la viruela y las enfermedades epidémicas diezmaron en tiempos pasados la población indígena santaneca.

A continuación, otras referencias: “La viruela y las enfermedades epidémicas diezmaron en tiempos pasados la población, y el arreglo de los límites de 1884 dejó al otro lado de la frontera varios lugares poblados que anteriormente le pertenecía”.

(Fuente: Recinos, Adrián, Monografía de Huehuetenango, Guatemala 1954, pág.337)

 “Hacia mediados del siglo XX, con los programas de colonización, se establecieron nuevas poblaciones ladinas, mames e ixiles”. (Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Pág. 21)

“Tanto la viruela como enfermedades epidémicas diezmaron la población…”

(Fuente: Diccionario Geográfico de Guatemala)

 

“La conquista a comienzos del siglo XVI y la colonización española prolongada durante tres siglos, provocaron violentas transformaciones en la organización social, económica y cultural de la población original de Guatemala. El primer efecto, resultante en buena parte de enfermedades transmitidas por los españoles, fue una disminución de la población indígena”, (Hidalgo, Juan de Dios)

 

“…los liberales replantearon e intensificaron la explotación económica por medio de leyes que favorecían el trabajo forzado y gratuito, como la creación    de los mandamientos  (1876), las habilitaciones y la legislación contra la vagancia y los despojos de tierras. También recurrieron a la opresión cultural cuando obligaron a muchos mayas a cambiarse de nombres y apellidos por efecto de un decreto” (CENTRO DE INVESTIGACION Y DESARROLLO –CIDI-)

“Aquí en Huista, muchos todosanteros ya no usan sus apellidos autóctonos, sino apellidos ladinos”, (Entrevista: Filomeno Hernández Domínguez. 1994)

“Por el año  de 1918 se desarrolló una epidemia en este municipio y muchos del departamento que los médicos dieron a conocer como gripe o influenza, pero que cobró numerosas muertes. Empleaban para combatir esa penosa enfermedad medicinas locales y naturales que se obtenían en los bosques de la localidad de clima cálido. Los plantas que proporcionaron su corteza fueron el “árbol de Quina”, “Cascarío”, “Limón” (su fruto) y verbena”. La gripe causó tantas víctimas que las autoridades locales ordenaron servicio de cuarentena con el fin de preservar al pueblo del contagio, y como medio de seguridad, dispusieron la construcción de un rancho de techo de paja y bajareque donde eran llevados los enfermos graves para los últimos momentos de vida y trasladarlos al cementerio donde en algunos ocasiones se hacían entierros de tres o más cadáveres; ocurrieron casos en que muchas habitaciones quedaban sin habitantes. El equipo local se encargaba de cerrar y desinfectar con creolina  y naftalina. Más tarde se decía que la “peste” se denominó “la españolita”, la cual diezmó un treinta por ciento de sus habitantes”,  (Entrevista: Filomeno Hernández Domínguez. 1994)

 

 “A estas causas de muerte se sumó algo aún más devastador: las nuevas enfermedades traídas por los conquistadores,  para las que la población indígena carecía de inmunidad. Todo ello diezmó a la población en unos pocos años, hasta reducirla prácticamente a un 50%”

(Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Página 80)

“El camino sirvió también como fuente de dispersión de plagas y enfermedades que asolaron  a las poblaciones indígenas. En los siglos XVI y XVII, plagas y enfermedades a las que no estaban acostumbrados asolaron a las poblaciones nativas, reduciéndolas en algunas partes  a menos de un tercio de la población original. En las primeras décadas del Siglo XVII, los pueblos que se encontraban junto al Camino Real que seguía  el cause del río Grijalva –entonces conocido como el “Río Grande de Chiapas”- fueron diezmados al punto que muchos quedaron  completamente deshabitados y comunidades enteras desaparecieron. Fray Francisco Ximenez se refiere a las plagas y abandono de los pueblos  por los supervivientes. Desde entonces quedó una reducida población en Aquespala, en las tierras que se denominaron “el despoblado de Chiapas” que llegaba cerca de Comitán…”.     

(Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Página 104)

 

El Camino Real-continúa Tejada Bouscayrol. Página 96-, atravesaba el Partido de Huehuetenango por los pueblos de Santa Ana Huista, San Antonio Huista y Petatán, en el Curato de Jacaltenango, luego seguía por la Parroquia de Chiantla que empezaba en el pueblo de San Martín Cuchumatán; sobre el camino seguía Todos Santos y en la cumbre, antes de bajar a Chiantla se encontraba la hacienda de Chancol, que servía como descanso…

 

Y prosigue Tejada Bouscayrol. Página 100: “El Camino Real era un camino de herradura, con pocas áreas lo suficientemente planas para permitir el paso de carretas tiradas por bueyes. En la mayor parte del camino, la  carga se transportaba a lomo de mula o por cargadores humanos. Los indígenas fueron empleados  para transportar carga por los encomenderos, hacendados y funcionarios españoles.

 

“Cuando volvió a desatarse una plaga de viruela a finales del Siglo XVII, las autoridades lograron detenerla, introduciendo las primeras vacunas en el Reino de Guatemala. Según Joseph Domingo Hidalgo (V. 1º, Gaceta de Guatemala  23. 7.1798), refiriéndose a los pueblos            Huistas y Jacaltenango: “en 1795 y 1796 los pueblos de este territorio se habían infestado del  contagio de la viruela, pero que gracias a los esfuerzos del Presidente (de la Real Audiencia y Capitán General) don José Domás y Valle se aisló  el contagio, se entabló la inoculación y se sofocó la peste en medio de su mayor ardor, con grata admiración de los indios, con inesperada redención del reino”. Estos esfuerzos son parte de las nuevas corrientes de “la Ilustración” que habían permitido avances en las ciencia naturales y la medicina, incluyendo la inoculación contra la viruela”.     (Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Página 106)

 

Y otra referencia a los indígenas: “Los naturales se dedican  exclusivamente al cultivo de la tierra y crianza de ganado. No tiene correo establecido con regularidad y existen dos escuelas, una para hombres y otra para mujeres.       (Conforme publicado al haberse conocido el Censo practicado el 31 octubre 1880)”   (FUENTE: Diccionario Geográfico de Guatemala)

 

Las epidemias provocaron el fallecimiento de indígenas; viruelas y sarampión, fueron las más temibles.

Los indígenas fueron paulatinamente despojándose de sus raíces, idioma y trajes. Actualmente, muchos  se identifican como ladinos.

“… no han sido pocos los gobiernos que han querido arrancar de raíz su acervo cultural, como les arrebataron a fuerza de represión las tierras comunales para obligarlos a vender su fuerza de trabajo”, (Hidalgo, Juan de Dios)

 

Para no extenderme más, puede consultarse mi obra “Huista: un viaje a través del tiempo”. Morales Mérida, Elder Exvedi. 2000


Publicado por hameh0017 @ 9:59
Comentarios (0)  | Enviar

 

 

 

 

 

 

EL SOBRENOMBRE DE “COYOTE”

 

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

“Era la mañana del Viernes Santo de 1905.

El astro rey despilfarraba sus rayos abrasadores.

A primeras horas de la mañana, los romeristas se acercaban de rodillas a venerar   la imagen de Jesús Nazareno.

A las siete de la mañana,  Mateo Vicente y Zacarías, trabajadores de tío Chema, descubrieron el cadáver de una res, e inmediatamente dieron aviso a su patrón.

Después de un buen rato, solicitaron les diera el cuero en calidad de regalo, y tío Chema accedió gustoso.

-No tengan pena muchá, agárrense la vaca-, respondió, esbozando una sonrisa enigmática.

 

De inmediato, tomaron cuchillos y empezaron a desnudar la res, asesinada por el mango verde…

Cinco tonecos que iban de rodillas a reverenciar la imagen milagrosa y legendaria de Jesús Nazareno, se percataron de lo sucedido con la vaca, Mateo Vicente y Zacarías.

 

-¡Qué brutos! Cómo van a comer carne en este día santo-, exclamaron,  y enseguida se santiguaron.

 

Y la toneca Jacinta López, agregó: ¡Parecen coyotes!

 

Desde ese instante,  cada santaneco fue bautizado con el apodo  de “Coyote”. 

(Fragmento. Ver más en Huista: un viaje a través del tiempo. Morales Mérida, Elder Exvedi. 2000)

 

En la actualidad (noviembre de 1994), muchos jóvenes dicen con orgullo ser “coyotes”, al referirse al apodo dado a todo santaneco.

J �


Publicado por hameh0017 @ 9:57
Comentarios (0)  | Enviar

EL TÉRMINO HUISTA

 

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

 

El término Huista tiene al menos dos posibles orígenes; del náhuatl Huistlán (Huistán o Hutiztlán), que significa "paraje espinoso" y del vocablo popotli (Popti`) o jakalteko de Huista, cuya toponimia es; huitz: cerro, loma y taj: pino u ocote, es decir "Cerro de pinos", “Loma de Pinos” o “Lugar de Pinos”,  gracias al aspecto de la Sierra de los Cuchumatanes que circundaba al primitivo poblado de Santa Ana Huista. Yo, en lo personal, considero que la segunda es la acertada. 

El término huista se deriva del popti’ o jacalteco “wixhtaj”, que significa mi hermano o hermanos, en este caso significa pueblos hermanos, afirma la señora Olimpia Taracena Rojas.  Pero su nombre original es Huitz-taj. (Entrevista: 17/12/1996)

 

El término ha sido alterado, corrompido, en resumen, ha sufrido deformaciones sustanciales, como sucedió con  Guatemala   y Huehuetenango (Gueguetenango,  fray Antonio de Remesal en la segunda década del siglo XVII), por citar dos ejemplos.

 

Algunos afirman que su estructura toponímica  procede de la lengua indígena Popti´ (jakalteka), el cual es Wuixtaj,  y cuyo significado es “hermanos”.

 

 “Wuxhtaj, ‘mi hermano’ (término de parentesco para hermanos y primos) a otro del mismo apellido“, (Casaverde, Juvenal.  2003. ESTRUCTURA SOCIAL Y POLITICA JAKALTEKA)   

 

Este término tuvo una transformación fonética. Por la dificultad de su pronunciación lo “ladinizaron". Los  castellanos optaron por la composición más cercana. Wuixtaj es un idiolecto, porque  se escribía diferente.

 

“…con el correr del tiempo se ha castellanizado  deviniendo en Huista”, (José Balbino Camposeco)

 

“Algunos estudiosos – sigue Camposeco - o etimologistas locales aducen que el término WUXHTAJ, que significa Hermano. Wuxhtaj es el término utilizado para referirse entre sí los descendientes  de un mismo tronco familiar, en lenguaje jacalteco. Sin embargo, otros más sostienen que  Huista es solamente el actual pueblo de Santa Ana, pues así (Huista) se le conoció durante la época colonial”.

 

El vocablo “Huista” quedó pues como apellido de “Santa Ana”.

En algunas fuentes escritas  se dice que los invasores cambiaron o deformaron geonomías, tanto los españoles como los guerreros indígenas mexicanos que los acompañaban.

Antonio de Fuentes y Guzmán, en su Recordación Florida, menciona el término “Güista”, que quiere decir según él, tierra flaca, de “gust”, que es flaco y “tlalli”,  tierra.  Fuentes y Guzmán comete un error al afirmar que este es su significado, por las aseveraciones que adelante se hacen.

 

En el Diccionario Geográfico de Guatemala, aparece la siguiente información que dice literalmente: “Pueda que la etimología sean voces náhuatl, apócope de Huistán o Hutiztlán, paraje espinoso, o lugar de espinas, de tlan: terminación que indica sitio y paraje y huitztli: “espina”.

A mi juicio, esta afirmación  no es correcta, puesto que en la vegetación santaneca no son muy comunes los parajes o lugares espinosos.

 

El intelectual guatemalteco, Jorge Luis Arriola, señala que el Diccionario Geográfico de Guatemala contiene numerosas voces estudiadas etimológicamente; en la cual hallamos  errores de interpretación, por falta de cuidadoso análisis del material. Asimismo, afirma que ha sido la fuente  utilizada para la ubicación de los lugares  registrados.

Algunos -dice -, aparecen modificados por él (el Diccionario Geográfico), como se hace ver, por error en la anotación, por desconocimiento de su verdadera estructura, o por dificultades en la pronunciación; todo lo cual ha originado no pocas alteraciones”.

 

A continuación, cito textualmente a Jorge Luis Arriola, quien nos habla acerca de  geonimia y toponimia, pues tiene estrecha relación con el  vocablo “Huista”,  el cual nos servirá para comprender mejor a qué se debió su deformación:  “El genio mismo de la lengua y el uso que el hombre hace de ella, según tendencias dominantes en cada época, inciden en la formación de topónimos, modificándolos,  generalmente por supresión de letras, o sílabas; en algunos casos, pocos por cierto, agregándolas al principio, en medio,  o al  final de la palabra. En síntesis,  introduciendo alteraciones  que hacen  difícil, si no imposible, muchas veces, el trabajo del etimólogo.  La corruptela, muy frecuente, es barrera que detiene la interpretación, o la desvía. No han faltado infortunadamente  hábiles “etimólogos” en el hacer y deshacer topónimos, sin  respeto alguno a la técnica interpretativa  ni al conocimiento  de la naturaleza de sus elementos constitutivos. La vida asaz dura de los indígenas de la época prehispánica; sus continuas  guerras; los períodos amargos de hambruna, que  debieron afrontar con técnicas rudimentarias, incidieron  indudablemente  en el asentamiento de poblaciones y en la formación de poblados, los cuales recibían nombres en  estrecha relación con las características dominantes  de los lugares donde  surgían.  La indagación etimológica da fe de ello, pues en casi todos los topónimos hallamos la nota de mayor colorido. Son vocablos vivos y eufónicos en su mayor parte.  Interesa, pues, seguir su evolución en el tiempo, sus alteraciones o corruptelas, y ver cómo han  conservado algunos su forma original, no obstante las deformaciones a que siempre se hallan expuestos, cuando se ignora su verdadero origen.  Haciendo abstracción de las geonimias de origen mexicano, muy numerosas por cierto en nuestro país, y buscando las que proceden de propias fuentes, es decir,  que tiene sus raíces en  nuestras lenguas autóctonas, podremos anotar que dominan las de origen quiché, cakchiquel, y kekchí; luego las del mam y sus formas  subdialectales.  El de que los indígenas  acompañantes de los conquistadores dieron fe de su paso por nuestras tierras, bautizando sitios con nombres nahuas. Nada más falso.  En más de una ocasión he probado la ligereza de tal juicio. Fuentes y Guzmán, a lo que parece,  es uno de los autores del aserto, aceptado por algunos  historiadores sin mayor  conocimiento  de la geografía de la región  donde se produjeron  los hechos que registra la historia nacional...etc.

...aún subsisten las lagunas que han limitado  el conocimiento.

Volviendo a la opinión basada en lo dicho por Fuentes y Guzmán acerca de la procedencia  de las toponimias  mexicanas  en Guatemala, sería muy fácil refutarla con los siguientes argumentos: a) Las líneas toponímicas nahuas en el país muestran  con toda  evidencia  que hay numerosos sitios, a lo largo de las mismas  a donde no llegaron los conquistadores  ni sus acompañantes,  a los que se pretende otorgar la paternidad de numerosas  geonimias  de origen mexicano.  Citemos a la ligera algunos ejemplos, a guisa de ilustración: Amatepeque, Ayucinapa, Papalhuapa,  en el departamento de Jutiapa; Azacualpa, Cacahuatepeque, en el de Chiquimula; Teculután, en Zacapa; Alzatate, en Jalapa, y numerosos más, que corresponden  a poblados, o accidentes geográficos,  seguramente no conocidos  por los españoles  ni por sus colaboradores en el primer período  de su lucha de conquista.  Podríamos agregar otros, de lugares muy alejados del itinerario  de Alvarado y sus huestes; empero,  creemos que los anteriores son suficientes  para probar cómo un error histórico se generalizó  y fue aceptado por investigadores  contemporáneos de prestigio; D. Adrián Recinos, entre ellos,  que lo da por cierto  en más de  una nota de su traducción del Popol Vuh.  b) Históricamente puede refutarse  también dicha afirmación,  acudiendo a los dos únicos documentos  que se conservan, escritos  de la mano de D. Pedro de Alvarado,  sus Cartas de Relación al conquistador de Nueva España, D. Hernán Cortés...etc.  Es ya  indiscutible que los españoles hallaron en Guatemala y en los territorios situados al sur  toponímicos nahuas, que modificaron por dificultades de pronunciación.   Aun los nombres geográficos  de origen  aparentemente español, como Cuernavaca, Orizaba, Oaxaca y Guatemala, son  genuinamente aztecas, pero en boca de los españoles cambiaron de forma hasta perder  su carácter  original: así Cuernavaca se llamó Cuauhnáhuac (en los linderos  de la selva). Orizaba fue antaño Ahuilizapan (junto al agua del placer); Oaxaca, Huaxyácac (cerca del lugar de las acacias); y Guatemala, Cuauhtemallan (entre montones de madera). Ni los mismos conquistadores  pudieron sustraerse al influjo de la aztequización.  Exagerando un tanto la nota en tal sentido, el abate Brasseur de  Bourbourg dice en sus  Cartas para servir de introducción  a la historia primitiva de las Naciones Civilizadas de la América Septentrional, que en América Central,  como pudo observarlo,  los nombres de lugares, plantas, animales, etcétera,  pertenecen en gran parte  a la lengua mexicana.  “Dichos nombres, a menudo imitativos, se aplican admirablemente a todo lo que designan,  expresando sus diversas  propiedades.  Muchos de ellos sólo han  sido españolizados. La obra del sabio Hernández, médico  de Felipe II, resumida por  Recchi y por el jesuita Nieremberg,  viene en apoyo de esta aseveración.  Por ello es inaceptable la que atribuye a los soldados mexicanos que acompañaban a Alvarado tal hecho. El náhuatl, era sin duda alguna, una lengua antigua en América Central afirma categórico.  c) Se ha aceptado asimismo, y  en la actualidad lo comprueban las investigaciones  arqueológicas,  que hacia el siglo  X  se produjeron  renovadoras migraciones mexicanas,  que dieron también  origen  a topónimos al sur del istmo centroamericano,  donde pueden encontrarse fácilmente.  Guatemala se halla en este aspecto  inmersa en lo nahua.

...conviene  referirse a la estructura de algunos topónimos precedentes de las lenguas indígenas guatemaltecas y de la española, que han sido completamente  deformados;  unos por los ladinos y otros por los propios indígenas,  cuyas etimologías resultan casi imposible establecer”. (EL LIBRO DE LAS GEONIMIAS DE GUATEMALA. Arriola, Jorge Luis. 1968.)

 

Pero el término  “Wuixtaj” se les dio a otros pueblos. En 1836, al distribuirse los pueblos del Estado de Guatemala, para la administración de justicia por el sistema de jurados, aparece San Antonio como “Guista”, y lo cual sucedió  también con otros pueblos cuyos habitantes hablaban la misma lengua (popti&rsquoGui?o.

 

“Los funcionarios coloniales escribían los términos o vocablos nativos  como mejor les parecía. De esta cuenta, dicho término era escrito así: Vuistla, Guistla o Guista”, (José Balbino Camposeco)

 

En los títulos de Santa Ana Huista también se puede leer Güista.

 

En el siglo XVI, específicamente en 1586, Fray Alonso Ponce  había deformado  el vocablo a “Vitztlán”.

 

En 1690, Fuentes y Guzmán, que había sido Corregidor,  relata en su visita al “pueblo de Güistla,” que hay desde Petatlán, “alguna cosa más de cinco leguas y…” Y que “su vecindad llega al número de doscientos ochenta tributarios y de mil ciento veinte habitantes”.

 

En 1770, el Arzobispo Cortés y Larraz  y en  1798 Joseph Domingo Hidalgo, ya lo nombran “Santa Ana Güista”, apareciendo también en 1806  en el Estado de Curatos del Arzobispado de Guatemala, en la Alcaldía Mayor de Totonicapán.

 

En conclusión: el término procede del vocablo popotli (Popti`) o jakalteko de Huista, cuya toponimia es; huitz: cerro, loma y taj: pino u ocote, es decir "Cerro de pinos", “Loma de Pinos” o “Lugar de Pinos”.

 


Publicado por hameh0017 @ 9:56
Comentarios (0)  | Enviar

EL PRIMER PUEBLO LLAMADO HUISTA…

 

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

El primer pueblo llamado Huista, fue Santa Ana Huista, y hay suficientes pruebas de ello. Una de las tantas fuentes que lo confirman y que es, por cierto,   una de las referencias más antiguas del siglo XVI, es la del Comisario franciscano fray Alonso Ponce, de 1586, cuando por Los Cuchumatanes regresó de Guatemala a México: “Miércoles tres de septiembre salió de Petatlán como una hora antes que amaneciese, porque por lo mucho que llovió aquella noche no pudo madrugar más,  y pasados seis arroyos y un río y bajada una cuesta muy larga y empinada y andadas tres leguas, llegó a un pueblo bonito llamado Vitztlán, de los mesmos indios mames y de la mesma visita de mercedarios y el  último de los del obispado de Guatemala. Fue recibido el padre  Comisario en aquel pueblo con mucha devoción, y hiciéronle los indios mucha caridad; detúvose allí como una hora” 

 

Examinemos  que  fray Alonso Ponce dice que: “…llegó a un pueblo bonito llamado Vitztlán…”

 

“El primer pueblo al que los españoles llamaron “Güista”, fue Santa Ana, que es uno de los pueblos más antiguos de la región. En la época colonial fue “un paso inexcusable para México”, como lo describen Fuentes y Guzmán en su Recordación Florida y don Joseph Domingo Hidalgo anotó en 1798, que “es el último pueblo del camino real en esta provincia”.  (Fuente: “Conociendo Nuestras Raíces. Morales Mérida, Elder Exvedi. 1994)

 

 Mario Tejada Bouscayrol,  agrega: “Huehuetenango ha sido siempre un lugar de paso, por lo que no es de extrañar que durante el régimen colonial transitara por allí el Camino Real de los Altos, que comunicaba a Guatemala y México. Por los caminos reales transportaban las mercancías que iban y venían, se enviaban los correos reales con cédulas y  ordenanzas para el gobierno de los reinos de “Indias”, viajaban funcionarios, clérigos, fuerzas militares, y cura que se  dirigiese a algún centro urbano de la Nueva España.

El Camino Real atravesaba  el Partido de Huehuetenango por los pueblos  de Santa Ana Huista, San Antonio Huista y Petatán, en el Curato de Jacaltenango, luego seguía por la  Parroquia de Chiantla…”. 

(Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Páginas 95 y 96)

 

“En tiempos coloniales y todavía a inicios del siglo XX era paso obligado cuando las personas se desplazaban hacia el territorio mexicano por la Sierra de los Cuchumatanes, ejemplo de ello es la mención que hace John Lloyd Stephens en su libro "Incidentes de viaje en América Central, Chiapas y Yucatán" y que pasó por dicho pueblo en 1839.

El viejo camino que transitaron por siglos, todos aquellos viajeros que iban de la  antañona  Guatemala hacia la Ciudad Real de Chiapas.  Ineludiblemente  tenían que pasar por Huehuetenango, Chiantla, Todos Santos Cuchumatán, San Martín Cuchumatán, Petatán, San Antonio y, por supuesto,  Santa Ana Huista. Asimismo, Aquespala, Comitàn, etc., y viceversa.

Uno de los más famosos  viajeros fue Stephens quien, en una de sus narraciones dice que fueron no menos de veintinueve puentes hechos con grandes troncos, lo que habría cruzado. 

 

“El viajero norteamericano, John L. Stephens, autor del libro Incidentes de viaje en Centro América y Yucatán, también pasó por Santa Ana Huista allá por 1839.  El y sus acompañantes de dirigían   de Chiantla hacia Comitán. Pasaron a San Antonio donde pernoctaron. Llevaban pistolas y una escopeta cuache de Pawling. Iba también con ellos un fiel arriero, con Santiago y con Juan. Gobernaba en ese entonces Rafael Carrera y había guerra en Guatemala”.

(Fuente: “Conociendo Nuestras Raíces. Morales Mérida, Elder Exvedi. 1994)

 

Los pueblos de la región Huista fueron mucho más conocidos que tantos otros, pues esta zona forma parte de la historia ya que fue camino obligatorio para todos aquellos viajeros que de Guatemala se dirigían hacia México o lugares intermedios y viceversa.

Una de las tantas fuentes que confirman lo dicho anteriormente la encontramos en el libro Relación Geográfica del Partido de Huehuetenango, de Joseph de Olavarrieta.  

 

Fuentes y Guzmán, en su Recordación Florida, en 1690, lo nombra de esa manera: “…al pueblo de Guistla” que hay desde Petatlán, alguna cosa más de cinco leguas...”

 

Citando siempre a José Antonio López Martínez: “El primer pueblo al que los españoles llamaron “Guista”, fue Santa Ana, que es uno de los pueblos más antiguos de la región”. 

 

Asimismo, otros sostienen que Huista es solamente el actual pueblo de Santa Ana, pues así (Huista) se le conoció durante la época colonial, (José Balbino Camposeco, Asociación Jacalteca “Niman Conhob” junio 1991).

 

Y la pregunta ineluctable es, ¿y los demás pueblos que ostentan en su nombre ese “apellido”?

 

El  aludido autor (José Balbino Camposeco), expone al respecto: “Más recientemente se encuentran documentos en donde dichos nombres  de pueblos son seguidos  de una H, letra que ha sido interpretada como abreviatura de Huista o Huehuetenango, para diferenciarlos de otros pueblos ubicados en diversos departamentos  y que llevan tales nombres”.

 

Yo, en lo personal, considero que la H es para diferenciarlos de otros pueblos, como lo expone José Balbino Camposeco, basado en algunas referencias históricas.

 

La señora María Dolores Hernández de Hernández,  quien nació el 8 de abril de 1927 y falleció el 27 de abril de 2001,  en una entrevista realizada el 15 de diciembre del 2000, testificó: “Este es el primer pueblo llamado Huista. Por eso, mucha gente todavía dice Huista, en vez de Santa Ana. Mi mamá Sabina así le ha llamado desde que yo era güira, y así lo llaman todos”. (Entrevista: señora María Dolores Hernández de Hernández. 15 de diciembre del 2000)

                                        

La tradición oral lo corrobora…

 

En la actualidad  (noviembre de 2001), la gente aún nombra Huista a Santa Ana:

-¿Adónde fuiste?

-A Huista.

-¿A dónde vas?

-A Huista.

-¿De dónde sos?

 

-De Huista.

Casi toda la gente de Lop, Agua Zarca, Pumul, Buena Vista, entre otras comunidades, aún la nombran solamente como “Huista”.

 

 

an


Publicado por hameh0017 @ 9:53
Comentarios (0)  | Enviar

NOMBRE DEL PUEBLO

 

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

 “Nuestro pueblo era ya conocido por su nombre oficial, pero los indígenas seguían llamándole como antes: Huitz-taj”, Filomeno Hernández Domínguez.                                                                  

 (Entrevista: 11/12/1995)

 

De mi libro, “Conociendo Nuestras Raíces”, me permito citar parcialmente: “Los colonizadores le asignaron el nombre de Santa Ana y le agregaron el vocablo de Huista.

Varias fuentes señalan que en Santa Ana Huista se hablaba el jacalteco o el “popotli” (Popti`) y no lengua mexicana alguna. Viene esto al caso porque los indígenas llamaban Huitz-taj, al primer poblado que tuvo su primitivo asentamiento  en Pueblo Viejo, muy cercano a la aldea Buena Vista.

Y, claro, dicho vocablo se fue alterando hasta llegar a Huista. (Ver más en Término)

 

Para 1586, por ejemplo,  el vocablo Huitz-taj ya se había transformado en  Vitztlán. Veamos:  En el siglo XVI, el Comisario franciscano fray Alonso Ponce, de 1586, cuando por Los Cuchumatanes regresó de Guatemala a México: “Miércoles tres de septiembre salió de Petatlán como una hora antes que amaneciese, porque por lo mucho que llovió aquella noche no pudo madrugar más,  y pasados seis arroyos y un río y bajada una cuesta muy larga y empinada y andadas tres leguas, llegó a un pueblo bonito llamado Vitztlán, de los mesmos indios mames y de la mesma visita de mercedarios y el  último de los del obispado de Guatemala. Fue recibido el padre  Comisario en aquel pueblo con mucha devoción, y hiciéronle los indios mucha caridad; detúvose allí como una hora” 

 

 

Por tanto, nombraron al lugar como “Cerro de Pinos”, “Loma de Pinos”  o “Lugar de Pinos” al primitivo poblado, debido al aspecto físico de esta parte de la región Huista.

En idioma jacalteco o Popti` el nombre designa una toponimia así: Huitz: cerro, loma; taj: pino, ocote.  (“Cerro de Pinos”, “Loma de Pinos”  o “Lugar de Pinos&rdquoGui?o

 

Repito: Santa Ana Huista tuvo su original asentamiento en Pueblo Viejo y hay suficientes pruebas de ello.

Pueblo Viejo es una planicie donde existieron edificaciones, cuyos vestigios aún perduran y cuya situación topográfica es similar a la de las ciudadelas y lugares ceremoniales. Este lugar es un punto estratégico, rodeado por casi todos los lados por barrancos y peñas de muy difícil acceso.

 

Al respecto, don César Julio Mérida Vásquez,  en su Monografía  de Huehuetenango (10 de febrero de 1984), página 287, escribe: “Originalmente el pueblo estuvo cerca de los linderos de San Antonio Huista, ahora ese lugar se le llama Pueblo Viejo, entre sus vestigios están cimientos de construcción y restos de una pirámide”.  

 

El lugar sigue, como antaño, poblado de pinares. Esta es otra razón para atribuir la toponimia de Huista al vocablo antes mencionado: Huitz-taj.

 

Los primeros habitantes de esta población fueron eminentemente aborígenes y algunos apellidos que ostentaban aún persisten y predominan hasta el día de hoy.

 

Volviendo a Pueblo Viejo, lugar donde tuvo su primer asentamiento Santa Ana Huista, allá por el año de 1925, Oliver La Farge, investigador antropólogo,  visitó las Ruinas de Pueblo Viejo e hizo un croquis, guiado por los vestigios  encontrados. Ese croquis representa el plano de las edificaciones que existieron en el poblado original de este municipio. (Ver anexo)

Intuyo que en el citado año los tales vestigios eran mucho más evidentes y representativos de lo que fue el centro ceremonial de los habitantes precolombinos. (Ver más en Ruinas de Buena Vista)

 

“Es sabido que de uno de los montículos fue extraído un ídolo de material de piedra y otros objetos de gran valor, ejemplo del saqueo que se ha dado, no solo en este sitio si no también en Mampil y en otros del municipio de Santa Ana Huista”.                       (Conociendo Nuestras Raíces. Morales Mérida, Elder Exvedi. 1994)

 

+

La santa Patrona del municipio  es Santa Ana. Fue la patrona del pueblo desde el mismo momento en que los frailes franciscanos  le dieron el nombre, y lo pusieron bajo su advocación.

 

Los religiosos  españoles suprimían el nombre primitivo de los poblados y les daban otros nombres de santos o religiosos, cuyas iglesias les edificaban. En este caso, Huitz-taj.

De manera que le dieron el nombre de Santa Ana, porque lo fundaron el 26 de julio de 1549, que es el día de la virgen de Santa  Ana, madre de María y abuela de Jesús. Santa Ana Huista (Santa Ana: en honor a Santa Ana de Nazaret)

 

 “Los castellanos  de ordinario ponían nombres de santos a los pueblos que fundaban.

…o lugares que fundaron, olvidados de los apellidos de sus personas, patrias y linajes les ponían  nombres de Dios,  y de sus gloriosos santos, y de los misterios divinos de nuestra sagrada religión…

No sería justo decir, que faltó esta consideración  a los católicos castellanos, que dejando sus patrias pasaron a poblar este nuevo mundo, que olvidados de ellas de sus apellidos y linajes ponían a los pueblos y ciudades  que fundaban los nombres de los santos que están en el cielo gozando de la gloria de Dios, como dándoselos por segundos ángeles de guarda, para que por su intercesión  creciesen y se aumentasen, fuesen defendidos de sus enemigos, y sus moradores viviesen en ellos con toda prosperidad  y descanso. Y para esto muchas veces aguardaban el día de su fiesta, como de planeta favorable, que les había de influir todo buen suceso en la fundación del lugar cuya posesión tomaban y cuyos cimientos comenzaban a echar”,                   (De Remesal, Fray Antonio. Historia General de las indias occidentales y particular de la gobernación de Chiapa y Guatemala Tomo I. Volumen 91. Editorial “José de Pineda Ibarra”, Ministerio de Educación, Guatemala, C.A. 1966. Págs. 83 y 84)  

 

 Asimismo, algunos  aseveran que  también le daban el apellido, de acuerdo al nombre del rey, líder, jefe, cacique o autoridad del lugar; en este caso,  el del rey Huistok. Yo, en lo personal, disiento a lo anterior.

Aclaro que al hablar del rey Huistok,  lo hacemos a nivel de hipótesis, pues en la actualidad nadie ha realizado una investigación que establezca si existió. La única fuente existente por el momento (2000) es la fuente oral, y la leyenda está tergiversada, de acuerdo a los intereses de algunas comunidades de la región Huista. De manera que lo antes escrito es tan sólo una conjetura. 

 

La tradición oral jacalteca afirma que el auténtico  nombre  del pueblo santaneco es “Wuixtaj”, cuyo significado es “hermanos” tanto para los Q´anjobales, como para los Poptí´ (jakaltekos). Es importante  señalar que este término tiene diversas variantes: Wuxtaj, Wuixtaj, Wixtaj, Wuxhtaj, Huixtaj,  y otras.                                                                                         (Recordemos que su nombre original es Huitz-taj y que fue alterándose)

 

Empero,  José Antonio López Martínez, de la Asociación Jacalteca “Niman Conhob” (junio de 1991), asegura: “En lengua jacalteca aún se conservan los nombres propios autóctonos de algunos pueblos, tanto en la región como fuera de ella.

Para el caso de Santa Ana Huista, el nombre original en jacalateco es Stihá, sin embargo, los españoles, debido a que constantemente escuchaban a los habitantes expresar el término “Wixtaj”, que ellos entendieron y escribieron “Guista”, dieron en llamar de esta forma a la población.

 

 Pero recordemos que Santa Ana es un nombre “extranjero”… de manera que el nombre original o nativo  es Huitz-taj, de donde  se deriva “Huista”.

Los invasores –continúa López Martínez-, eran especialistas en cambiar o deformar las geonimias, tanto los españoles como los grupos de la región de México que los acompañaban”.

 

Antonio Feliciano Méndez Cruz, en su “Diccionario Poptí’”, página 318, anota lo siguiente: “STIYA’ s., de sti’ y ha’, separando las  vocales con y. Santa Ana Huista (el pueblo está ubicado en la ribera del río Huista). hipón. De knohob’ 1”.  

 

“La mayor parte de sus habitantes son indígenas de costumbres sencillas, pertenecientes a la raza jacalteca y parte de ellos a las razas chiapanecas.

El pueblo de Santa Ana Huista, está ubicado en la margen derecha del río Huista, a 800 metros sobre el nivel del mar. Es una población formal con sus calles bien trazadas, su iglesia antigua reconstruida en el año 1926, cuenta con edificio Municipal, además de las oficinas de la misma están las de Correos y Telégrafos; el edificio de la escuela es moderno. Originalmente el pueblo estuvo cerca de los linderos de San Antonio Huista, ahora a ese lugar se le llama Pueblo Viejo, entre sus vestigios están cimientos de construcciones y restos de una pirámide”, (Mérida Vásquez, César Julio, 10 de febrero de 1984)

 

Algunas fuentes afirman que nuestros antepasados fueron de la  raza mam, otra poptí. Ciertamente, no se tiene un dato exacto  a qué raza pertenecían. 

 


Publicado por hameh0017 @ 9:52
Comentarios (0)  | Enviar

ALGUNAS REFERENCIAS HISTÓRICAS SOBRE SANTA ANA HUISTA

 

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

Jacaltenango fue el pueblo más grande de la zona, por ello, se decidió que fuese en tal lugar donde se fundara el Convento  y el pueblo Asiento de Curato. En esta situación llegó el año de la visita del Arzobispo Sr. Pedro Cortés  y Larraz a los diferentes pueblos de la Diócesis de Guatemala. La visita duró del 3 de noviembre de 1768  hasta el 29 de agosto de 1770.

 

Al referirse al Curato de Jacaltenango, en la obra escrita con el título Descripción Geográfico-Moral  de la Diócesis de Goathemala, entre otras cosas, expresa:

“Jacaltenango es la cabecera del curato con seis pueblos anexos: 1º Santa Ana Guista*; 2º San Antonio; 3º Petatán; 4º Concepción; 5º San Marcos; 6º San Andrés…, etc.

En el pueblo de Jacaltenango familias 345 con 1377 personas. En el pueblo de Santa Ana Guista hay  familias 72 con 342  personas. En el pueblo de San Antonio hay  familias 52 con 186  personas; en el pueblo de Petatán  hay familias 15 con 70 personas; en el pueblo de Concepción  hay familias 82 con 323 personas;  en el pueblo de San Marcos hay familias 56 con  204 personas.

 

De que resulta haber en esta parroquia familias 668 con 2711 personas de las que hay uno u otro ladino, que apenas llegarán  a treinta y tan indios en su porte, como los indios, y sin más idiomas que el de estos…”

(Nótese que sólo Santa Ana es nombrada Santa Ana Guista)

 

Una de las referencias más antiguas del siglo XVI, es la del Comisario franciscano fray Alonso Ponce, de 1586, cuando por Los Cuchumatanes regresó de Guatemala a México: “Miércoles tres de septiembre salió de Petatlán como una hora antes que amaneciese, porque por lo mucho que llovió aquella noche no pudo madrugar más,  y pasados seis arroyos y un río y bajada una cuesta muy larga y empinada y andadas tres leguas, llegó a un pueblo bonito llamado Vitztlán, de los mesmos indios mames y de la mesma visita de mercedarios y el  último de los del obispado de Guatemala. Fue recibido el padre  Comisario en aquel pueblo con mucha devoción, y hiciéronle los indios mucha caridad; detúvose allí como una hora” 

 

En su Historia General escrita en los primeros años de la segunda década del siglo XVII, fray  Alonso de Remesal asentó que en el siglo XVI los padres de Santo Domingo administraban  varios poblados en el Corregimiento de Totonicapán y Huehuetenango: “Fray Pedro de Angulo,  fray Juan de Torres y otros desta religión con infinito trabajo juntaron los pueblos de caseríos  o familias de indios tan apartadas unas de otras, que cada una tenía lengua diferente, como se echa de ver en la particular que cada uno habla, usando de la mexicana como general y común. …Los pueblos que están en los montes…sin duda los frailes dominicos los juntaron y edificaron en ellos las casas e iglesias que hoy duran. El año que la Orden hizo esta remisión no lo he podido saber de cierto,  porque estas dejaciones de pueblos haciánse fuera de capítulo  y si se hacían en capítulo, era consejo de los padres definidores y no se escribían en las actas”

 

Al notar don Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán en su Recordación Florida la descripción de los poblados del Corregimiento de Totonicapán, del que había sido Corregidor unos 20  años antes: “Por lo demás de la visita de este curato es de no desacomodado camino a cualquier parte que se dirija  la jornada, pues habiendo de hacerla al pueblo de Güistla, que quiere significar tierra flaca, de güst que es flaco y tlalli, tierra, hay desde Petatlán  a este lugar alguna cosa más de cinco leguas, sin más impedimento en todo  su viaje que una bajadilla de piedra después de Petatlán y la bajada grande al pueblo, más esta, aunque es bien larga, pero segura y siempre andable por un cajón muy ancho  y descansado a las cabalgaduras. Pásase por el lugar de San Antonio…; en toda tierra montuosa la de esta senda  hasta llegar al pueblo, que yace situado en el asiento  de una llanura bien que estrecha a cuanto se extiende la población y está al terminar su grande cuesta”

 

Con motivo de la visita pastoral que realizaba a su diócesis desde 1768, en 1770 el arzobispo doctor don Pedro Cortés y Larraz llegó  a la Parroquia de Nuestra Señora de la Purificación de Jacaltenango, hoy Jacaltenango, y se refirió a Santa Ana Güista como pueblo anexo a la cabecera parroquial, de la cual distaba 5   leguas, en la que “hay familias 72 con 342 personas”. Agregó que “el idioma de esta parroquia es popota, y aunque se reputa por mam, como también el zulumeño, son bastantemente distintos. Las cosechas de estos terrenos son maíces en abundancia, frijoles, chile, bastante fruta, algo de ganado, miel y los produjera  todos por ser buen terreno y templado. Una u otra persona se ve desnuda”.

 

En la descripción de la Provincia de Totonicapán por don Joseph Domingo Hidalgo, publicada  en la Gaceta de Guatemala del lunes 17 de junio 1798: “Santa Ana Güista: último pueblo del camino real en esta provincia, que confina con despoblados de la de Chiapa y el pueblo que se le sigue más inmediato de Escuintenango, pero a distancia de más de diez leguas. El temperamento es caliente y enfermizo, solo tiene veinte y tres tributarios y ciento sesenta y seis individuos de todas clases. El comercio es pobre y se reduce a vender comestibles. Al oeste pasa un río de pesca, pero no la utilizan. En sus vegas siembran maíz, frutas y tabaco, con cuyo fruto hacen el comercio clandestino, a pesar del celo de la renta. Tiene la cabecera, o el pueblo de Purificación, cinco leguas al noreste cuarta al este”.

 

Como Santa Ana Güista, perteneciente al curato Purificación  Xacaltenango  en la Alcaldía  Mayor de Totonicapán, en el “Estado de Curatos del Arzobispado de Guatemala del Real Tribunal y Audiencia de la Contaduría de Cuentas del 8 de julio de 1806” aparece con 32 tributarios, sin mencionar el total de habitantes.  En comunicación del 30 de septiembre 1821 el Secretario del Ayuntamiento, Juan Nepomuceno Alvarado, notificó que el 29 se juró la independencia, en igual forma que en Jacaltenango.

 

Como Santa Ana Güistán, Círculo Purificación Jacaltenango, 16º distrito, figura en la tabla para elección  de diputados a la Asamblea Constituyente, decreto 225 del 8 noviembre  1878. Ahora pertenece al décimoquinto distrito electoral.

Conforme a documentos en la Sección de Tierras, los terrenos que abarcaba el municipio fueron titulados por acdos. gub. del 25 de octubre 1856 y 11 marzo 1886.

Al distribuirse los pueblos del Estado de Guatemala para la administración de justicia por sistema de jurados, conforme al decreto del 27 agosto 1836 citado por Manuel Pineda Mont en su Recopilación de Leyes, San Antonio y Santa Ana Huista aparecen como “Los Güistas”, adscritos al Circuito de Jacaltenango.

 

Hacia el año de 1600, Santa Ana Huista era pueblo de visita que dependía del convento de Jacaltenango.

 

"Mojón de los cimientos de Pueblo Viejo, el cual consiste en unos vestigios o fragmentos de edificio como iglesia, que según la tradición y datos  históricos, se sabe que allí existió el pueblo  de Santa Ana Huista hace muchísimos años... (Título* No.2  pág. 17, párrafo final)". Limítrofe entre  San Antonio y Santa Ana Huista,  cerca   a Buena  Vista.

(*Me refiero a los títulos de Santa Ana Huista, de los cuales trato más adelante)

 

“…Santa Ana Huista es un pueblo muy antiguo, según la información histórica. Así, Antonio de Ciudad Real en 1585, Fuentes  y Guzmán en 1672, y John Stephens en 1839, registraron la existencia de Santa Ana Huista. El archivo de la parroquia de Jacaltenango muestra que en 1718, Santa Ana Huista era una dependencia del partido de Jacaltenango”,                                                                                                                            (Casaverde, Juvenal.  2003. ESTRUCTURA SOCIAL Y POLITICA JAKALTEKA)

 

“El viajero norteamericano, John L. Stephens, en su  libro Incidentes de viaje en Centro América y Yucatán,  en 1840, dice de Santa Ana Huista  cuando de San Antonio se dirigía a Comitán: “El tiempo era hermoso pero nublado. Desde el pueblo (San Antonio) descendimos una colina hasta un llano pedregoso y como a una legua de distancia llegamos al borde de un precipicio, desde el cual miramos hacia abajo un fértil valle oblongo a dos o tres mil pies de profundidad, circundado en todo el derredor por una muralla de montañas semejando una inmensa excavación”.   

Stephens le llama al pueblo “fértil valle oblongo” y no se equivocó, pues no en vano le llamamos  “El Valle del Maíz”.

Posiblemente este viajero estuvo  en la región a fines de octubre o principios de noviembre”.                                                                

  (Fuente: “Conociendo Nuestras Raíces. Morales Mérida, Elder Exvedi. 1994)

 

 

En la época independiente, Santa Ana  Huista aparece como parte integrante del circuito de Jacaltenango, que a su vez formaba parte del departamento de Totonicapán,  en la división del territorio del Estado de Guatemala para administración de la justicia del año 1836.

 

El pueblo de “Huista”, llamado así acertadamente por sus mismos pobladores y habitantes de los pueblos circunvecinos, está situado en el noroccidente de Huehuetenango, en las riberas del río Huista. SNM, Lat. 15º 40´ 80´, long. 91º 49´18”.

 

“La mayor parte de sus habitantes son indígenas de costumbres sencillas, pertenecientes a la raza jacalteca y parte de ellos a las razas chiapanecas.

El pueblo de Santa Ana Huista, está ubicado en la margen derecha del río Huista, a 800 metros sobre el nivel del mar. Es una población formal con sus calles bien trazadas, su iglesia antigua reconstruida en el año 1926, cuenta con edificio Municipal, además de las oficinas de la misma están las de Correos y Telégrafos; el edificio de la escuela es moderno. Originalmente el pueblo estuvo cerca de los linderos de San Antonio Huista, ahora a ese lugar se le llama Pueblo Viejo, entre sus vestigios están cimientos de construcciones y restos de una pirámide”, (Mérida Vásquez, César Julio, 10 de febrero de 1984)

 

Algunas fuentes afirman que nuestros antepasados fueron de la  raza mam, otra poptí. Ciertamente, no se tiene un dato exacto  a qué raza pertenecían. 

 


Publicado por hameh0017 @ 9:50
Comentarios (0)  | Enviar

HIMNO A SANTA ANA HUISTA

Letra y Música de Elder Exvedi Morales Mérida 26-07-1995

 

I

Santanecos cantemos en coro,

la canción más excelsa de amor;

y que el numen eterno y sonoro, 

al Creador le ofrende su loor.

 

II

Se corona de gloriosas flores,

y deleita su beldad sin par;

y se nutre siempre de albores,

Santa Ana, digna de  ensalzar.

 

CORO

Tierra de las flores primorosas,

es mi pueblo Santa Ana Huista;

es vergel de auroras jubilosas,

Paraíso del Gran Artista.

 

III

Es la cuna del maíz altruista,

y marimba de voz inmortal;

la arrulla el canto del río Huista;

 Santa Ana, edén primaveral.

 

IV

En un valle está recostada,

de hinojos ante el Creador;

y de cerros está avasallada,

y Mampil siempre narra su albor.

 

CORO

Tierra  que prodigas el sustento,

te ofrecemos nuestras gratitudes; 

Santa Ana ¡Oh dulce acento!

Recibe amor de multitudes.


Publicado por hameh0017 @ 9:48
Comentarios (0)  | Enviar

 

 LA FUNDACIÓN DEL PUEBLO SANTANECO

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

El municipio  de Santa Ana Huista,   “El Valle del Maíz”, “El dulceverde pentagrama vibrando en la boca de la poesía”, fue fundado  durante la colonia, el 26 de julio de 1549. La fundación se hizo aquí en este valle que ofrecía mejores condiciones de desarrollo. En este valle, junto al río Huista, fue el sitio más adecuado para asentar a la nueva población.

La fiesta titular se celebra el 26 de julio en honor a Santa Ana, patrona del lugar.  

 

En 1549, en cumplimiento de una real cédula de 1540, los misioneros dominicos procedieron a reunir en "reducciones" o "pueblos de indios" a la población que vivía dispersa. Entre los pueblos fundados ese año, aparece el pueblo de Santa Ana Huista.

“Por el año de 1549,  en cumplimiento de una real cédula de 1540, los misioneros dominicos procedieron a la formación de las reducciones o pueblos de indios. En la crónica del Padre Antonio de Remesal, se menciona a Santa Ana Huista,   entre los pueblos que se formaron por esa época”. (Fuente: “Conociendo Nuestras Raíces. Morales Mérida, Elder Exvedi. 1994)

Como sabemos, los españoles, guiados por su religión, hacían coincidir la fundación de un pueblo con el santoral católico, lo que hizo que en su mayoría los pueblos llevasen el nombre de un “santo” o “santa”.

Los frailes dominicos buscaron en el santoral el 26 de julio, día de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María, eligiendo el nombre de la madre para nombrar al pueblo y “encomendarlo” a su protección e intercesión.

Sabemos que los pueblos trazados a la usanza española, quedando en el centro un templo católico y uno de los tantos ejemplos es nuestro pueblo.

En nuestro amado terruño se inicia de inmediato la construcción del templo y de los edificios de las autoridades locales. 

Al respecto, el licenciado Alfonso Ríos, en su artículo del periódico El Nacional (noviembre/94) titulado  Santa Ana Huista: Geografía, cultura e historia…afirma: “…Santa Ana Huista, cabecera hoy del municipio, fue construida a mediados de 1500…”

“…yace situado en el asiento  de una llanura bien que estrecha a cuanto se extiende la población y está al terminar su grande cuesta”, (Francisco Antonio de Fuentes y Guzmán en su Recordación Florida)

 

En Pueblo Viejo tuvo su primer asiento Santa Ana Huista.

Conocido y llamado primero como núcleo de población con el nombre de Huitz-taj, (Es decir "Cerro de pinos", “Loma de Pinos, etc.); los colonizadores le asignaron el nombre de Santa Ana y le agregaron el vocablo Huista.

El 14 de diciembre de 1995, entrevisté a varios ancianos santanecos. A continuación,   cito a tres  de ellos:

Filomeno Hernández Domínguez: “Mi señor padre me contaba que el nombre original de nuestro amado municipio era Huitz-taj. Por eso muchos aún le llaman Huista y no Santa Ana. Somos el primer pueblo llamado Huista. La palabra Huista se derivó de Huitz-taj”.

 

Basilio Domínguez: “Mi tata me contaba que los españoles le cambiaron el nombre original, porque al principio se llamaba Huitz-taj, que es en idioma maya.  Esta primera comunidad estuvo en Pueblo Viejo, cerca de Buena Vista. Con orgullo digo que somos el primer pueblo llamado Huista, y así le llaman muchos”.

Alejandro López Lemus: “Yo conocí a algunos ancianos indígenas y decían que el nombre original del pueblo era Huitz-taj, por eso vos escuchás a la gente que no le llama Santa Ana a nuestro pueblo, si no Huista, y tienen razón”.

“Se sabe que primitivamente Santa Ana Huista estuvo situada en Zacualpa y Pueblo Viejo, en donde se encuentran vestigios de construcciones. Después, fue trasladada al valle en donde actualmente se encuentra, pues esta posición  geográfica ofrecía mejoras de vida. Desafortunadamente, manos siniestras destruyeron casi por completo Zacualpa y Pueblo Viejo y en la actualidad (1995), pocos son los vestigios”. (Ver en arqueología)

(Fuente: “Conociendo Nuestras Raíces. Morales Mérida, Elder Exvedi. 1994)

"Mojón de los cimientos de Pueblo Viejo, el cual consiste en unos vestigios o fragmentos de edificio como iglesia, que según la tradición y datos  históricos, se sabe que allí existió el pueblo  de Santa Ana Huista hace muchísimos años... (Título* No.2  pág. 17, párrafo final)". Limítrofe entre  San Antonio y Santa Ana Huista,  cerca   a Buena  Vista.

(*Me refiero a los títulos de Santa Ana Huista, denominados “Agua Zarca” (1859); y “El Tabacal” (1874); de los cuales trato más adelante)

 

“La cabecera, en la margen del río Huista, ha sido edificada a corta distancia de la población indígena que tuvo estas tierras y sus contornos. Los vestigios se hallan en el lindero con San Antonio Huista, en Pueblo Viejo y Zacualpa, consistiendo principalmente en cimientos de edificios y restos de una pirámide”. (Fuente: Diccionario Geográfico de Guatemala).

 

Santa Ana Huista es un pueblo de mayor antigüedad que los demás, y su templo católico es una muestra de la arquitectura española de principios del siglo XVI.  Su estructura de mampostería sufrió ciertos  daños por los terremotos de principios de siglo XX.

De acuerdo con el patrón seguido para el establecimiento de las poblaciones que fueron “reducidas” o “concentradas”, la primera preocupación era la escogencia del sitio adecuado. Indispensable era la existencia de uno o varios manantiales que aseguraran el abastecimiento de agua.

Según don Filomeno Hernández Domínguez (Entrevista: 12/12/1994), había manantiales “cerca de los arroyos  Shak y Grande, y muchos en Monajil”. (Ver más en Agua Potable).

Volviendo a la fundación del pueblo santaneco, desde el principio se señalaba el sitio para la erección del templo católico. En el municipio, se erigió  como iglesia, por de pronto, un jacal grande. Con ella se construyó la casa respectiva para el cura doctrinero, según la tradición oral.  Se trazó la plaza frente a la iglesia. Sin embargo, esta plaza no fue para siempre, pues allá por el año de 1882, ésta se trasladó a un costado del templo católico. 

Al respecto, don Filomeno Hernández Domínguez,  asevera: “Frente a la iglesia estuvo la primera plaza, como es lo normal en casi todos los pueblos de Guatemala, pero después se trasladó frente a la municipalidad donde estaban los dos ceibas y donde ahora está el parque”. (Entrevista: 14/12/1995)

Se distribuyó el espacio circundante para el Ayuntamiento,  la cárcel. Una de las primeras cárceles se ubicaron en donde actualmente (1994) se encuentra el Instituto por Cooperativa), otra, exactamente donde está la casa de doña Elsa Del Valle, en el mismo predio donde vivió tío Chema Lemus, y  allá por 1981,  detrás del moderno edificio municipal que inauguró el alcalde, señor Vicente Paúl Morales Hidalgo.

 

Luego el trazado de las calles que seguían un  patrón estándar de norte a sur y de oriente a poniente, formando un plano cuadriculado regular y bien orientado. Generalmente eran seleccionados valles como el actual donde se ubica Santa Ana Huista y mesetas como antaño fue Pueblo Viejo. Redundando en Pueblo Viejo (Huitz-taj), recordemos que con los centros precolombinos ocurría lo contrario que, más que nada, eran lugares estratégicos, en vista de las frecuentes ocasiones en las que se sucedían invasiones y luchas entre los mismos poblados por razones de índole diversa. Otro claro ejemplo fue la ciudadela de Mampil (Ver más en Mampil).

Es importante señalar también que, por lo general, se erigía la iglesia encima de los lugares sagrados de los indígenas.

 

“El pueblo de Santa Ana Huista, fue formado durante la colonia, que juntamente con el de San Antonio Huista y con la denominación de los “guistas”, fue adscrito al circuito de Jacaltenango.                                                                                             (Historia de Domingo Juárroz, Tomo 1, página 75. Citado por César Julio Mérida Vásquez)   

Se sabe que durante la época colonial  había una o dos habitaciones donde pernoctaban los visitantes o viajeros, pues recordemos que por el  pueblo “pasaba” la Camino Real”.

En 1585 queda constituido legalmente como  municipio. Por acuerdo gubernativo del 11 de diciembre de 1935 fue suprimido y anexado como aldea a San Antonio Huista, durante el gobierno despótico de Jorge Ubico Castañeda. Sin embargo, por acuerdo del 17 de noviembre de 1950 le fue restituida la categoría de municipio, durante la administración del eminente guatemalteco, doctor en ciencias de la educación y filosofía, Juan José Arévalo Bermejo. ¡El mejor presidente que ha tenido Guatemaya!   (Ver independencia santaneca)

La fundación del pueblo santaneco se hizo en el marco del proceso de dominación de la conquista-invasión, al juntar a los indígenas que vivían en viviendas esparcidas, posiblemente en Cujá, Tabloncito, Tzisbaj, Mampil, Buena Vista, entre otros. Esto se realizó por medio de una política de reasentamiento forzoso conocido como congregación o reducción; consistía en la reunión de poblaciones indígenas dispersas como ya lo mencioné, frecuentemente compuestas de unas familias, en pueblos más grandes y más centralizados. Hay evidencia de las congregaciones en varios lugares del territorio santaneco, particularmente en  Mampil y Pueblo Viejo (Huitz-taj).

 

 

 “…con la fundación de los Pueblos de Indios se crearon los municipios (ayuntamientos y cabildos). Los antiguos caciques y señores principales nativos, ocuparon así los puestos de los consejos municipales”.  

(Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Página 106)


Publicado por hameh0017 @ 9:47
Comentarios (0)  | Enviar

LA REDUCCIÓN DE “INDIOS” EN SANTA ANA HUISTA

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

 “Una vez terminada la conquista, los españoles se dieron cuenta  que el sistema prehispánico no era  conveniente para sus intereses; se hacía difícil controlarlos  y requerirlos de servicios,  así como convertirlos  al cristianismo. 

La solución era “juntarlos” en pueblos semejantes  a los de España; con su plaza, iglesia y casas de habitación. Las primeras reducciones – reducir fue el término  que se aplicó a esta acción – fueron emprendidas inmediatamente  después de la conquista, por los propios conquistadores  para los pueblos más cercanos  a las poblaciones que ellos fundaron  para vivir.  Luego vinieron las reducciones de los indios dados en encomienda,  que llevaron a cabo los encomenderos, interesados en poder cobrar  su renta y requerir  a “sus” indios de trabajo o de los que  necesitaran,  así como adoctrinarlos, en caso que cumplieran con su obligación”, (Luján Muñoz, Jorge. Inicios del dominio  español en indias. Editorial Universitaria, Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala, 1968  Pág. 305)  

 

 “Al iniciar tu tarea  evangelizadora, los frailes se encontraron con el problema de lo disperso de las poblaciones. Ya fuera porque habían huido a los montes,  o porque habitaban en comunidades dispersas, los religiosos se enfrentaban a la dificultad de cómo atender a toda esa población. Para resolverlo, idearon la creación de pueblos compactos a la manera europea, donde muchos casos lograron el traslado voluntario y pacífico. Sin embargo, si se resistían, eran obligados por las autoridades a moverse por la fuerza. A estas concentraciones se les llamó reducciones.

 

En realidad, la reducción a pueblos de la población nativa fue un mecanismo de control colonial, que al mismo tiempo permitía tenerla vigilada y accesible para el pago de tributos y trabajos obligatorios; además de para mitigar, al menos en parte, los abusos cometidos por las huestes españolas durante la época despótica de Pedro de Alvarado.

 

Por lo general, estos pueblos o reducciones se formaron con gente nativa que hablaba la misma lengua, y que en el pasado pertenecieron a la misma entidad política o señorío, reconociendo así, por tanto, a los mismos señores y principales de aquellas entidades preexistentes. Cuando fueron fundados, se reconocieron, de forma implícita, las antiguas fronteras de aquellos señoríos mayas,  como los nuevos límites municipales.

En este sentido, para llevar a cabo las reducciones a pueblos, los religiosos trataron de conseguir encarecidamente la colaboración de los caciques o señores nativos por medio del reconocimiento relativo de su autoridad y de ciertos privilegios incluso económicos y,  en la medida de lo posible, instalarlos en la capital del señorío que ya existía como aglutinante de la población  que se trataba de concentrar. Buscaron valles o sitios accesibles, así que cuando una cabecera era a su vez un sitio fortificado, generalmente trasladaban el pueblo a un lugar cercano. Para atraer a los indígenas, los frailes también trataron de construir la iglesia donde antiguamente había existido un lugar sagrado”.

 

Tal como sucedió en Santa Ana Huista, puesto que al principio estuvo asentada en Pueblo Viejo o Zacualpa, en Buena Vista, en los Cuchumatanes. (Ver arqueología)

“…los pueblos indígenas formados por las “reducciones” de los frailes dominicos o mercedarios, generalmente se fundaron dentro del territorio de un cacicazgo   o señorío anterior, y así  quedó establecido de forma tácita que la jurisdicción de los municipios indígenas correspondía con las antiguas fronteras. Sin embargo,  como indica Shelton Davis (1970) es fundamental destacar que la región central de esta obra, dando lugar a que se consideraran “vacantes” muchas de las tierras que las haciendas acababan despojando a las comunidades. Los hacendados, como ya se dijo, obviamente se aprovecharon pues de esta situación  contradictoria e injusta”.   (Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Páginas 107, 109, 110 y 125)

 

 En su Historia General escrita en los primeros años de la segunda década del siglo XVII, fray  Alonso de Remesal asentó que en el siglo XVI los padres de Santo Domingo administraban  varios poblados en el Corregimiento de Totonicapán y Huehuetenango: “Fray Pedro de Angulo,  fray Juan de Torres y otros desta religión con infinito trabajo juntaron los pueblos de caseríos  o familias de indios tan apartadas unas de otras, que cada una tenía lengua diferente, como se echa de ver en la particular que cada uno habla, usando de la mexicana como general y común. …Los pueblos que están en los montes…sin duda los frailes dominicos los juntaron y edificaron en ellos las casas e iglesias que hoy duran. El año que la Orden hizo esta remisión no lo he podido saber de cierto,  porque estas dejaciones de pueblos haciánse fuera de capítulo  y si se hacían en capítulo, era consejo de los padres definidores y no se escribían en las actas”

 

La reducción  de indios fue una orden que dio el rey de España de la reducción de pueblos indígenas. Esto consistía en traerlos hacia los poblados. Se sabe  que con infinito trabajo  juntaron a las familias de indios tan apartados unos de otros. Según la fuente escrita, los padres de la sagrada religión (católica) trabajaron y padecieron mucho en asentar los pueblos, edificar casas, hacer iglesias, pues muchas veces después de que tenían asentados a los “indios”, éstos volvían a sus antiguos hogares, a los montes, y era menester volverlos a juntar de nuevo y  ponerlos en sus casas nuevas, derribarles las antiguas y deshacer los sitios de su antigua superstición.

Los indígenas siempre tuvieron que venir para ser controlados y para que sirvieran de mano de obra, la cual no era pagada, pues el “indio” era considerado como animal. Después adquirió derechos como humano, pero no como español; siempre quedaron en una categoría muy baja de desprestigio moral y de todo tipo.

Asentados, pues, los indígenas  en sus nuevas poblaciones, se comenzaron a adaptarse a su nueva forma de vida. La congregación facilitó a los misioneros la enseñanza del cristianismo a los indígenas y ayudó a la administración civil en la enumeración de la mano de obra.

 

Los repartimientos fueron formas posteriores, del siglo XVII, bastante semejantes a la encomienda, mediante las cuales se continuó con la repartición a españoles o criollos, de tierra indígena.

En las encomiendas, especialmente al  principio, los indígenas eran obligados a trabajar para los españoles en condiciones inhumanas; realizaban diversas  tareas agrícolas, tales como arar, sembrar, cosechar; además, transportaban cargas pesadas, hilaban algodón  y hacían telares y algunas veces servían de mozos en las casas españolas.

Las encomiendas fueron sustituidas por las haciendas, ya que la adquisición de la tierra ofrecía  más seguridad  y mejores perspectivas. Los tributos eran fuertes en cuanto al requerimiento a los indígenas y a la prosperidad que le daba al encomendero, especialmente al principio de la colonia. A esta realidad de exclusión, dominación y despojo, se sumó la encomienda, los repartimientos, etc.

 A  los indígenas  les fueron otorgadas tierras alrededor de los sitios urbanos establecidos por los españoles, como medio para su reproducción y para garantizar el abastecimiento alimenticio.

Poco después de la invasión (llamada conquista por otros&hellipGui?o, los invasores decidieron reducir a la población indígena dispersa fundando el pueblo, y así facilitar el adoctrinamiento religioso  y la administración pública.

 

La primera encomienda fue dada mediante cédula fechada el 3 de octubre de 1525 a Juan de Espina, en recompensa por su participación en la conquista de los mames; otras entregas se hicieron, en las  que destaca: San Antonio y Santa Ana Huista.  La zona de Huista o Vyztlan (San Antonio  y Santa Ana Huista), fue otorgada en encomienda en 1528 al conquistador Antonio López. Por el año de 1549 la encomienda tenía solamente 45 tributarios, y le reportaba al encomendero modestos tributos, consistentes en frijol, petates pequeños, gallinas y servicios personales.

Encomendero: Antonio López

Cantidad anual de tributo: 48 gallinas, 100 petates pequeños, 2 arrobas de miel, 4 cargas de chile pimiento, 4 fanegas de frijol, 4 indios de servicio.

 

con é�


Publicado por hameh0017 @ 9:45
Comentarios (0)  | Enviar

ORIGEN DEL MUNICIPIO DE SANTA ANA HUISTA

FUENTE: Morales Mérida, Elder Exvedi. Historia de Santa Ana Huista. Guatemala. 1997

 

 Desde hace mucho tiempo-como se ha dicho-, se asentaron en el actual territorio de Santa Ana Huista varias tribus, las cuales constituyeron varios cacicazgos o pequeñas jefaturas provinciales. En esta zona se desarrolló una civilización sedentaria y agrícola ¿El Imperio de los Huistlokes? Aún no lo sé…

  Había un pueblo o capital que mantenía controlada a las demás tribus. Pero, ¿cómo y cuándo llegaron a poblar el territorio santaneco?

Es sumamente difícil  responder a esta interrogante que sigue abierta.                                                                                                          

Creo que el señor Mario Tejada Bouscayrol. Pág. 33-, puede aclarar esta duda: “Sin embargo,  en el Posclásico Tardío (1200 a 1525 d.C.) surgen cambios en los patrones de asentamiento debido a constantes guerras e invasiones; se realizan construcciones defensivas, pequeños centros en las cumbres de las montañas (como Mampil y Pueblo Viejo: Huitz- taj), con funciones rituales y militares que incluyen guarniciones y centinelas”.

Según otras  fuentes, durante muchos siglos el territorio de Santa Ana Huista fue ocupado por el pueblo jakalteco, que se asentó originalmente en Pueblo Viejo, en la actual aldea de Buena Vista, Santa Ana Huista, y posteriormente en el valle del río Huista.  Esta es la teoría de mayor peso. A este primer poblado le llamaron Huitz- taj.  Huitz: cerro, loma y taj: pino u ocote, es decir, "Cerro de pinos", “Loma de Pinos”, etc. (Ver más en nombre)

Se extendieron y se desarrollaron desde milenios de años antes de la llegada de los conquistadores-invasores. En base a los hallazgos que se han hecho se deduce que eran pequeños grupos que iban desarrollándose poco a poco y lograron tener una sociedad, una cultura. Hasta el año 2,000 o 5,000 antes de Cristo, el hombre se vuelve sedentario totalmente y funda las aldeas. 

Basaron su régimen alimenticio en el maíz (aún es evidente en la actualidad), complementado con otros vegetales, en la cacería y la pesca.

La forma de gobierno era por medio del reinado que se heredaba por linaje. Un siglo antes de Cristo están siendo gobernados por un dirigente que se  acompaña por los miembros de la familia. Hay un sistema de herencia patrilinial que el hijo mayor hereda el trono, y así iban pasando de padre a hijo.

Los poblados más pequeños rendían tributo a los más grandes en donde vivía el gobernante. Se casaban tribu con tribu, sellando así, una “amistad”, una alianza…

Se sabe, por evidencias arqueológicas  que  desde inmemorables tiempos, en el territorio santaneco había aldeas, tribus o cacicazgos. 

Posiblemente fueron Cujá, Tabloncito, Tzisbaj, Mampil (que fue una ciudad fuerte), Pueblo Viejo, en Buena Vista; entre otras.   Seleccionaban lugares con suficientes recursos para sobrevivir algún tiempo, cerca de cuevas o refugios rocosos, como en el caso del Cerro Mampil.

 Los cambios en la organización social y económica se vieron reflejados en la cultura material.

Gracias a la arqueología podemos saber la forma en que trabajaban diferentes materiales en piedra, barro y metales preciosos.

 La cerámica se manifestó como una especialización asociada a la agricultura. Vasijas utilizadas como contenedores, ollas, vasos, cántaros y otros objetos fueron cotidianas para los habitantes de Wuixtaj, como le denominan a Huista los jakaltecos. Se sabe que junto a la cerámica usaban hachas de piedras, herramientas indispensables para las tareas diarias. Entre ellas podemos mencionar piedras de moler, brazos, machacadores, entre otros.

También son imprescindibles las herramientas de corte, raspado muy perforado, entre las que se podían citar las navajas prismáticas, cuchillos, hachas y las puntas de proyectil elaborada en obsidiana, pedernal y otros minerales.

 

La obsidiana servía para la manufactura de objetos cortantes, conocidos como navajas prismáticas. Productos como jade, obsidiana, minerales y piedras de moler eran llevados por comerciantes. El jade fue de suma importancia,  pues era utilizado para la elaboración de ornamentos personales. Establecieron rutas y redes comerciales que conectaban la región Huista y más allá.  Los productos que se intercambiaban eran propios de la zona. Estas personas tenían varias maneras de representarse a sí mismas, en figurillas o incensarios. Las figuras representan seres míticos. La vida económica de estas comunidades  primitivas se concentró en la agricultura y el comercio. El transporte de mercancías lo realizaban cargadores que conocían muy bien la comarca.

El cultivo del maíz era el más importante, como lo es hoy  día.  

Es posible que los antiguos habitantes hayan domesticado el teocinte, que es un maíz silvestre, el cual crece como si fuera maleza y que tiene un gran potencial genético para mejorar otras variedades. Este maíz silvestre es especie única en el mundo y endémica de Huehuetenango, y sólo existe en  Santa Ana Huista, Jacaltenango, Nentón y San Antonio Huista. (Ver más en Teocinte o Teosinte)

También sembraban frijol, tabaco, calabazas, etc.

Según el historiador guatemalteco don Adrián Recinos,  el dominio de los quichés llegó hasta la zona Huista, en la época de su mayor esplendor, durante el reinado de Quicab El Grande (entre 1425 y 1475). 

El  investigador John Fox, refuta esta afirmación hecha por Recinos.

Por su parte,  el investigador Oliver La Farge, asevera que la barrera de Los Cuchumatanes contribuyó al aislamiento de los  jakaltekos y de las restantes tribus del norte y el oeste (chujes y kanjobales). Considera, además,  que el territorio pudo estar dividido en uno o varios señoríos provinciales, donde una semiaristocracia, no muy elevada, sin monumentos y grandes riquezas, vivía en una forma de vida muy simple.

La Farge explica que la influencia de los quiches llegó hasta el interior de la sierra, pero que la zona jakalteca no tenía mayores atractivos para dicho pueblo. 

Luego de la caída de Zaculeu, en octubre de 1525, el dominio español se extendió a todo el departamento de Huehuetenango.

Al respecto, Mario Tejada Bouscayrol, opina: “A diferencia del Señorío Mam de Zac Uleu, los habitantes  q’anjobales, jacaltecos, chujes y akatekos, del norte de Huehuetenango, no pudieron ser conquistados militarmente, cambiando las formas de relacionarse con la Corona Española. Estos territorios fueron administrados por medio de la Iglesia en las denominadas “Repúblicas de Indios”, las cuales contaban con sus autoridades locales bajo la supervisión del Cura”.                                              

 (Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Pág. 8)

 Dentro de las varias preguntas que podemos hacernos están: ¿cuáles eran los nombres de las tribus que habitaban el actual territorio de Santa Ana Huista?   ¿Los Huistlokes, como afirman algunas fuentes? ¿O serían los jakaltecos?          Desafortunadamente,  Santa Ana Huista, al igual que el resto de la región Huista fue ignorada por los primeros historiadores, y no se conoce ninguna fuente nativa para poder fundamentarnos en ella.      Posiblemente fue destruida toda fuente por los conquistadores-invasores, como ocurrió en otras partes del país. Los únicos documentos que existen son las crónicas, pero contienen poca información sobre el pueblo santaneco. 

Sin embargo, la antigua iglesia católica, máxima joya arquitectónica de Santa Ana Huista, es una de las tantas huellas que nos legaron los antiguos habitantes de este municipio. 

                                                                                                                                                                                                  

Por último, reproduzco una de las leyendas más importantes del pueblo jakalteco, la cual hace referencia sobre el origen de estos poblados:

“El papá del hombre que fundó el pueblo de Xajla  vino de Yich Can. Cuando era tiempo de pedir la lluvia cada año se reunían los ancianos, Uax Uinaj, eran cuatro rezadores (habe) guiadores (txhumlum) adivinos y los alguaciles mandaderos, entonces hacían sus costumbres que consistían en hacer oración y seleccionar un niño para el sacrificio.

En ese tiempo le tocó el turno al niño Balúm Kaná, su papá nunca había estado de acuerdo con los sacrificios humanos, cuando se dio cuenta del peligro que corría su hijo se puso muy triste. Al terminar la reunión fueron a capturar al niño Balúm Kaná y lo llevaron a Popbal, la mansión sagrada, para sacrificarlo al día siguiente. El papá era muy inteligente, entró en oración para poder salvar a su hijo de la muerte. Todos velaron esa noche pero les entró sueño y hasta los centinelas se durmieron, Balúm Kaná estaba atado  de pies y manos, su papá estaba escondido  observando todo, al ver que se habían dormido entró, desató a su hijo y huyó con él a las montañas; después de caminar varios días encontraron un río grande y el papá dijo a Balúm Kaná; “Hijo mío, yo me quedaré aquí. Cortó una vara de carrizo llamado wayil y se la dio diciendo: “Con esta vara vas a cruzar el río y te va a servir mucho, pórtate bien con quien te encuentras y formarás tu pueblo.

Yo te pude salvar de la muerte  porque no había llegado tu hora de morir. Tu destino y tu día Kaná “9” me ayudaron a salvarte,  tendrás hijos y todos serán capaces. Entonces se despidieron.

Balúm Kaná cruzó el río y caminó con la caña en la mano, era ya adolescente, un día se dio cuenta que salía humo de un lugar, se sentó y consultó a su vara, era el único consuelo que tenía, cómo entraría a la casa de la gente; era tarde  cuando llegó a la casa, se postró y pidió permiso para entrar y los recibieron bien. El era inteligente y se puso a trabajar, vivió un tiempo en Yich Tenam de San Juan Ixcoy, exploró el lugar y ya había conocido mucho cuando llegó a tener su mujer que se llamaba Ymux, hija de un señor de ese lugar.

Se acordó de lo que le había dicho su padre y se puso a buscar un lugar para fundar su pueblo en el que no habría sacrificios humanos sino solamente de gallos y chompipes al dios de los cerros, al dios del sol, al dios del rayo y al dios centro Yibanquinal.

Se dirigió a Bacú y siguió hasta Ojo de Agua, Yulá, (río Azúl) que también le llaman Sti ha pam; trajo a su mujer y a otras familias, y vivieron allí por algún tiempo.

Los primeros hijos de Balúm Kaná fueron Kanil y Ocheual. Al ver que la gente aumentaba se trasladó a Ajul pero era un lugar pequeño, entonces Balún  Kaná lanzó su vara de carrizo wayil  para saber dónde  iba a fundar su pueblo, mandó a su hijo Hun Kanil a buscarla, él pensó que Mesté era el lugar, la buscó allí pero no la encontró.

Cuando sucedía esto, la mujer de Balúm Kaná se enfermó, murió y la enterraron cerca de Ojo de Agua del río azúl, yulá.

Hun Kanil fue a buscar la vara por segunda vez y la encontró; cuando regresó tuvo dificultades con su hermano Ocheual y el disgusto fue tan grande que Ocheual decidió irse  rumbo a San Miguel Acatán y fundó su pueblo y le llamó Yich Kann, quiere decir  cimientos de vida, principios de sol y de luz.

Balúm Kaná salió de Ojo de Agua con su familia y llegó a Xajlá donde fundó su pueblo. Les dijo a sus hijos e hijas que después llegarían otras familias y que serían muy agresivas y no obedecerían a nadie.

Estos habían dispuesto mandarlos a otros lugares como Xiquiná: Concepción Huista, Ztiquinte: San Mar- Yguilaj: San Antonio Huista, Axol: Petatán, Ztijá: Santa Ana Huista, Ztiquinte: San Marcos, Wuicu: San Andrés y Nentón (Huistaj quiere decir hermano, Axol: entre nosotros, Ztijá: la vega del río, Nen: Anteojo, Ton: Vámonos.

Había un rumor de que venían hombres matando a los caciques de los pueblos, entonces Balúm Kaná, que era muy anciano, reunió a todos para despedirse y les dijo: Yo soy muy anciano, voy a volver al lugar donde está enterrada mi esposa y allí moriré; ustedes tienen que aguantar a los hombres que vienen, escuchen y háganlo que ellos les digan para que no desaparezca nuestra gente, lengua y costumbres.

 Balúm Kaná murió a los 150 años de edad.

Xajlá es el lugar que hoy ocupa Jacaltenango, fue fundado en el año 1300, mucho tiempo después llegaron otras familias de México que emigraron por desastres en las tierras bajas que son calientes.

La ropa que usaban la hacían ellos mismos, las mujeres güipil, los hombres ropa blanca de una pieza de arriba hasta abajo. Su alimento era maíz y frutas. Construían sus casas de horcones, corteza de árboles y paja. Al construir la casa  lo primero que hacían era los hoyos para sembrar los horcones, velaban una noche para que no entraran las malas tentaciones;  por la mañana del día siguiente comenzaban el trabajo y rezaban y rezaban al cerro y al rayo para que no les pasara algo malo. Los cuatro horcones significaban protección, Caneb hoy. Un horcón representa a los cerros, otro a la lluvia, otro al sol y el otro al dios rayo. La gente vivía en comunidad, en una casa había hasta cinco familias. La lengua era el Popoti o sea Jacalteca”.

(Fuente: Asociación Jacalteca “Niman Conhob&rdquoGui?o.

***

De Balúm Kaná, Mario Tejada Bouscayrol expresa: “La tradición oral de Jacaltenango  habla de un señor poderoso que parece haber gobernado  durante esta época, Balum Canán. Probablemente es el nombre de una dinastía o  de varios señores del linaje que gobernaron durante el Post-clásico, y fue registrado por el Obispo Fray Francisco  Nuñez de la Vega a finales de Siglo XVII,  y en el Siglo  XVIII, por el Canónigo Ramón Ordóñez y Agiar que se refieren a un cacique  de la zona como padrino de un bautizo,  a fines del siglo XVII.  Mencionan a un señor del mismo nombre como cacique  de Comitán en tiempos anteriores a la conquista española, y mencionan que eran señores en tierras del Soconusco. Esta tradición oral cuenta que el señorío incluía Jacaltenango, los Huistas, San Miguel Acatán, Gracias a Dios, y Comitán (Nuttall y Tejada, 2000)”.        

(Fuente: Historia social del norte de Huehuetenango. Mario Tejada Bouscayrol. Página 57)

 


Publicado por hameh0017 @ 9:41
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 15 de abril de 2013

María y José Martí

 

Por Elder Exvedi Morales Mérida

*Escrito el miércoles 3 de agosto de 1994

 

 

El poeta cubano, José Martí,

a María dedicó un poema de alhelí:

La Niña de Guatemala se titula,

con el cual al rocío emula.

 

 

José Joaquín Palma ensalzó su numen,

inundado de primaveral lumen.

 

 

Pero María ya había expirado:

había retornado a los brazos del Señor Amado.

 

 

Ese poema, ofrenda floral,

volvió a Martí inmortal.

 

 

Y María García también se eternizó,

en esta tierra donde Jehová plantó,

su más sonora inspiración,

su más preciada floresta en floración.

 

 

Y dicen que María murió de amor,

cuando aún era un aromático rosal en flor.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:00
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 11 de abril de 2013

USTED SABE QUE EN CADA SON                                                                        Por Elder Exvedi Morales Mérida. 11 de abril de 2013

 

Profesor Carlos De León,

usted sabe que en cada son

bebemos a esta patria primaveral,

cuna de Tekum Umam y del quetzal.

 

Profesor Carlos De León,

usted sabe que en cada son

sentimos las caricias de la Madre Tierra

y cantamos al unísono junto a la sonora sierra.

 

Profesor Carlos De León,

usted sabe que en cada son

la marimba se desnuda

y nos da su amor, su congoja y su dulzura.

 

Profesor Carlos De León,

usted sabe que en cada son

echamos profundas raíces

y nos carcajeamos de los días grises.

 

Profesor Carlos De León,

usted sabe que en cada son

nos deleitamos en el canto del turpial

y nos  fraternizamos con Guatemala primaveral.


Publicado por hameh0017 @ 10:05
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 10 de abril de 2013

A MI MADRE

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1993

 

 

A mi madre bienhechora

traigo un ramo de cantos ahora

que Dios me da el privilegio

de tenerla muy cerca de mí.

A ella,  dedico mi numen, mi arpegio,

y mis versos de alelí…

 

A ella erijo una catedral

de rimas, de gemas, de canoro pedernal…

de poesía y de ternura,

de música y de eterna albura.

 

Y de hinojos ante el Señor,

mi alma le da loor,

porque mi madre bendecida

alegra y renueva mi vida.

Gracias por mi madre ¡Oh, mi Creador!

gracias por tanto cariño y amor.

 

Sin mi madre, tan solo sería,

una noche sombría,

un sendero extraviado,

un errante, un apátrida, un bardo desterrado.

 

Y por eso a mi madre bienhechora

traigo un ramo de cantos ahora,

porque mañana, quizás sea tarde,

y no quiero que la amargura me embargue…

 

 


Publicado por hameh0017 @ 10:19
Comentarios (0)  | Enviar

A MI ANCIANA MADRE

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1993

 

Sus  cabellos plateados,

los surcos de su piel arrugados,

me recuerdan que mi madrecita,

¡que mi adorada ancianita!

está cercana del final,

que está avecinándose al umbral…

 

Sus pasos  muy lentos,

sus dulces y  cansados acentos

me dicen que mi madrecita,

¡que mi adorada ancianita!

está marchándose de mi camino,

de mi enigmático destino.

 

Sus miradas serenas,

sus  canciones añejas y buenas…

me dicen que pronto se marchará

y que ya jamás volverá

mi dulce y bendita madrecita

¡mi amorosa ancianita!

 

Y mi alma se siente triste

y  mi espíritu no se resiste

y entonces lloro,

y a Dios imploro

demore su partida

para que no se desmorone mi vida.

 

Y el Señor, escucha mi petición,

y  entonces en mi corazón,

retoña la poesía

y resucita mi alegría.


Publicado por hameh0017 @ 10:18
Comentarios (0)  | Enviar

CUANDO MI MADRE SE FUE

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1990.

 

La parca se ha llevado

a mi madre adorada,

a la celestial morada

del Padre Amado.

 

Cuando llegó su final

mi alma de rodillas,

besaba sus mejillas

y su recuerdo inmortal.

 

Mi madre se ha marchado

pero sus recuerdos imperecederos

son estrellas, númenes y luceros

que me han marcado…


Publicado por hameh0017 @ 10:18
Comentarios (0)  | Enviar

DICHOSO SI TIENES UNA MADRE

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1992

 

Dichoso si tienes  una madre

que en los momentos más difíciles

 te da palabras de aliento

y cura con el bálsamo de su ternura

las heridas que te mortifican.

 

Dichoso si tienes una madre

que ríe contigo

cuando la alegría te invade.

 

Dichoso si tienes una madre

que te da a manos llenas

lo mejor de sí,

sin esperar nada a cambio.

 

Dichoso tú,

porque yo

soy un infortunado,

porque hace años

que mi madre se marchó

para jamás volver.

 

Y espero solo

el final de mis días.

 

 


Publicado por hameh0017 @ 10:17
Comentarios (0)  | Enviar

A MI MADRE AUSENTE

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1993

 

He aquí la ofrenda para mi madre ausente,

la madre que me amó con amor profundo,

la que está siempre presente

en mi dolor y en mi triunfo rotundo…

 

He aquí mis versos para ella,

la que me dio lo mejor de sí;

y que, en mi noche lóbrega es estrella;

la que depositó amor imperecedero en mí.

 

Para ella mi numen,

para ella mi lumen,

para ella mi apacible canción,

para ella mi humilde inspiración. 


Publicado por hameh0017 @ 10:17
Comentarios (0)  | Enviar

MI MADRE YA NO ESTA

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1992

 

Mi madre murió,

la parca se la llevó.

 

Me he quedado solo en este mundo,

bohemio y moribundo…

 

Ella me amaba profundamente

con su corazón de amor refulgente.

 

Se ha marchado

y  al Padre ha retornado.

 

 

Se fue, pero dejó indeleble en mi interior,

su fe, perseverancia y amor.

 

 

Hay abismal vacío

en el pecho mío.

 

 

Se fue, es cierto,

pero aún es mi numen en este desierto.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:15
Comentarios (0)  | Enviar

MADRE SANTANECA

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

 

 

Madre, con mis versos te bendigo,

con mi canto, amándote sigo;

y...arrodillado en el suelo,

elevo mis plegarias al cielo.

 

Le pido a DIOS, a nuestro Creador,

que te dé sabiduría y más amor...

y que también te dé valentía.

Oh, madre, toma mi sinfonía,

 

Madre santaneca te bendigo,

porque tú has estado conmigo

en cada momento de mi vida,

Oh, madre, presea bendecida.

 

Tú, ¿Cuántas lágrimas has vertido,

por este ser malagradecido?

¡Oh, cuántas lágrimas silenciosas,

por mí han brotado como rosas!

 

Oh, madre, tú eres abnegada,

tú, de noche y de madrugada,

y de día te preocupas por mí,

y por eso yo confío en ti.

 

Gracias Señor, mi Creador,

por mi madre que es un gran amor.

Madre santaneca te bendigo.

Por ti a DIOS yo siempre le pido.


Publicado por hameh0017 @ 10:15
Comentarios (0)  | Enviar

MADRE SANTANECA

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

Eres mujer de inefable amor

que ríes y lloras por los tuyos...

luchas en la lid sin ningún pavor;

¡Oh, mujer experta en arrullos!

 

Recibe ¡Oh, madre santaneca!

la bendición que hoy te dedico,

el caudal de mi amor que no se seca...

guárdala Señor, te lo suplico.


Publicado por hameh0017 @ 10:14
Comentarios (0)  | Enviar

FLORES PARA TI, MADRE

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

 

 

Madre mía,

toma estas flores

que son mi floreciente poesía,

que son mi gratitud.

 

Antes que tú partas,

si no lo hago antes yo,

quiero darte este ramo de flores,

el más aromático, de mi pénsil eterno.

 

Quiero que en vida

 acunes entre tus manos

este regalo silvestre

que he cultivado en mi corazón.

 

Toma, madre mía,

este ramo de flores

que se han tornado

en música y poesía.

 

Flores para ti, madre,

traigo en mi numen,

en mi níveo arte,

en mi alma agradecida.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:14
Comentarios (0)  | Enviar

MADRE SANTANECA, MADRE MIA...

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

 

 

Toma los sendos ramos de flores,

madre santaneca, madre mía.

Al Señor yo dedico loores,

por bendecirme con esta alegría...

 

Madre santaneca, madre mía,

toma los versos de gratitudes

y también la dulce sinfonía

que te dedico por tus virtudes.

 

Madre santaneca, madre mía,

eres una mujer abnegada.

Para DIOS eres de gran valía.

Madre, eres presea preciada.

 

Madre santaneca, madre mía,

en tu corazón vive el amor,

ese gran amor que cada día,

recibes de Dios nuestro Creador.

 

Madre santaneca, madre mía,

tú has llorado, tú has reído

por este hijo que cada día,

mantiene tu corazón herido...

 

Madre santaneca, madre mía,

a DIOS yo le elevo mi oración,

para que él, te dé valentía

y un perseverante corazón.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:13
Comentarios (0)  | Enviar

MADRE, VUELVO A TI

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

 

 

Madre mía,

ven a mí con alegría

que he regresado del viaje;

mira, triunfal, semblante traje.

 

Madre abnegada,

ha terminado otra jornada

y  vengo con las manos

llenas de frutos lozanos.

 

Madre ¡Oh, madre buena!

terminó otra larga faena

y vuelvo a tu seno sagrado

con el pan bien ganado.

 

Madre santa,

tus ánimos levanta,

pues siempre he practicado

los valores que en mí has inculcado.

 

Partí  con la alforja vacía

pero no  con el alma mía,

porque en ella tú has sembrado

toda buena semilla que ha germinado.

 

 

Tus esfuerzos no fueron vanos.

¡Mira los callos de mis manos!

Son muestra que he trabajado

y que soy hombre honrado.

 

Vuelvo a ti, madre querida,

con el alma henchida

y sumergida en sencillez,

gratitud y prez.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:12
Comentarios (0)  | Enviar

 A TI  MADRE HUISTECA

Por Elder Exvedi Morales Mérida 1992                                                                                                 

 

A ti, dulcísima madre Huisteca,                                                                                                    

que has depositado fe en los surcos de mi alma,                                                                 

  a ti madre guatemalteca                                                                                                                    

   que me has prodigado amor y calma                                                                              

vengo a ofrecerte mi numen sagrado,                                                                           

mi  gratitud convertida en versos                                                                                                                 

y mi  cántico amado                                                                                               

por tus consejos y por tus  arrullos tersos.

¡Bendita seas tú, madre santaneca!                                                                      

Cuyo manantial de amor, jamás se seca.

 

 

 


Publicado por hameh0017 @ 10:11
Comentarios (0)  | Enviar

FLORES A DESTIEMPO                                                                                                                       Autor: Elder Exvedi Morales Mérida. 10 de mayo de 1993.

 

Hoy fui al cementerio, madre santa, 

a ofrendarte un aromático ramo de rosas;                                                                                                 y no te miento, elegí las más preciosas,                                                                                                      y mi gratitud que hoy te canta.

 

De hinojos, ante tu panteón,                                                                                                              

oré a Dios y me deshice en llanto,                                                                                                                 

  y recordé con más intensidad tu cariño santo                                                                                    

  y se me hizo más trizas el corazón.

 

Mi conciencia, entonces, madre mía,                                                                                                  

 me cuestionó amargamente,                                                                                                          

porque ahora que estás ausente                                                                                                    

aflora mi negra hipocresía.  

 

En vida, jamás dije amarte,                                                                                                         

 mucho menos agradecí tu amor,                                                                                                           

     y tampoco una expresiva flor                                                                                                                   

  te ofrecí, cual dulce estandarte.

 

Hoy fui al cementerio, madre enternecedora, 

a ofrendarte un aromático ramo de rosas;                                                                                                

y no te miento, elegí las más preciosas,                                                                                         

  pero ya era demasiado tarde, ya no era hora.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:11
Comentarios (0)  | Enviar

MI MADRE ES

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

 

Mi madre es un libro abierto,

un poema odorífero a alegría,

un manantial  en el desierto,

una sensitiva y perdurable sinfonía.

 

Mi madre es una sonrisa,

una diáfana y gloriosa brisa

que besa a cada ratos mi alma

y me prodiga la más profunda calma.  

 

Mi madre es un radiante jardín,

un numen deleitable sin fin,

un pénsil por Dios plantado

 y un sendero glorificado.

 

Mi madre es una dádiva del Creador,

un oasis de dulzura y amor

que puebla continuamente mi corazón

de alegría, de paz y de razón.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:10
Comentarios (0)  | Enviar

MI MADRE ES

Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991

 

Mi madre es un libro abierto,

un poema odorífero a alegría,

un manantial  en el desierto,

una sensitiva y perdurable sinfonía.

 

Mi madre es una sonrisa,

una diáfana y gloriosa brisa

que besa a cada ratos mi alma

y me prodiga la más profunda calma.  

 

Mi madre es un radiante jardín,

un numen deleitable sin fin,

un pénsil por Dios plantado

 y un sendero glorificado.

 

Mi madre es una dádiva del Creador,

un oasis de dulzura y amor

que puebla continuamente mi corazón

de alegría, de paz y de razón.

 


Publicado por hameh0017 @ 10:09
Comentarios (0)  | Enviar
MADRE Autor: Elder Exvedi Morales Mérida 1991. Madre, manantial de ternura, música de espléndida albura, cobijo de eterno dulzor, sublime y sempiterno amor. Madre, júbilo derramado, en el corazón embalsamado por tu presencia enternecida, por tu historia bendecida. Yo te ofrendo mi canto y al cielo mi oración levanto para que siempre en tu interior germine la paz y el amor. Gracias porque me has dado ternura, aliento y tanto legado que ha dejado huellas imborrables y momentos y recuerdos afables. Te canto con mi vida y con mi canto y a Dios, eternamente levanto mi plegaria, mi oración , para que jamás la paz se esfume en tu corazón

Publicado por hameh0017 @ 10:08
Comentarios (0)  | Enviar